miércoles 23/6/21

La Comarca del Besaya, las víctimas de los derribos y cuántas promesas incumplidas

En el tema de promesas incumplidas pocos pueden competir con la Comarca del Besaya en nuestra Comunidad, las familias víctimas de las sentencias de derribo a las que llevan 20 años prometiéndoles soluciones y las mismas siguen escondidas o perdidas en algún cajón de las Administraciones Públicas,  junto con los recursos necesarios para hacer frente a las responsabilidades contraídas por las condenas que les ha impuesto la Justicia. 

Si hay una comarca que haya recibido promesas, y cantos de sirena que luego se han esfumado como un azucarillo en el fondo del mar ha sido, sin duda, la Comarca del Besaya. Se podía decir aquello de cuanto más te prometen menos te dan, cuanto más se llenan los medios de comunicación con anuncios de inversiones, de ayudas para la reindustrialización menos llegan a ser reales y concretarse.

No es fácil salir del pozo de la crisis económica que ha afectado a grandes y pequeñas empresas en la zona, pero se tiene la sensación que se vive en una pantalla, o en la hoja de un libro, que nunca pasa de página, en la de "vamos a hacer", "debemos realizar", "sería conveniente"... Cuando se corre la cortina de la propaganda y se ve la realidad, de lo prometido muy poco ha venido. Ahora que las elecciones ya nos atrapan con sus tentáculos, se reparten promesas como papeletas pidiendo el voto, es hora de hacer un recuento de lo que es real, como la dolorosa pérdida de población en esta Comarca.  Pese al profundo arraigo de su poblaciónve marchar a sus  jóvenes, a ciudades cercanas y otras no tanto, porque el futuro se lo han dibujado lejos de sus familias. Eso sí, siempre habrá los que saquen pecho y digan que el paro está bajando, evidentemente,  los muchos  que se van y dejan de contar como parados para la zona. Aunque sea cierto que haya una mejora en algunos índices macroeconómicos, no es menos cierto que no compensan tantos años de dificultades, y no llegan a donde realmente más se necesita.

 Si por cada 100 inversiones que se han prometido a la Comarca del Besaya se hubiera realizado el 5% sería uno de los lugares de mayor prosperidad de Cantabria

En el tema de promesas incumplidas pocos pueden competir con la Comarca del Besaya en nuestra Comunidad, las familias víctimas de las sentencias de derribo a las que llevan 20 años prometiéndoles soluciones y las mismas siguen escondidas o perdidas en algún cajón de las Administraciones Públicas,  junto con los recursos necesarios para hacer frente a las responsabilidades contraídas por las condenas que les ha impuesto la Justicia. Aunque nuestro Presidente ha anunciado un fondo importante que esperamos no sea humo que vuelva a cegar los ojos de cientos de familias. Si por cada 100 inversiones que se han prometido a la Comarca del Besaya se hubiera realizado el 5% sería uno de los lugares de mayor prosperidad de Cantabria. Si por cada vez que se ha anunciado una regularización/legalización de viviendas en Cantabria o indemnización a las familias víctimas de las sentencias de derribo, hubiera visto la luz, el problema estaría solucionado hace décadas.

Fue hace unos días cuando nuestro Presidente Miguel Ángel Revilla, quien en el interesante foro de la Ser "Besaya Futura" hacía una lista de futuras actuaciones interesantes y positivas, una es un clásico, "el soterramiento de las vías en Torrelavega", y otra que habrá que ver su relación con el medio ambiente, "proyectos mineros para la extracción de zinc". Tienes una sensación preocupante  ¿por qué se hace esto a final de la legislatura?, en las vísperas de que llamen a nuestra puerta para que vayamos a emitir nuestro voto, ¿no ha habido tiempo suficiente durante cuatro años para hacer algo más que preparar lo que se va a prometer otra vez?

Al Sr. Revilla hay que reconocerle una gran capacidad para hacer suyos los agravios que nos afectan a los demás, si es en el tema de los derribos da gusto oírlo pedir justicia para este colectivo, es una más de las víctimas de las sentencias que condenan a las Administraciones Públicas. Si es en los desahucios, te quita la pancarta y se pone él al frente, si es la situación de la Comarca del Besaya, él es el primero en manifestarse y pedir recursos, si es en los incendios, es el primero en denunciar a los pirómanos y a las autoridades estatales que no cumplen... Sí, todo ello esta muy bien, y el reconocer errores, el ser asertivo, se agradece. Mis padres cuando sale el Sr. Revilla en televisión, ellos allá en la Galicia profunda, me dicen "qué señor más majo, qué bien habla, qué pena que no le podamos votar aquí", y eso es verdad, que nadie se lo niegue, sería una injusticia también, el Sr. Revilla es un gran embajador de Cantabria, pero te preguntas, ¿dónde está la gestión? , ¿dónde sus responsabilidades para solucionar los problemas que son de su competencia y para lo que le hemos elegido los ciudadanos?

Algo mal tenemos que estar haciendo para una y otra vez tropezar con la misma piedra​

Algo mal tenemos que estar haciendo para una y otra vez tropezar con la misma piedra, quizás haciendo y eligiendo siempre a los mismos nos lleve a tener los mismos resultados, quizás haya una responsabilidad colectiva de dejar en manos de los que no son más competentes aquello que nos afecta a todos.  El desprestigio de la política y sus representantes también hace que lleguen a los más altos cargos personas indeseables. Cuando la corrupción corre por los pasillos de las administraciones es necesario expulsarles de la vida pública. La división de los que solo piensan en qué puesto van en las listas, la de apartar a los más validos porque "no son de su cuerda", tampoco ayuda a ver el futuro con esperanza.

Lo peor que se le puede hacer a una Comunidad es generar ilusión, esperanza y después defraudarla una y otra vez. Son demasiados los que ponen sus altavoces a todo volumen para que no escuchemos la realidad. Hay quien ve un problema y en lugar de buscar una solución encuentra una oportunidad de rellenar su programa electoral, que nunca cumplirá. No digan tantas veces que van a hacer y  hagan algo de una puñetera vez. 

La Comarca del Besaya, las víctimas de los derribos y cuántas promesas incumplidas
Comentarios