martes 30/11/21

Desde el viernes, 15 de octubre de 2021, una escultura de algo más de dos metros, hecha en acero, interpela al caminante desde lo alto de un montículo en los conocidos como jardines de la Renfe, en la Plaza de las Estaciones de Santander. Se trata de una obra que recuerda a las víctimas del Caso Almería, suceso acontecido en mayo de 1981 en el que tres jóvenes trabajadores partieron de Cantabria hacia Almería para no regresar. Fueron torturados y asesinados por miembros de la Guardia Civil, en lo que constituyó un crimen de estado en el contexto de la transición a la democracia.

La sociedad civil ha respondido profusamente a la convocatoria de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Colectiva de Cantabria ‘Desmemoriados’, que ha tratado de esta manera que el recuerdo tenga una dimensión pública. El acto, conducido por Agustín Macías, miembro de ‘Desmemoriados’, contó, además, con la presencia de familiares de Luis Cobo, Juan Mañas y Luis Montero, las tres víctimas, representantes institucionales y políticos y de distintas asociaciones de la región.

La intervención inicial corrió a cargo de una portavoz de Desmemoriados, Rosa Barreda, que demandó que la Guardia Civil pidiera disculpas, sin rodeos, a las familias y a la sociedad asumiendo su responsabilidad en los hechos, así como que el Estado considerara víctimas de terrorismo no solo a Cobo, Mañas y Montero, sino también a “tantos otros que han quedado fuera dentro del estrecho margen actual”.

A continuación, el artista campurriano Nacho Zubelzu, autor de la obra, titulada “¿Por qué?”, expresó el sentido que ha querido transmitir con la escultura, el de tres siluetas de espacios vaciados como tres vidas que se fueron y que nos invitan a reflexionar sobre la sinrazón, el odio y la injusticia.

Francisco Mañas, en representación de las familias, agradeció a la sociedad e instituciones de Cantabria el apoyo que están sintiendo y a la asociación ‘Desmemoriados’ el esfuerzo por honrar la memoria de los tres jóvenes. Las iniciativas que se han desarrollado en Cantabria están sirviendo como referente para su realización en la comunidad andaluza.

Por su parte, la directora general de Patrimonio Cultural y Memoria Histórica, Zoraida Hijosa, manifestó el empeño del Gobierno de Cantabria con la dignificación de la memoria de las víctimas inocentes y ensalzó la labor desarrollada por la asociación ‘Desmemoriados’ en su lucha por evitar el olvido de lo sucedido hace cuarenta años en Almería.

La música de Ramón Bueno y María Méndez estuvo presente a lo largo del acto, en el que interpretaron las canciones “El Caso Almería”, de Carlos Cano y “Todo cambia”, de Mercedes Sosa,

Con esta forma de reparación simbólica, la asociación cántabra ‘Desmemoriados’ culmina un proceso iniciado en 2016, a la espera de que el Gobierno central y el Parlamento den luz verde a una reformulación más abierta e inclusiva de la normativa referida a las víctimas de terrorismo.

Comentarios