viernes 18/6/21

Karelia, el jugu y la sordera

Por espáciu de demasiáu tiempu, quinis desplicaban a la mayuría de la genti too lo que tien que veer colos animalis eran los cazaoris. Los cazaoris, que ya tienin entri ellos una fama bien ganaa de cumpitir a veer quín la diz mas gorda.

Dió la sú vida pol turismu Dió la sú vida pol turismu

Llevo unos cuantos días indo a veer pájaros a la marisma. Colos temporalis últimos, aquello estaba astráu de paitos, volancicos, gaviotas y otros pájaros que buscaban cubiju juera de galernas y maretonis. L'últimu día aquello estaba disiertu. Por muchu que amiraba, malaspenas pudi aculumbrar naa. A un güelta ví salir trés los salcinos a un cazaor, y ví entonz la razón. Al pocu vinierin otros dos mas, con dos perros, que en veinti minutos acabarin con sieti u ochu lagunejas y espantarin juera de la marisma unas cuantas mas. Y arréu, otros dos con cincu perros, que mal acanzaba aquella marisma pa toos ellos (Priguntaivos qué tal puei aquella marisma ricibí-la visita de 15 u 20 cazaoris nuevi horas al día, a 15 pájaros de cupu por cazaor, cuatru días a la semana, por espáciu de tres mesis y mediu, lo que marca la lei).

Demientras, ena ría d'aláu, con demasiaa arena y porréu pol mediu cumu pa poder acercase con perru y escopeta, andaban bandiáas de volancicos y agujetas viníos del norti, ajoyando tranquilos el sableru col picu a buscu de gusanas.

La mijor manera de distinguir una sorda d'un sapulatu es de día, cuandu se vei bien. De nochi en tal de caza es furtivéu

Jaz ya diez años, un iquipu contratáu por una sociedá de cazaoris cugíó una sorda en Sierra Elsa, y li acolocó un emisor de rayusiguimentu por satéliti. Al pocu, n'un programa de caza n'una cadena de tilivisión cántabra, el presentaor inguisaba a los cazaoris cunvidaos a upinar. Ellos se quejaban de marcar asina a un pájaru que -ellos que lu cunucían tan bien-, era demasiáu débil pa que li pusieran aparatu dingunu nel lomu."Es un pájaru que a náa que le tocas, cae" (Home, tocándolu a cartuchazu limpiu...). Y mas, dicían que si a la final tantu istudiu diba a sirvir pa que pruhibieran las cazar. Y que ésos que las marcaban vivían de suvincionis, que si tuvieran que gastar de lo suyu, siguru que quedaban en casa (Inoraban, entonz, que era una sociedá de cazaoris de sorda quin prumuvía l'istudiu; tantu tiempu hablando de caza y de sordas, y ensin enterase).

Por espáciu de demasiáu tiempu, quinis desplicaban a la mayuría de la genti too lo que tien que veer colos animalis eran los cazaoris. Los cazaoris, que ya tienin entri ellos una fama bien ganaa de cumpitir a veer quín la diz mas gorda.

Aluegu y poca pocu allegó la cencia y dierin en ser los biólogos quinis dicin al públicu cúmu son en rialidá los animalis y cúmu ajunciona el contornu. Esto li sigui sentando mal a una mayuría de cazaoris que jueraparti veese apartaos del protagunismu tamién vein cúmu lo que vinían dijendo queda a la altura de las pampirolaas mas asurdas.

La sorda que marcarin en Sierra Elsa ricibió el nombri de Karelia

Andábamos a una güelta istudiando los sapulatos con aparatos y redis n'un cajigal, cuandu remanició un paisanu que mos priguntó a qué andábamos. "A murciélagos", contestémos, y entonz el hombri, que era sorderu, mos dijo que dellas vecis los bía vistu pol monti y bía cunfundíulos con sordas, polo grandis. La mijor manera de distinguir una sorda d'un sapulatu es de día, cuandu se vei bien. De nochi en tal de caza es furtivéu. El furtivu lu es pola nochi, y pol día es cazaor u pescaor  legal.

El sorderu aprovechó pa prisumir de tener bien cunucía a la Sorda, por ber cazáula muchu y bela tamién estripáu pa cucinar. Y sentenció -cumu los del programa de caza aquél- que era un bichu mui débil que se vei en vergüenza pa volar naa mas que un pocu, porque tien mui pocu estómagu y comi mui pocu. N'esi momentu tuvi de mentali el casu de Karelia, y en dijéndosilo, él siguió hablando ensin saber de lo que li hablaba, ni mostrar tampocu interés dingunu; lo importanti era lo que tinía él de dicir: si la Sorda es tan floja y vuela tan pocu es por una razón. Oju la razón: esi picu tan largu que tien, lu jinca nel suelu "para chupar el jugo de la tierra". Y caru, eso tien pocu alimentu.

La sorda que marcarin en Sierra Elsa ricibió el nombri de Karelia. Desprimeru y nel mesmu istudiu, bían marcáu otras cuantas y ya vierin pol satéliti que semejanti pájaru débil que vuela tan pocu, era pa pasar cientos de kilómetros d'un voléu por cima la mar, y que muchas d'ellas allegaban en dellos días jasta Carelia, un país desapartáu entri Finlandia y Rusia, y dihí sacarin el nombri.

A los días de bela marcáu, el satéliti mostró que Karelia ena primer noche pasona cara'l norti bía apresentáuse ca Zumárraga, n'un vuelu de 140 kilómetros. El siguienti juerin sólu 530 d'una tacáa y se plantó a metá de Francia. Tres ber dáu dellos saltos amejaos de 500 kilómetros por nochi, Karelia pasó ca Asia y pa cuandu allegó al pinal siberianu ondi dibía criar bía sumáu 6250 kilómetros de viaji. Y dimpués de conocesi semejanti nuticia, los sorderos de Cantabria siguían ilustrando al mundu cola tiuría del pájaru débil que se alimenta del jugu de la tierra y que es mijor dejar ensin istudiar.

Una Agujeta cumu las que andaban aquel día de la matanza de lagunejas pola ría acaba d'establecé-la marca del mayor viaji ensin paraas cunucíu pa un animal: onci días cruzando el Pacíficu n'un vuelu ensin tocar tierra, dendi Alaska jasta Nueva Zelanda, 12.854 kilómetros d'un golpi. El dobli de viaji que'l que jezo Karelia en vecis. Sabelo es cumu pa colgá-la escopeta y guardar respetu. Será por eso lo de ser sordu voluntariu.

Comentarios