domingo. 03.12.2023

El deporte y el fútbol y la mujer

Un ser humano, sea mujer o sea hombre, tiene igualdad de derechos ante la ley. Sean hombres y mujeres son esencialmente iguales en derechos y en naturaleza

A raíz de las victorias de la selección femenina española del fútbol se ha levantado un revuelo de esperanza y de conquista. La población es consciente que la mujer tiene la misma capacidad en el deporte que el hombre.

Bajo mi modesto entender y comprender, existen varios planos que no somos capaces de distinguir y que confundimos, no sé, si en algunos casos adrede-aposta-voluntariamente.

Uno, es que un ser humano, sea mujer o sea hombre, tiene igualdad de derechos ante la ley. Sean hombres y mujeres son esencialmente iguales en derechos y en naturaleza. Diríamos siguiendo la escolástica, "el derecho natural y la moral natural es idéntico". Por tanto, siempre expongo el ejemplo de las aceitunas, si un hombre puede degustar aceitunas, la mujer también. Transformen el concepto o idea o símbolo aceituna, por cualquier realidad que ustedes quieran o deseen. Recuérdese la Carta de Derechos del Hombre de la Revolución Francesa, de la Independencia Americana, de los Derechos Humanos de 1948, y otras decenas de convenios/cartas/declaraciones aplicables a mujeres y hombres, niños y niñas, ancianos y ancianas... ¡Desde hace siglos algunas...!

Segundo, existen pequeñas diferencias biológicas, genéticas, moleculares, psicológicas. En algunas cuestiones, diríamos que la mujer está por encima de la media del género humano o del ser humano en general; en la mayoría, estarían a igualdad o semejanza; y, en alguna un poco inferior de la media de la especie. Es obvio, que por lo general, una mujer tiene menos fuerza física que la media de los hombres. Pero de media una mujer o la mayoría de las mujeres, como la historia ha mostrado y demostrado, la mujer tiene más resistencia psicológica ante las adversidades de la vida, la historia lo ha mostrado, ante muertes de hijos, ante las guerras, ante los fallecimientos de los maridos, ante las deficiencias y eventualidades negativas económicas, ante las enfermedades graves de familiares, y, mil otras razones...

El deporte, en general, es todavía una conquista que la mujer tiene que realizar. El deporte en el sentido de competición. Porque dirían algunos, en los caminos, en los paseos a larga distancia, para mantener el estado físico, existen tantas mujeres como hombres por nuestras calles y vías verdes de las ciudades...

Habría que intentar incentivar todo tipo de deportes tanto a las mujeres como a los hombres

Si admitimos que el deporte moderado, no entramos el deporte de alta competición es necesario para el equilibrio biológico y psicológico del ser humano. Habría que intentar incentivar todo tipo de deportes tanto a las mujeres como a los hombres. Esa es una de las igualdades necesarias.

Según el ranking de los periódicos en España, según la estadística, el periódico más vendido y más consultado es uno deportivo, El Marca, según otras estadísticas, entre los cinco periódicos con más audiencia, en este caso, supongo que será la suma de papel y digital, existen dos periódicos nacionales deportivos.

Debo confesar, que no sé, si alguna vez he visto y hojeado un periódico deportivo desde la primera página hasta la última. No lo digo con orgullo, ni con menosprecio al deportivo en papel. Digo que esa es mi experiencia. Y, lo expreso por lo siguiente, quizás, solo digo quizás, una de las facetas que podrían hacer, es decir, unas páginas, de forma sistemática al deporte en femenino, de tal modo, que todos los deportes de competición, todas las ligas femeninas en todos los deportes y en todas las categorías, sean mencionadas en esos periódicos. Quizás así, se irá elevando la autoestima de la mujer hacia el deporte y el deporte de competición. Siguiendo la primera explicación de este párrafo, al no haber leído ningún periódico deportivo, nunca de forma entera -deben comprender, que posiblemente esto ya se hace, pero reitero, que se amplíe más, aunque no lleguen a campeonas...-. También en televisión, radio... ¡En los telediarios de forma reiterada y normal...!

Que la mujer, que mujeres de carne y hueso, vayan ocupando, de forma sistemática, rutinaria, todos los trabajos

Que la mujer, que mujeres de carne y hueso, vayan ocupando, de forma sistemática, rutinaria, todos los trabajos que sean legales y sean morales, a igualdad de los hombres, que se vayan cerrando las diferencias de escala, a y en todos los niveles. Es un enorme bien para la humanidad, no solo para las mujeres, no solo para los hombres, sino para la humanidad... Que las mujeres de todas las sociedades y culturas y metafísicas que vean que otras mujeres a cien o quinientos kilómetros de sus sociedades y Estados y culturas, pueden dar clases, pueden ser universitarias, pueden dirigir empresas, pueden ser deportistas de alta competición, y, en todos los deportes, y, pueden ser también madres...

Ese ejemplo, esa realidad, es y sería un modelo a seguir. Que yo sepa debo recordar a  todos y algunos que el cerebro del varón y de la mujer, no hay diferencias, quizás unas decenas de gramos menor de media. Pero las universidades, especialmente, en algunas facultades, existen más mujeres universitarias, al menos en España, que hombres. Con lo cual, no se ofendan los varones, ni los hombres, los cerebros de la mujer deben funcionar mejor para la universidad, al menos, para algunas carreras o facultades o actividades... -bueno, fuera de bromas-.

El principio esencial es que si un hombre puede jugar al futbol, una mujer también lo puede hacer. Si un hombre puede ser alpinista una mujer también, si un hombre puede ser corredor de cien metros una mujer también. Al menos, igualdad para todo lo que sea legal y moral y racional y de sentido común y basado en un saber ortodoxo. Y, lo que no pueda ser para la mujer, tampoco pueda ser para el hombre. ¡Paz y bien y sentido común...! La conquista de la mujer del mundo, no debe imitar lo que los hombres hacen mal, sino lo que los hombres hacen bien, y, la conquista de los hombres del mundo deben imitar lo que las mujeres hacen bien... ¡Sentido común!, -le dijo, Sancho al Quijote Quijano de la Quijada...-.

¡Al final, no olvide usted, que su madre es una mujer, que sus abuelas eran mujeres, que sus bisabuelas eran mujeres, y, si tiene hijas son mujeres, y si tiene nietas son mujeres, les va a quitar usted por su simpleza y cabezonería derechos a sus abuelas o sus nietas...!

¡Ah, todo esto ha surgido, demos al César lo que es del César, al leer, el notable artículo de David Moscoso Sánchez que se publica en The Conversation, el 17 de agosto del 2023, titulado: Diosas pero mortales: la conquista de las futbolistas españolas fuera del terreno de juego. ¡Paz y bien y sentido común...!
 

El deporte y el fútbol y la mujer
Comentarios