lunes. 26.09.2022
GASTRONOMÍA

Las mejores patatas bravas del mundo se comen en Burgos

Le acompañan en el pódium Philip Alinsunurin de Le Qualité Tasca en Madrid, y Javier García Albuger del restaurante Martina de Albacete.

Patatas bravas de Paquita Mariví | Foto: paquitamarivi.com
Patatas bravas de Paquita Mariví | Foto: paquitamarivi.com

"Bravas de la abuela" patata confitada y frita, acompañada de torreznos y piparras, con un punto picante perfecto que invita a comer, son las mejores bravas del mundo, elaboradas por Isaac Montoya, cocinero restaurante Paquita Mariví en Burgos. El ganador ha recibido una obra de arte de capel, de manos del alcalde de Palencia, Mario Simón, 500€ en metálico entregados por Álvaro de Ocampo, responsable Yzaguirre & Varma Castilla y León 1.000 botellas de agua mineral Fuentes de Lebanza.

Philip Alinsunurin de Le Qualité Madrid en Madrid es el segundo clasificado, por su bravas con salsa maragata elaborada con pimentón ahumado de Vallelongo y velo de papada ibérica de bellota e Ibéricos Fisán. "Unas bravas elegantes, la patata y la salsa están muy bien amalgamadas" ha coincido el jurado. Las "Bravas Martina 3.0" elaboradas por Javier García Albuger del restaurante Martina de Albacete son las terceras mejores del mundo, el jurado ha valorado la técnica y la combinación de ingredientes que genera una explosión de sabores. Unas bravas emplatadas en un pimiento original.  

Los tres cocineros que han copado el pódium  han recibido un obsequio del Grupo Codorniu - Viña Pomal, Tudis Hostelería y la D.O. Cigales, entregado por sus representantes.

"Txingurri Bravo" son las patatas bravas más innovadoras Una falsa patata rellena de un puré cremoso de patata, con una salsa brava ahumada y un alioli de ajos asados, creación del Mitxel Suárez del Asador Borda Berri ubicado en Hueto Arriba, Álava.

"Brarvol, el árbol de las bravas" del cocinero Pablo Hernández del restaurante Juan Luna en Ávila ha ganado la Mención Especial del Jurado y el premio a la estética. La original presentación y sabor le ha merecido este doble premio, por unas patatas acompañadas con una salsa brava de tomate y ali-oli de kimchi, situados en la parte delantera del árbol, para que el cliente cuando coja su guindilla, la pase por encima de las salsas, una propuesta picante, original y sabrosa.

Comentarios