miércoles 19/1/22

Somos un casu

Un escritor vizcainu que quiría saber de las custumbris de Cantabria entró al museu de La Vega de Pas, y prigunto si allí se hablaba "con la U"; mi contó que li arrispundierin que no, que allí no. Ya, ni los pasiegos.

Berezu Berezu

Siendo jovin arricuerdo el casu d'un mozu mas chicu, papujón y coloraón él, pocu espabiláu, que quisiendo tener un mutivu pa jacer de menos a una compañera, acanzó a dicir: "Habla en pasiego, ha dicho 'casetu'". Los dos tuvimos de jacer papelis nel mesmu ahuntamientu, y la primer vez que istuvi a jacelos, unu que trebajaba allí mi dijo: "Vos darán algo pal caltenimientu, no?"; col tiempu ví que n'aquel ahuntamientu tou hiju de vicinu hablaba igual, sacáu l'acaldi, que era "finu". Peru aquél toberu de crión, ya tuvo qué dicir gracias a la U.

Un amigu que jacía istudios de música sellencu mi dijo jaz años que supiendo de sobra que sí, sulía priguntali a la genti de los pueblos -aquí en Cantabria, oju- si "hablaban con la U", asombráu de que era típicu que la genti contestara que no, que allí no, y eso genti que bía habláu asina ena mesma conversación. Lo llevaban tan a mal que lo negaban a unu que lo uía allí mesmu.

Lo llevaban tan a mal que lo negaban a unu que lo uía allí mesmu

Col tiempu, yo priguntaba lo mesmu y tamién sulían dicimi que allí no, añidiendo muchas vecis que eso lo jacían "los pasiegos", cumu quisiendo dar a veer que eran los únicos. La única genti que mi dijo de primeras "aquí hablamos con la U" era de Los Carabeos, se conoz que porque ya cerca tinían genti que no.

Al tiempu, un escritor vizcainu que quiría saber de las custumbris de Cantabria entró al museu de La Vega de Pas, y prigunto si allí se hablaba "con la U"; mi contó que li arrispundierin que no, que allí no. Ya, ni los pasiegos.

Jaz unos cuantos años mi contarin un casu que li bía pasáu a una genti tresmeranu, que trés ber entráu nun comerciu de la capital, lis priguntarin si eran gallegos, al uílos. Tresmiera queda bien cerca, a un viaji de pedreñera, cumu pa que a unu, por mui de capital que sea, li cuadri mijor un gallegu que un tresmeranu.

Por espáciu de muchos años, cuandu surdía l'asuntu de lo desajenáu del pueblu cántabru, a manu mi vinía esti casu, priguntali a unos paisanos si son gallegos, por hablar cumu paisanos.

Jasta un día, jaz unos tres años, que acuntició otru casu: andaba yo priguntando por daqui sitiu nel monti, y bien lejos de la capital; di con unos vicinos mayoris n'un pueblu lebaniegu, a 700 metros ena costera asolejaa de Peñasagra. Con cuatru cosas que lis diji del istilu de "Es ésti caminu de aquí mismu?" y viendo que era unos cuantos años mas jovin que ellos, quitarin la cazón lo primeru que pudierin priguntando si era yo asturianu. Esto, genti lebaniegu que no apea la U ni el esti-esi (u está dando n'apealo de mui pocu tiempu acá).

Y caru, es el ún casu aquí, l'otru allá, l'otru mas allá, y tantu casu y tan disiguíu me lleva a pensar que somos los cántabros los que somos un casu. Un casu de desajenamientu y de lilura, y bien gordu, no creas que no.

Comentarios