martes 18/1/22
POLÍTICA

“No es el Presupuesto que hubiera presentado el Gobierno, pero es el que se va a aprobar en el menor plazo posible”

El Gobierno y Ciudadanos presentan el acuerdo por el que la formación naranja se abstendrá en la votación.

Entre los 80 puntos incluidos destaca la eliminación de la reforma fiscal, que supondrá una merma de ingresos de 24 millones de euros.

Díaz Tezanos, Revilla y Gómez firmando el acuerdo
Díaz Tezanos, Revilla y Gómez firmando el acuerdo

El anuncio realizado el pasado viernes 23 de diciembre por la vicepresidenta del Gobierno de Cantabria, Eva Díaz Tezanos, acerca del inminente acuerdo con Ciudadanos para aprobar los presupuestos ya es una realidad. Como se anunció el sábado, el bipartito PRC-PSOE y la formación naranja han firmado este lunes un acuerdo de 80 puntos por el cual esta se abstendrá en la votación, que se espera pueda producirse como muy tarde en la primera quincena de febrero.

Y si algo ha definido los mensajes de unos y otros ha sido, como es habitual en las negociaciones, que el resultado no ha satisfecho a ninguna de las partes, aunque en teoría ha sido el necesario. Así lo manifestaba el propio presidente autonómico, Miguel Ángel Revilla, quien en rueda de prensa ha asegurado que “no es el presupuesto que hubiera presentado el Gobierno, pero es el que, en teoría, se va a aprobar en el menor plazo posible, ya que no es bueno que los presupuestos no estén en vigor cuanto antes”.

Revilla, que ha reconocido vivir una “situación nueva”, pues hasta ahora siempre se habían aprobado los presupuestos antes de final de año, ha alabado el carácter de Ciudadanos y el de los grupos que sustentan al Gobierno, que ha mantenido reuniones “con todos los grupos políticos” y con las organizaciones sociales. “No ha habido nunca más reuniones”, ha aseverado.

En el caso de Podemos, Revilla ha dicho que había "diferencias importantes" y que sus propuestas "irrealizables" llevaban a una "desviación" entre ingresos y gastos de "250 millones de euros"

La firma del acuerdo, que se ha celebrado en el salón de Comisiones del Parlamento, ha contado con la presencia de Revilla, Tezanos, el portavoz de Ciudadanos, Rubén Gómez, los consejero de Economía, Presidencia y Sanidad, Juan José Sota, Rafael de la Sierra y María Luisa Real, respectivamente, así como los portavoces parlamentarios de PRC y PSOE, Pedro Hernando y Silvia Abascal.

Los impuestos no se suben

Revilla, al igual que Rubén Gómez, ha destacado que el aspecto más relevante del acuerdo es que “teníamos prevista una pequeña subida de impuestos, no trascendental, y fue algo a lo que Ciudadanos se opuso desde el primer momento”, destacando que "lo bueno o lo malo de esta decisión habrá que atribuírselo a C's”. Decisión que, según las estimaciones del Gobierno, supondrá una merma en los ingresos de 24 millones de euros.

“Pactar exige que hay que ceder, intentar el mejor presupuesto posible en aras de que salga adelante”, ha defendido Revilla. En este sentido, ha vuelto a destacar la importancia de que el documento de los Presupuestos “esté viable” lo antes posible, pues sin las cuentas autonómicas “no se puede gobernar”.

Asimismo, ha reconocido que “hemos cedido en cosas que no teníamos previstas, pero eso es lo que ha votado el ciudadano, creo que con acierto”, y ha dado las gracias a Ciudadanos, como ya hicieran PRC y PSOE durante las negociaciones, por su “voluntad de llegar a acuerdos”.

En este punto, ha indicado que los grupos parlamentarios PRC y PSOE han tratado de alcanzar acuerdos con toda la oposición, incluidos PP y Podemos.

En el caso del partido morado, ha dicho que había "diferencias importantes" y que sus propuestas "irrealizables" llevaban a una "desviación" entre ingresos y gastos de "250 millones de euros", mientras que con el PP, "aunque me hubiera gustado que se habrían sumado a un acuerdo", es el "partido tradicionalmente antagónico".

Revilla ha asegurado que la negociación ha sido "ardua, larga y complicada" y en ella el Gobierno ha tenido que "ceder" para poder pactar con Ciudadanos y poder, con su abstención, sacar adelante los presupuestos necesarios para gobernar porque, de no tenerlos, sería "un caos".

Comentarios