jueves 5/8/21
MEDIO RURAL

Detener la revisión del lobo como especie protegida “vulnera” el proceso, según el Estado

En la campaña 2021-2022 se podrán abatir 34 ejemplares con el Plan del Lobo
El Estado no tiene intención de paralizar la revisión del lobo como especie protegida

El secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, ha asegurado que el proceso para revisar el estatus del lobo no puede detenerse de forma arbitraria en mitad del recorrido y debe continuar hasta la culminación del expediente. "Pretender torcer, modificar o paralizar el procedimiento significa tanto como vulnerar el procedimiento, y eso es algo que evidentemente ninguna autoridad pública ni ninguna administración puede ni debe hacer", ha indicado Morán en declaraciones a la Ser, recogidas por Europa Press.

España es "uno de los últimos países" de la Unión Europea donde se sigue permitiendo la caza deportiva de grandes carnívoros

Cantabria, Asturias, Galicia y Castilla y León, que gestionan el 95% de la especie del lobo, han dado hasta el 15 de junio al Gobierno como plazo límite para que dé marcha atrás a la decisión de incluir a la especie en el listado de especies protegidas (LESPRE) antes del 25 de septiembre o, de lo contrario, aseguran que recurrirán a los tribunales.

Según ha explicado el secretario de Estado, el procedimiento que se sigue para revisar el estado de cualquier especie animal está reglado, debe respetarse, es abierto y público, y no está sujeto a "criterios de oportunidad política" porque tiene que ir procedido de seguridad jurídica. En el caso del lobo, ha recordado que una organización solicitó la revisión del estatus de la especie, por lo que el expediente "debe seguirse hasta su culminación", que comienza con un informe del comité científico.

Así, Morán ha indicado que el proceso para revisar dicho estatus debe realizarse a través del análisis y el diálogo con todas las partes involucradas, para lograr un mecanismo de gestión "que responda a la compatibilidad de los dos intereses": la preservación de la especie y la garantía del ejercicio de la actividad de la ganadería extensiva.

"No puede detenerse el procedimiento de forma arbitraria en mitad del recorrido", ha sostenido. A su juicio, las organizaciones conservacionistas no "están de acuerdo" con el actual modelo de gestión de la especie y tampoco lo están en el ámbito del sector ganadero porque "ven cómo los daños siguen produciéndose, se generan situaciones de discriminación entre explotaciones de distintas comunidades, los daños no se tasan de forma justa y los periodos de las indemnizaciones en algunos casos llegan a los dos años".

Por esta razón, ha indicado que la responsabilidad del Ministerio es recoger el "descontento" tanto de organizaciones ganaderas como conservacionistas e intentar "dar un paso adelante" para mejorar esa situación, que "no es la más aceptable ahora mismo". Se trata de alcanzar un "estatus igual" para todas las explotaciones ganaderas a nivel nacional, ha explicado Morán, que ha reconocido que lo hecho hasta ahora por la Administración "dista mucho" de un compromiso "real y efectivo" con los ganadero.

En su opinión, hasta ahora las comunidades han seguido sus propios criterios y la Administración General del Estado ha estado "ausente". Por este motivo, ha explicado que la propuesta del Ministerio es que se alcance un compromiso de "corresponsabilidad" en gestión y aportación financiera para que los ganaderos vean "justamente" reconocida su actividad, las comunidades no tengan que hacer frente "en solitario" a la gestión de la biodiversidad, ésta no recaiga solo en los ganaderos, así como equipararse con el resto de Europa.

PROBLEMA DE RECONOCIMIENTO

En este sentido, ha advertido que España es "uno de los últimos países" de la Unión Europea donde se sigue permitiendo la caza deportiva de grandes carnívoros, en este caso del lobo, cuya situación empieza a "generar un problema de reconocimiento como país". "Justicia para el conjunto la actividad ganadera, pero igual en la totalidad del territorio y no esas diferencias que ahora mismo existen en las comunidades autónomas", ha defendido.

Según ha detallado, con la incorporación del lobo en el LESPRE se prohíbe la caza deportiva de la especie y "nada más", por lo que desaparecería el mecanismo de la asignación de cupos de caza a lo largo del año destinados a la caza deportiva, siguiendo presente los demás mecanismos de gestión.

Así se ha referido al caso de Asturias, donde la caza deportiva está prohibida y no se reconoce al lobo como especie cinegética "desde hace más de 30 años" y, sin embargo, en sus planes de gestión tiene incorporados "mecanismos de control". "Se trata de homogeneizar la capacidad de gestión de las especie con las herramientas que la ley permite", ha reiterado.

Finalmente, ha añadido que la Estrategia de Gestión del Lobo está caducada desde 2015 y tenía que ser sometida a "actualización". Así, se analizarán todas las alegaciones recibidas y se intentará encontrar una herramienta que dé respuesta a las "expectativas" de todos.

Comentarios