miércoles 4/8/21
ECONOMÍA

Nuevo varapalo al Santander por falta de transparencia: La Hipoteca Tranquilidad contiene nueve cláusulas “abusivas”

Un juzgado de Oviedo ha declarado nulas “de pleno derecho” por considerar que las condiciones son poco claras en conceptos como los plazos, el número de cuotas o las fechas.

El Banco Santander presidido por Ana Botín quiere operar con una divisa digital en 2018. Foto: Público/Reuters
El Banco Santander presidido por Ana Botín ha vuelto a ser condenado por falta de transparencia

Las sentencias que declaran los productos del Banco Santander faltos de transparencia o abusivos empiezan a acumularse. El último caso es de la llamada Hipoteca Tranquilidad. Una "tranquilidad" que, sin embargo, no permitía a los clientes conocer ni cuánto capital tendrían que pagar en total ni los años concretos que tardarían en hacerlo. Es por eso, y por muchos otros motivos, por los que el Juzgado de Primera Instancia Nº 3 de Oviedo ha declarado nulas "de pleno derecho" casi una decena de cláusulas

Este contrato hipotecario, comercializado por Banesto (ahora Banco Santander) en abril de 2007, adolecía según el juzgado de falta de transparencia, e incluía condiciones abusivas o poco claras relacionadas con los plazos de amortización, el número de cuotas y las fechas de las mismas, las cuotas en las que sólo se pagan intereses, el TAE, el aplazamiento de cuotas, el reembolso anticipado, los intereses y el vencimiento anticipado.

En su sentencia el juez ovetense obliga a Banco Santander a "eliminar las enumeradas cláusulas del contrato", y lo condena a "recalcular" todas las cuotas del préstamo hipotecario excluyendo los intereses desde abril de 2007 hasta mayo de 2047, fecha en la que finaliza. Además, la entidad deberá devolver al cliente todas aquellas cantidades cobradas de más por la aplicación de las cláusulas nulas, y asumir las costas del juicio.

Una de las peculiaridades de esta hipoteca que han determinado la calificación de "abusiva" por parte de la justicia es que su plazo de duración no estaba predeterminado, si bien su plazo máximo en todo caso sería de 40 años. La idea de este préstamo "tranquilidad" es que su actualización sería predecible al menos durante un tiempo, toda vez que cada año las cuotas se incrementarían un 2,5%.

Según las estimaciones de la Asociación de Usuarios Financieros (Asufin), que se ha hecho eco de la sentencia, el perjuicio estimado de la Hipoteca Tranquilidad frente a una hipoteca tradicional alcanzaría en el año 2016 un coste acumulado de más de 60.000 euros

Comentarios