miércoles 23/6/21

Crear, precisamente ahora, la polémica de los test a futbolistas

Reflexiones desde casa. Día 41.

Está visto que lo inoportuno siempre acompaña a las desgracias, del tipo que sean. Se compran mascarillas y test caros, tardíos y encima no funcionan. El permiso de paseo diario con los niños, hasta catorce años, se convierte en una novela por entregas. El recuento de fallecidos, infectados y recuperados no encuentra unanimidad, porque hay autonomías que lo hacen distinto al Gobierno. Y ahora estamos inmersos en los test de los futbolistas, de cara a que pueda reanudarse la Liga cuanto antes. Como todo en España, hay dos opiniones enfrentadas para todo lo que se dirime en un momento dado. Oigo por la radio, que me acompaña mucho en estos días, que La Liga de Fútbol Profesional es una compañía, y como tal tiene todo el derecho a comprar test y usarlos para sus fines, en cuanto le parezca. Escucho también que se debe diferenciar lo público, entiendo que la sanidad para todos, de lo privado. Sin mucho éxito, el tertuliano radiofónico, defiende a capa y espada que las empresas sigan con su vida, y dentro de la misma entra la compra de mascarillas, test o creación de planes de prevención y seguridad laboral concretos, que contemplen las recomendaciones básicas del Ministerio de Sanidad, que ellos puedan incrementar por las características concretas de su negocio. Tanto oír hablar en estos días trágicos de unidad, de valores y agradecimientos, uno no había modificado su concepto de que la sociedad es un conjunto de personas que se relacionan entre sí, de acuerdo a unas determinadas reglas comunes, ya que comparten una misma cultura en un espacio y tiempo determinados. El espacio y el tiempo determinado que nos ha tocado vivir a todos se llaman coronavirus o Covid-19. Si no entendemos esto tan crudo y real, con lógica y respeto, no quiero pensar lo que sucederá cuando tengamos que convivir con mascarillas. ¿Las habrá de primera, de segunda o ninguna? También pienso en el día en que llegue la vacuna. ¿Primero para los futbolistas? Asumo que me llamarán demagogo, a fin de cuentas siempre se hace en España cada vez que alguien muestra una opinión diferente a la corriente general. Aunque en este caso sucede que hay millones de españoles, la mayoría futboleros como yo, que no ven bien esto del fútbol antes que los médicos, por poner el ejemplo más gráfico. El Gobierno, que sigue sin presentar un cronograma claro de actuaciones, ha parado lo del fútbol-test. La decisión coincide con que ha habido jugadores, como la plantilla racinguista, que han dado todo un ejemplo de equipo, de humanidad, de solidaridad, y de cómo debe comportarse, efectivamente, una sociedad de la que forman parte los jóvenes que ven lo que hacemos los mayores. Todo un orgullo este Racing. 
 

Comentarios