miércoles. 06.07.2022
SANTA MARÍA DE CAYÓN

La alcaldesa de Cayón desoyó a Protección Civil y realizó el desescombro del edificio aunque almacenaba “productos corrosivos”

Pala excavadora en el derrumbe del edificio en el que había material inflamable de Protección Civil de Santa María de Cayón
Pala excavadora en el derrumbe del edificio en el que había material inflamable de Protección Civil de Santa María de Cayón

El 4 de septiembre de este año 2021 se derrumbaba en Sarón, localidad perteneciente a Santa María de Cayón, un edificio de dos plantas situado en El Ferial. En la planta baja se encontraba almacenado material de Protección Civil. Afortunadamente, fue de madrugada y, aunque en su interior se encontraban una decena de jóvenes en una sede social, no hubo que lamentar heridos. Y como es previsible, al derrumbe del edificio le siguió el desescombro, aunque no ha estado exento de una polémica que, incluso, llegó a un pleno municipal.

La Asociación remitió un escrito en el que figuraban en un listado 100 litros de hipoclorito, 20 litros de gasolina, 100 litros de gel hidroalcohólico y 100 litros de lejía

Dicha polémica ha surgido a raíz de la celeridad con la que se realizó todo el proceso. Adjudicado a Xtratos, empresa especializada en tratamiento de residuos sólidos, tras una “licitación completamente transparente” a la que se presentaron tres empresas, como ha explicado a este medio la alcaldesa, Pilar del Río, el desescombro se hizo muy rápido, como apuntó el concejal del PSOE, Christian Vélez, en el pleno del 7 de octubre de 2021. Fuentes municipales consultadas por este medio indican que el desescombro tuvo un coste de 22.046 euros, mientras que el proyecto de demolición se presupuestó en 14.520 euros.

Según ha podido saber este medio, los voluntarios de Protección Civil alertaron de forma directa a la alcaldesa de que, además de “todo el material de intervención que hubiera allí guardado”, se almacenaban varios “productos corrosivos”. La Asociación remitió un escrito en el que figuraban en un listado 100 litros de hipoclorito, 20 litros de gasolina, 100 litros de gel hidroalcohólico y 100 litros de lejía, además de baterías de litio y varios kilos de sal.

De ese derrumbe y su posterior desescombro se recuperó muy poco material. Fuentes de la agrupación indican que desapareció un grupo electrógeno, y del desescombro “no se logró sacar ni la mitad del material”. Se perdieron, por ejemplo, cazadoras cedidas por el Gobierno de Cantabria, que llegaron a verse colgando de la pala excavadora, quedando inservibles. También había, según las fuentes consultadas, más de 1.000 euros invertidos en transmisiones de última generación.

Pala excavadora en el derrumbe del edificio en el que había material inflamable de Protección Civil de Santa María de CayónPala excavadora en el derrumbe del edificio en el que había material inflamable de Protección Civil de Santa María de Cayón

En estos meses han seguido recibiendo material de, entre otros, el Ejecutivo autonómico, que ha invertido 7.500 euros para entregar a la agrupación conos, un maletín-botiquín, mantas ignífugas, una bomba de achique sumergible, batefuegos, varios rollos de manguera, señalética de tráfico y vestuario. Pero esto “no es ni la mitad” de lo que llegaron a tener. La versión de la alcaldesa difiere sensiblemente. Según Del Río, el Ayuntamiento todavía está esperando “un inventario del material que tenía Protección Civil”, y que debe remitir la Asociación.

Durante la sesión plenaria, el edil socialista cuestionó al equipo de gobierno “por qué no se ha hecho el informe forense, por qué no se ha hecho un estudio de los demás edificios en mal estado y por qué se ha hecho tan rápido la demolición”. La respuesta se amparó en “razones de seguridad” por la “proximidad de un parque infantil”. En declaraciones a este medio, la regidora ‘popular’ ha confirmado que el proceso fue “de dos o tres días”, siendo supervisado en todo momento por el jefe de obras.

