viernes 14/5/21

Caza, saquéu, pesca, arrampli, lobu y votu rural

La Cunsijiría tien encomendáu por lei garantizá-la caza y la pesca tantu cumu proteger a las especiis. Peru puesta a lo jacer, es muchu mas dabli y cunsideráa colos que tieni la capacidá de votar.

Jaz unos pocos años pudi añidir el bichu mas deseáu a la mí tarja.

Los cazaoris y los pescaoris dicin que son los mas interesaos en cuidá-la naturaleza, que cuntinúan una custumbri ancestral que caltuvo la naturaleza n'iquilibriu.

De mui chicu cunucía de los libros cuasi toos los pájaros y bichos del monti, y toos los quiría veer. Y de bien críu ya tinía vistu a la mayuría

Dendi críu ena mí casa mos llevaban al monti. En casa nunca faltó un libru de animalis. Los viernis pola nochi tul mundu en casa -y diría que en toas las demás- se asentaba nel sofá a veer "El Hombre y la Tierra". Tamién contaban casos que li bían acunticíu a genti cunucíu u mesmu a ellos, con daqui jabalín, col lobu, con un jurón, col zorru. Tengo un tíu cazaor cunucíu por cualisquier jabalineru de Cantabria. Los de casa, cabuérnigos, pescaban a caña y primeru, a manu. Ena primovera, mí padri era espertu en llevamos al monti y a una güelta marchar solu; q en daqui sitiu se asentaba y callanducu acababa aprindiendo unu u dos nialis. Aluegu mos llevaba delanti y mos dicía: "A ver, qué ves aquí?". Qué díbamos a veer...Una hermana del mí padri cunucía las floris y tresmitió la afición a la mí madri. El mí padri, práticu, arbillucu, se jezo a las setas, que eran cumida finu y de baldi.

El casu que de mui chicu cunucía de los libros cuasi toos los pájaros y bichos del monti, y toos los quiría veer. Y de bien críu ya tinía vistu a la mayuría. Con 30 años, bían caíu unos cuantos más que mi quedaban de veer.

Unu de los pájaros que viía de chicu, cuandu subíamos cara Campoo y El Valle Redible, era la tórtola. La tórtola del país, distinta de la que se vei hui enas vaquirías moernas por cuasi tou Cantabria. Ya jaz años que dejé de veelas. Y cumu cazarin tantas, el gubiernu del Estáu decretó la veda. En pocu tiempu vi la portaa d'una rivista de caza: "Pasión por la tórtola: caza en Marruecos", y amostraba a un cazaor con una trisca de tórtolas muertas. La cosa es matalas, mas y primeru que los demás, y si jaz falta dir a Marruecos a matalas, las que se puea. "Al monte no se va a por carne, para eso está la carnicería", dicin ellos. Cuandu yo era chicu la Reserva del Saja daba 100 jabalinis una güena temporaa. Abora da 1.300, ensin que vaigan a por carni. Los amantis de la naturaleza n'aición.

Viví cuasi diez a urillas del Ríu Saja. Los vicinos pescaban y cazaban. Los víia allegar caminu de la sú casa colas cañas, de nochi ciegu, en bicicleta, por caminucos alejaos de la carretera. Cumplían el horariu legal, y arréu, daban en cumplí-l horariu furtivu. Cuandu abrían la veda, el ríu se llenaba de pescaoris, tratando de alejase los unos de los otros, tratando de allegar primeru y de marchase mas tardi. Las primeras semanas estaban toos allí. A mediaos y final de la temporaba dingunu se molestaba en dir al ríu, por muchu que dijeran que lis prestar la pesca. Ya tinían idea de lo que bían dejáu nel ríu, dimpués de un mes entrando a él cumu quin va a la guerra. Bían arrampláu col ríu.

Col tiempu supi que bían puestu cepos por baju l'augua, con idea que cayeran las lundrias. Los pescaoris, que entran en trompa los primeros días al ríu, lo mas prontu que puein, que se van lo mas tardi que puein, y que van a llevasi too lo que puean, de furtivu si jaz falta, que se conocin bien entri ellos y sabin que a metá de la temporaa ya dejarin el ríu temblando, crein -dicin cumu si lo creyeran- que las truchas tienin un gran problema: las lundrias, las garzas y las corconeras. "La epidemia de los ríos es el 'corbalán'". dicía -quisiendo dicir "cormorán"- un vicinu, que era de los que se quejaban de que a la final, los murciáganos li impidían pescar tranquilu de tantu trabase enos anzuelos cuandu tiraba el sedal; claru, que los murciáganos estaban nel horariu que lis tocaba, y él no. Furtivean pa arramplar agustu, y lis estorban los murciáganos.

