jueves 2/12/21

El Ayuntamiento de Santander y el Real Cuerpo de Bomberos Voluntarios han firmado este lunes un convenio de colaboración para implicar a este colectivo en tareas como la asistencia a personas en situación de vulnerabilidad; reparto de bienes de primera necesidad; o ayuda a la movilización, desplazamiento y asistencia a personas mayores. Así lo ha dado a conocer la alcaldesa, Gema Igual, en una visita a la sede del Cuerpo, junto con el concejal de Servicios Sociales, Álvaro Lavín, durante la que ha reafirmado el compromiso del Ayuntamiento y de los Bomberos Voluntarios con los colectivos más vulnerables.

La alcaldesa ha recordado que ambas instituciones cuentan ya con un convenio, pero que el firmado ahora amplía las labores a realizar con la desinfección de vía pública; campañas de información y divulgación en materia de seguridad destinadas a escolares y otros colectivos vulnerables; o sensibilización y divulgación a colectivos de la historia de Santander a través de los materiales y recursos de los que dispone.

De esta forma, ha remarcado Igual, "se pone en valor" este Cuerpo y a todas las personas que forman parte de él, que han sido muchas a lo largo de la historia, y que en algunas de ellas ha despertado la vocación para ser posteriormente bombero profesional de la ciudad. En este sentido, la regidora ha afirmado que los bomberos voluntarios "son muy queridos" por la ciudad de Santander y ha agradecido también el esfuerzo de sus familias y de los bomberos veteranos. En este sentido, ha destacado la labor social que realizan los voluntarios, destinando su tiempo libre y de forma altruista a las guardias nocturnas los 365 días del año, a la organización de dotaciones en situaciones de emergencia, o a la realización de simulacros.

Asimismo, ha subrayado su disposición y colaboración con el servicio profesional de extinción de incendios del Ayuntamiento de Santander, porque "es fundamental aunar esfuerzos" entre los distintos cuerpos de emergencias para ofrecer siempre la mejor respuesta posible a las distintas incidencias que se produzcan en la ciudad. Igual ha recordado que la historia de Santander, desgraciadamente, está ligada a la destrucción que provoca el fuego y ha sufrido las consecuencias de terribles incendios, que pudieron haber sido muchísimo peores si no llega a ser por la intervención de los bomberos.

Por último, ha aprovechado para animar a las mujeres a que conozcan el trabajo que realiza este Cuerpo y a que colaboren en este trabajo, ya que en los 127 años de existencia solo una mujer, Cristina Secada, ha formado parte de la plantilla de Bomberos Voluntarios. El Real Cuerpo de Bomberos Voluntarios se aloja en un edificio ubicado en la Plaza de Numancia proyectado en 1899 por el arquitecto municipal Valentín R. Lavín Casalís que fue inaugurado el 5 de enero de 1905.

Comentarios