Tras el derrumbe se aseguró que el desescombro iba a ser “controlado”, pero unas horas después una pala excavadora ya estaba sobre los escombros

Por su parte, la concejala del PRC, Ana Obregón, preguntó si se había podido sacar el material que tenía almacenado en la planta baja la Agrupación de Protección Civil. La respuesta que recoge el acta del pleno es un escueto “sí”. Sin embargo, eso no concuerda con lo ocurrido en las fechas inmediatamente posteriores a aquel 4 de septiembre.

Fuentes cercanas al Ayuntamiento señalan que tras el derrumbe se aseguró que el desescombro iba a ser “controlado”, pero unas horas después una pala excavadora ya estaba sobre los escombros sin saber, aparentemente, el material tóxico e inflamable que había allí, y que corría el riesgo de terminar en un regato que daba al río ubicado a escasos dos metros del edificio. La actuación llegó a provocar, incluso, que la Asociación Nacional de Agrupaciones de Voluntarios de Protección Civil (ANAV) remitiera un escrito al Ayuntamiento solicitando explicaciones.

Pala excavadora en el derrumbe del edificio en el que había material inflamable de Protección Civil de Santa María de Cayón

REHABILITACIÓN

El edificio derrumbado protagonizó un debate en el pleno municipal del 28 de septiembre de 2021. Dicha construcción municipal fue objeto de un proyecto de acondicionamiento en 2019, del que consta la adjudicación de la obra a la empresa L.M.O. Renover por 17.598,5 euros, aunque fuentes municipales consultadas por este medio han señalado que en la rehabilitación del edificio se han llegado a consignar hasta 60.000 euros, realizando solo una renovación de la fachada.

En el informe que recoge el acta de ese Pleno “no consta en el expediente dirección de obra, ni acta de replanteo, ni certificaciones de obra, ni certificación final de obra, ni acta de recepción de la obra”. Tampoco existe informe técnico o documentación sobre el estado del edificio en el momento de ejecutar esas obras, que según el expediente consistían en “demolición de tabiquería en la planta baja, nuevos tabiques, revestimiento de paramentos verticales y techo con cartón yeso, solado de gres, obras de electricidad, apertura de huecos en los muros y carpinterías exteriores.

El proyecto había sido redactado por el arquitecto municipal en funciones, que actualmente ocupa el cargo de encargado o jefe de obras, puesto que quedó vacante en 2018 y que el exalcalde Gastón Gómez, ahora condenado por prevaricación, recuperó exprofeso para este trabajador, que actualmente se encuentra en situación de interinidad sin que haya una justificación, tal y como recoge un informe del secretario municipal.

Sin embargo, un año después ya se alertó de humedades en varias ocasiones, aunque “no consta informe alguno respecto al estado del edificio de referencia”. El estado del edificio, sin embargo, no era el mejor. El acta del pleno recoge también que en el momento en que el material de Protección Civil se depositó en la planta baja “se habían desprendido los revestimientos de cartón yeso del techo y paredes”.

ACTOS VANDÁLICOS

Más recientemente, la oposición en el Ayuntamiento de Santa María de Cayón ha puesto el foco sobre la necesidad de reorganizar la policía local. Si hace unos días miembros del equipo de gobierno del PP protagonizaron una discusión por el uso exclusivo que tiene la alcaldesa de un coche que antes pertenecía a la policía local, ahora ha sido el PRC quien ha logrado sacar una moción adelante para que los agentes municipales tengan presencia tanto por las noches como durante los fines de semana.

Una reorganización que ya propuso esta formación en junio de 2021 ante el “aumento de actos vandálicos y de botellones”, y que ahora ha aprobado con los votos a favor de su formación, la abstención de seis concejales del PP y el voto en contra de Francisco Viar, edil ‘popular’ que ha mostrado en varias ocasiones su oposición a la alcaldesa, de su propio partido.

Durante la celebración del último pleno, la portavoz del Grupo municipal del PRC, Ana Obregón, puso el foco en los destrozos que está sufriendo el municipio: incendios en un cobertizo y un coche, ataques a la futura Casa de Cultura y al merendero de La Encina… A esto se suman carreras de coches a altas horas de la madrugada y botellones ilegales.

“Llevamos tiempo padeciendo este vandalismo y hay que frenarlo”, explicó la concejala, que subrayó el carácter “urgente e inmediato” de una medida que busca “eliminar de una vez por todas” ese vandalismo.

Comentarios