Eran lobos que vivían entri ganáu, y cuasi nu cumían otra cosa que venáu. Eso al ganaeru, u al cazaor (y al ganaeru-cazaor), paez que li diera lo mesmu

Abora voi a veer murciáganos, y cuncidi que sigo viendo pescar enos ríos jasta bien entraa la nochi, asina que quisi amirá-l horariu legal de pesca. La Cunsijiría es dabli, porque deja pescar jasta bastanti iscuricíu, y masque tien la ubligación de cuidar de los murciáganos por estar prutigíos pola lei, el sú deséu de quedar bien cunvierti en horariu legal unas horas enas que dibía estar pruhibíu pescar. Y amás, utiliza a la guardiría pa matar corconeras (la "epidemia de los ríos").

La Cunsijiría tien encomendáu por lei garantizá-la caza y la pesca tantu cumu proteger a las especiis. Peru puesta a lo jacer, es muchu mas dabli y cunsideráa colos que tieni la capacidá de votar.

Ahier istuvi con un amigu n'un puertu. Mi enseñó una redi tiraa nel muelli que tinía entá unos cuantos pejis de fondu muertos. Mi contó que el día antis bía vistu cúmu sacaban de la redi golayos, estrellas de mar escachizaas, ensin parar, y lo tiraban too pol muelli abaju. Bien tranquilos, jacían aquello a lo que estaban avezaos. Se conoz que cuandu remanez una autoridá pol puertu, siempri cuncidi que amira pa otru sitiu. Los barcos puein siguir escastando el fondu de la mar. Porque pescar ena mar, cumu nel ríu, sigui siendo arramplar. Y se conoz que la Cunsijiría tamién crei que acabar col arrampli es acabar colos que pescan.

Antañu nel Cantábricu se pescaba la ballena; entá se vein ballenas enos escudos de daqui sitios y talayas balleneras ena costa. Enos libros alcontramos una clas de ballena col llamatu de "Ballena vasca" u "Ballena de los vascos", tal jue la fama. El métodu sellencu de pescá-la ballena era ísti: las ballenas madris vinían a la muéstra costa a jedá-las crías. Entonz el barcu arponeaba al ballenatu; la madri nu era pa dejalu solu, asina que el barcu lu remolcaba muertu al puertu y allí, bien placentera acudía la madri a que la mataran con pocu isjuerzu. Por esa custumbri tan sellenca, la "Ballena vasca" que era ya un símbolu del Cantábricu, jué del Cantábricu del primer sitiu que se escastó. A caa güelta los balleneros tinían de marchar mas lejos pa las alcontrar. Hagüañu, las que quedan son menos de 400, y están en América, lo más lejos que pudierin. Los pescaoris puein prisumir.

Tenemos a una Cunsijiría que amira la conservación con lupa de 20 aumentos y cuandu toca amirar al furtivismu, el saquéu y el arrampli, anda limpiándosi las gafas justu n'esi momentu

La semana pasaa pudi veer una tarja colas últimas muertis de lobu en Cantabria. Estoi cunvincíu de conocer a unu de los que salin en semejanti tarja-esquela. Cuandu por fín lu ví por primer vez ena mí vida, sólu tuvi un pocu d'aligría, que se añubló de súpitu pola sensación d'estar viendo a un condenáu a muerti al que quiciabis li quedaban dos, tres u diez días de vida. Duró mas, sigún creo veer, peru murió cumu yo pensaba, de manu d'un "amante de la naturaleza". Eran lobos que vivían entri ganáu, y cuasi nu cumían otra cosa que venáu. Eso al ganaeru, u al cazaor (y al ganaeru-cazaor), paez que li diera lo mesmu.  La cosa es matar lo unu pola una razón y lo otru pola otra.

El gubiernu del Estáu propón quitali al Lobu la catiguría d'especii cinegética. Pal lobu y pala tórtola. La Cunsijiría salta cumu un cepu, dijendo que se debi proteger al ganaeru y no al Lobu. Bien se vei, entonz, que la Cunsijiría n'esti asuntu piensa que la Naturaleza es un cotu de caza y pesca priváu, y que en tal de dar a entender que Lobu y ganairía istinsivu son compatiblis, da a entendé-lo contrariu.

Tenemos amantis de la naturaleza con escopeta que son a escastar especiis cumu la tórtola, ensin remordimientu. Tenemos amantis de la naturaleza que son a dejá-los ríos temblando tolos años en custión d'un mes, ensin remordimientu. Tenemos a "los primeros interesados en que haya pesca" arramplando cola mar ensin remordimientu. Y tenemos, representándolos a toos ellos, a una Cunsijiría que amira la conservación con lupa de 20 aumentos y cuandu toca amirar al furtivismu, el saquéu y el arrampli, anda limpiándosi las gafas justu n'esi momentu. El méritu de la conservación de los animalis en Cantabria tien pocu que veer con toos ellos, y es mas méritu de los propios animalis. El Lobu es parti por derechu propiu de la naturaleza de Cantabria, y no la Trucha arcuiris, la Perca americana, el Faisán, el Plumeru de La Pampa u l'Ucálitu.

Caza, saquéu, pesca, arrampli, lobu y votu rural
Comentarios