domingo 24/10/21
REDES

Un busto del dictador Francisco Franco se subasta en Castro Urdiales

La propietaria ha recibido insultos personales en las redes sociales, tales como que “se lo atase al cuello y se tire al mar con ello”
Busto de Franco
Busto de Franco

Un busto del dictador Francisco Franco se puso ayer, sábado, día 26 de diciembre, a la venta por 500 euros negociables en Castro Urdiales. Su propietaria es Ana Iglesias De la Fuente, que compró la escultura hace tres meses en una subasta en el portal ‘Todocolección’.

La iniciativa de esta mujer no ha pasado desapercibida en redes sociales, ya que ha recibido insultos personales en las redes sociales. “Sabía que podía suceder, sobre todo cuando hay perfiles falsos en las redes. He recibido faltas de respeto, comentarios desagradables y me han llegado a decir, por el messenger, que me lo atase al cuello y me tire al mar con ello”, explicó la vendedora. Como consecuencia de esta experiencia, la propietaria del busto ha dejado de leer los comentarios.

Anuncio en redesAnuncio en redes

Aunque trabaja como profesora y es licenciada en Filología inglesa, Ana Iglesias también tiene interés por la restauración y de hecho suele comprar barato muebles u objetos y tras mejorarlos, los vende a un buen precio. 

CONTROVERSIA EN REDES

El anuncio de la subasta de este busto del dictador Francisco Franco ha suscitado mucha controversia en redes sociales. Son muchos los que han reaccionado a esta oferta para denunciar todo lo que representa esa figura, la dictadura franquista que sometió a España.

ComentariosComentarios

PAGÓ 250 EUROS EN UNA SUBASTA

Y precisamente esta otra faceta en su vida, llevó a esta cubana a comprar hace tres meses el busto de Francisco Franco. Asegura que le llamó la atención por la relevancia del personaje histórico y también porque se pujase a un precio de 50 y 60 euros hasta el último día de cierre de la subasta. Sin embargo, al final se interesaron dos personas y la venta subió a 250 euros, precio que pago definitivamente su actual dueña.

El motivo de comprarlo e intentar venderlo es para sacarle una rentabilidad por el interés que puede tener para gente partidaria del Franquismo. Nadie sabe mi ideología y por tener una escultura de Franco no quiere decir que eres Franquista”, aclaró. 

De hecho, Ana Iglesias recalcó que nunca ha tenido intención de suscitar provocación, aunque la gente puede tener otra apreciación, “cuando en realidad lo veo como un objeto, una mercancía con la que conseguir un beneficio”.

La escultura, incluida la base de mármol sobre la que se sustenta, mide 23 centímetros y su propietaria afirmó que, según la subasta, es de plata fina y forma parte de una serie limitada de 5.000 ejemplares, pero desconoce a su autor. “No he necesitado restaurarlo, está en buen estado y me gustaría venderlo a alguien cercano a Castro Urdiales para antes de adquirirlo compruebe directamente su estado y sus características”, subrayó.

En realidad, la propia dueña, que aseguró conocer históricamente a Francisco Franco puesto que ya vivía en España tras emigrar de Cuba, incidió en que el busto se parece más al dictador de perfil, por la forma de su nariz aguileña, que de frente.

El busto se encuentra encima de un mueble de la casa de Ana Iglesias a la espera de recibir una oferta, ya que hasta el momento se han interesado varias personas por su precio, pero ni siquiera, dice, he recibido una contraoferta.

“No tengo más símbolos franquistas en mi propiedad y si hubiese sido otro político con menos repercusión, tal vez no lo hubiese comprado”, matizó. Además, hace hincapié en que si llega a encontrar un busto de Fidel Castro lo hubiese comprado para el mismo fin y por este motivo no faltaría quien también la criticase por ponerlo de nuevo a la venta.

“En el mercado de compra y venta hay para todos los gustos, todo se vende, no hay que tener prisa”, comentó esta restauradora que también anuncia sillas, espejos, cerámicas y cuadros, entre otros artículos y objetos”, declaró.
 

Comentarios