martes 15/6/21

Si del cielo cae un dátil, abre la boca y cómetelo (Proverbio vietnamita)

Dos profundas recesiones en 2009 y 2020 han contribuido a crear hasta ahora unas especies de castillos en el aire destinados por nosotros, los europeístas, a seguir creyendo como solución un proceso de integración europea cada vez más alejado de la realidad.

Venimos escribiendo en este mismo Medio desde hace algún tiempo, comentarios acerca de la frágil situación política europea y el resquebrajamiento por unas causas u otras de sus muros económicos.

No es necesario remontarse con anterioridad a 2008 para darnos cuenta la importancia que tuvo a partir de dicha fecha la gran debacle insolvente de miles de deudores hipotecarios, ocasionando por la caída de Lehman Brothers y un simultáneo contagio (palabra hoy maldita) al mundo dadas sus implicaciones financieras.

Se negocia por la Presidencia europea, más simbólica que real hasta la fecha, y con los “paños calientes” habituales, sobre un supuesto Fondo de Recuperación

Dos profundas recesiones en 2009 y 2020 han contribuido a crear hasta ahora unas especies de castillos en el aire, destinados por nosotros, los europeístas, a seguir creyendo como solución un proceso de integración europea cada vez más alejado de la realidad.

Corría el bienio 2003-2004 cuando tuve la oportunidad de colaborar muy modestamente con grandes institucionalistas de la Universidad española en una propuesta de Tratado de una Constitución para Europa de 486 páginas, la cual pretendía, según su Preámbulo firmado por 26 Jefes de Estado en Roma en octubre de 2004, y que nunca entraría en vigor:

“INSPIRARSE EN LA HERENCIA CULTURAL, RELIGIOSA Y HUMANISTICA DE EUROPA”.....

-------“SIN OLVIDAR A LOS MÁS DEBILES Y DESFAVORECIDOS”.......

                                               ¡QUÉ IRONÍAS!

Hoy día, se negocia por la Presidencia europea, más simbólica que real hasta la fecha, y con los “paños calientes” habituales, sobre un supuesto Fondo de Recuperación, que comienza a esbozarse en importes y alcances. Por supuesto, también intervienen las partes más directamente involucradas, “tratando de convencer, pero, sin embargo, sin dejarse convencer”, como en cualquier negociación.

Preparémonos, pues, llegado el momento, aproximadamente hacia el próximo 6 de mayo, para aceptar lo menos malo

Por un lado, los ansiados máximos a los que aspiran España e Italia, junto a Francia y Portugal, y por otro, dentro de un marco poco flexible por parte de los ricos del norte, en dirección a la defensa a ultranza del “mínimo de mínimos”, y con las partes ensalzadas hacia los supuestos que más les beneficien.

Tampoco acompañan las prácticamente inexistentes relaciones presidenciales Países Bajos – España, además de la crítica inmerecida reconocida por el presidente español en rueda de prensa reciente, respecto a las desafortunadas manifestaciones realizadas semanas atrás por parte del Ministro de Finanzas Holandés, y sobre las cuales mostró su repudio esta WEB en escritos dirigidos a Medios holandeses.

Finalizando, dada la escasa o nula reputación crediticia de España con una prima de riesgo (confianza en el país) de 140 puntos a la hora de redactar este Artículo cuando al 27.3.2020 nos encontrábamos en 98.

Preparémonos, pues, llegado el momento, aproximadamente hacia el próximo 6 de mayo, para aceptar lo menos malo en el sentido proverbial mencionado, ante cualquier eventual y voluntarioso gesto de ayuda económica europea y también, por qué no mencionarlo, una vez se vayan calmando los acontecimientos actuales, pensar en la higiene política tan necesaria en determinadas ocasiones para los países y se depuren responsabilidades de gestión, si fuera el caso,  como también un segundo ¿por qué no?, respecto a que este País tenga derecho a manifestarse electoralmente de nuevo y lo más alejado posible de tantos sofistas que proliferan alrededor de su total agotamiento.

Si del cielo cae un dátil, abre la boca y cómetelo (Proverbio vietnamita)
Comentarios