sábado 27/11/21

El piligru muéstru de caa día

La juerza y númeru de los cumunistas hui son igualis u inclusu menos que si habláramos de los aficionaos a coleicionar sellos u a echar cometas al airi.

Espekula Espekula

Cumu me crié n'una casa de cumunistas, dendi bien críu tuvi asuntamientu de cumunismu a esgaya.

Daquella, con un Franco que barruntaba ataúl bien luegu, unu pudía pensar que gulvíría con juerza el cumunismu. Y ciertu es que gulvió, no el cumunismu -que amás nunca istuvo-, sino della genti cunsideráu cumunista, desiliáu primeru, pulíticu dimpués.

Gulvierin ellos y generosu, el sistema franquista ya ensin Franco, no arripintíu sino práticu lis ufrició la pusibilidá de tomar tantos escaños cumu el pueblu lis diera. Pa acetá-l tratu, los retornaos dibían acetar tamién la monarquía, que era cumu dicir que dibían ser menos cumunistas. Y dijerin que sí.

Inventarin el Eurucumunismu, que era una forma de cumunismu que mitía menos miéu

Inventarin el Eurucumunismu, que era una forma de cumunismu que mitía menos miéu, col aquél de no asustar muchu.

Y aluegu juerin pirdiendo escaños, y ya lis jacían muchu menos casu. Dejarin atrás el llamatu de cumunistas pa encerralu n'unas siglas, y se llamarin Izquierda Unida. Cuantu mas jacían por aunise y tener una traza aparenti por miéu a meter miéu, menos eran y menos manu lis quedaba pa jacer pulítica.

Cuandu cayó el Moriu de Birlín, a muchos d'ellos lis dibió caer incima, porque de dingunu se gulvió a tener nuticia. Otros ya mui práticos marcharin a jacer pulítica de aquello que criticaban desprimeru, y treminarin con un patrimoniu bien tresnáu.

Ubligáu mentar aquí aquellos sendicalistas de CCOO, que daquella dicían que tal sendicatu "no debe ser correa de transmisión del PCE". Dierin palabra y cumplierin. Lis va mui bien jaciendo veer a los obreros que si están en paru es quiciabis, a la mijor, igual, porque lis quedan por jacer daqui cursillos y ellos empartin unos cuantos al añu, mui a propósitu.

Jaz no tantu que la dijunta Duquesa d'Alba, quejándose del SAT, (un sendicatu rarísimu que paez ajenu a la lucha de los cursillos), dijo que cúmu pudían ser cumunistas "que no quedan ya ni en Rusia". Bien pocu miéu tinía.

Llevo media vida jaciendo música en casas akupas, y dinguna era una casa, que yo arricuerdi. Eran fábricas abandonaas u cuartelis abandonaos

La juerza y númeru de los cumunistas hui son igualis u inclusu menos que si habláramos de los aficionaos a coleicionar sellos u a echar cometas al airi.

Y abora que malaspenas se puei dar con un cumunista, arrisulta que undiquiera que amiri las declaracionis de ciertos pulíticos, unu vei amenazas cumunistas cumu nunca antis. Los cumunistas están a puntu de treminar con esti maravillosu moelu de vida que toos disfrutamos. Y si no es mijor, es porque ya llevan trebaju adelantáu. "Un comunista a Mí no me roba. Por lo menos, que me robe el profesional.", dicía por tilivisión una de las grandis figuras del australopitiquismu mediáticu patanigrista.

Pasa lo mesmu colos akupas. En bien pocu tiempu pasémos de veer cúmu a la genti lo desajuiciaban de la sú casa pa que si la quedara el bancu, a estar tremendamenti pricupaos de que un día vengan unos akupas a quedasi cola que el bancu entá no mos quitó. El miéu mas ciertu que se debi tener hui es a los cumunistas y a los akupas.

Llevo media vida jaciendo música en casas akupas, y dinguna era una casa, que yo arricuerdi. Eran fábricas abandonaas u cuartelis abandonaos. Los vicinos viían bien que aquellos idificios tuvieran un usu y que li dieran vida al barriu. Ésas son las casas akupas que conozo por espáciu de 30 años, y dinguna jue frutu de echar a un vicinu de la sú casa.

Arrisulta entonz, que dellas cosas que cunucí amenorgaas dendi críu u jovin, u que siendo mayoris de manu mermarin jasta ser cuasi un recuerdu, han cricíu cumu miéu y son palabras mayoris acomparáu cola juerza que en rialidá tienin.

Por embargu, vivimos un tiempu nel que manda la Usura. Y cuantu mas manda, menos la nombran, porque no la nombra dingunu. Es la usura la que echó a la genti de la sú casa, echando manu de la pulicía (los bomberos dijerin que no). Es la usura la que subi el preciu de la inirgía domésticu y deja a la genti ensin calefaición pol hibiernu, masque mos quieran cunvirtir las montañas enteras en parqui eólicu. "Por lo menos, que me robe el profesional"; pos sí, unu de la usura, y son bastantis mas que unu solu.

Es la usura, que está mas juerti que nunca. Y quiciabis sea por eso polo que está pruhibíu mentala y está bien vistu hablar muchu del piligru akupa y del piligru cumunista.

Y no mos iscuidemos, que el piligru de los sellos y el de las cometas mos puein amargá-la vida diquiá pocu.

Comentarios