miércoles 1/12/21
POLÍTICA

Los Círculos de Podemos Cantabria aumentan la presión para que Blanco dimita

Más del 75% de los secretarios generales apoyan una salida del actual líder regional de la formación, que se mantiene en el cargo a pesar de las críticas.

El secretario general de Podemos Cantabria, José Ramón Blanco
El secretario general de Podemos Cantabria, José Ramón Blanco

Los problemas entre el secretario general de Podemos en Cantabria, José Ramón Blanco, y el Consejo Ciudadano no es exclusivo. Los desplantes realizados por el líder de la formación morada al órgano de dirección, que según el propio Consejo engloban desde no reconocer su autoridad hasta no acudir a las reuniones, son solo uno de los aspectos criticados de la gestión. Los propios Círculos formados en diferentes municipios han mostrado su rechazo a la labor de Blanco, pidiéndole que se eche a un lado y permita una regeneración de la dirección del partido.

En las últimas semanas se ha venido produciendo un tira y afloja entre el sector oficialista (formado por José Ramón Blanco y su equipo más cercano) y el sector crítico (el resto de Podemos), cuyo punto álgido se produjo el pasado 16 de enero en la reunión que tuvo el Secretario General con el resto del partido en Torrelavega. Allí, más de un 25% de los Círculos validados en la región han solicitado su dimisión. Concretamente han sido los círculos de Bezana, Camargo/Astillero, Laredo, Ribamontán al Mar y Marina de Cudeyo, Torrelavega y Cantabria Occidental ya se han sumado a esa petición.

Además, y de acuerdo con fuentes de Podemos, otros Círculos como Castro-Urdiales, Piélagos o Medio Cudeyo/Entrambasaguas tienen han convocado a sus Asambleas Ciudadanas Municipales con el fin de discutir su adhesión a esta solicitud de dimisión.

Moción de confianza

Esta iniciativa viene a sumarse y a aumentar la presión sobre Blanco, quien el 13 de enero se sometió a una moción de confianza por parte del Consejo Ciudadano Autonómico, moción que fue aprobada mayoritariamente con 18 votos a favor y 1 abstención.

Dado que 10 de los 13 Secretarios Generales Municipales (más del 75%) apoyaron la decisión del Consejo Ciudadano Autonómico de retirar la confianza al actual Secretario General de Podemos Cantabria, es previsible que el número final de círculos que soliciten la revocación de José Ramón Blanco se aproxime mucho a esa cifra.

Pero la actitud de Blanco es la de permanecer en el puesto, al menos, hasta agosto, cuando el funcionamiento interno del partido permite convocar a la Asamblea Ciudadana para elegir a un nuevo secretario general.

Todo ello siempre y cuando el resto del Consejo Ciudadano no acepte el ‘órdago’ lanzado por el propio Blanco, y que obligaría a una dimisión en bloque del Consejo para elegir a nuevos miembros, algo que el resto de miembros ha calificado de “chantaje”.

A juicio del sector crítico, “la crisis en la dirección de Podemos Cantabria es responsabilidad exclusiva” del secretario general y las “personas que formaron parte del desaparecido Consejo de Coordinación”. En este sentido, consideran que la disposición a dimitir responde a la pérdida del control de la mayoría en el CCA.

Según han explicado, siete de los consejeros que han firmado el escrito en el que instan a una dimisión conjunta del Consejo Ciudadano “son los que hasta su extinción han ejercido el control del CCA”. Entre los nombres están el del Secretario de Comunicación, Óscar Manteca, al que han acusado de “actitudes violentas”; Política, Marcos Martínez; Organización, Lydia Alegría; y el responsable de redes, David González.

“El hecho de no reconocer al órgano ejecutivo legítimamente elegido ni sus decisiones es una clara muestra de rebeldía contra los estatutos de Podemos”, han declarado en un comunicado. Asimismo, consideran que Blanco “trata de diluir responsabilidades” al encontrarse en un “callejón sin salida”, impidiendo que la formación “pueda funcionar de manera correcta y a través de los órganos legítimos”.

Como han indicado, la propuesta del secretario general “niega la soberanía a Podemos Cantabria”, y en su lugar prefiere a una “gestora designada por Madrid”. “Esta declaración no se puede entender, por tanto, como una muestra de generosidad sino como una maniobra desesperada para mantener el control sobre el partido a través de la gestora y tener una salida honrosa de la Secretaría General”, han explicado.

Comentarios