jueves 2/12/21
SANTANDER

De la Serna tendrá que dar explicaciones por el “ridículo” creado con el contrato de la nueva imagen de marca de Santander

PRC, PSOE y Ganemos critican el proceso, la forma y el fondo del concurso que el PP ha cancelado por plagio en una de las propuestas de la empresa adjudicataria.

El alcalde de Santander, Íñigo de la Serna
El alcalde de Santander, Íñigo de la Serna

La polémica suscitada por el contrato para la creación de la imagen de marca de Santander va a adquirir forma de Comisión municipal, donde el equipo de Gobierno, liderado por el ‘popular’ Íñigo de la Serna, tendrá que explicar “paso a paso” cómo un contrato de 72.600 euros se ha tenido que cancelar después de ser adjudicado a una empresa que plagió una de las propuestas y cometió una errata en otra de ellas.

Pero antes de que llegue esa Comisión, la mayoría de los partidos de la oposición (PRC, PSOE y Ganemos Santander Sí Puede) han criticado este miércoles tanto las formas en que se pretendía desarrollar el concurso como lo ocurrido finalmente.

El portavoz del Grupo Municipal del PRC, José María Fuentes-Pila, ha opinado que la rescisión del contrato era la "única opción que le quedaba" al equipo de Gobierno después del "esperpento creado", extremo al que, según el regionalista, hay que añadir la "baja calidad de la propuesta en general".

Fuentes-Pila espera que el "ridículo" que ha hecho con este asunto el equipo de Gobierno lleve al alcalde, Íñigo de la Serna, a "recapacitar" sobre cómo se hacen las cosas en Santander, una forma de hacer política que, ha sostenido, "los ciudadanos ya no están dispuestos a tolerar". "Si concibes un concurso público como una fiesta privada a la que sólo invitas a quienes consideras oportuno, pueden pasar cosas como ésta", ha criticado.

"La rescisión del contrato no es suficiente, es necesario que el equipo de Gobierno explique a los santanderinos cómo y por qué hemos llegado a esta situación", ha enfatizado el regionalista.

Episodio lamentable

En opinión de Fuentes-Pila, este "lamentable episodio" ha demostrado dos cosas: la "nula confianza" del equipo de Gobierno en la industria creativa local y su concepción "ridícula" de la participación, con una apuesta "clara" por los "concursos de tapadillo".

Sin embargo, cree que se ha evidenciado también "algo bueno", al demostrar que la "presión ciudadana es necesaria y opera cambios". "De no ser por la crítica unánime de ciudadanos, profesionales y partidos políticos, hoy una empresa hubiese cobrado 50.000 euros más IVA por un trabajo muy deficiente", ha afirmado.

Una "presión y crítica" que, en su opinión, se debe a un aspecto que va más allá del "despilfarro evidente de dinero público que se iba a perpetrar". "Hablamos de identidad, de nuestra representación como ciudad, y ahí todos admitimos muy pocas bromas", ha opinado.

A partir de ahora, Fuentes-Pila propone un concurso "abierto, participativo", que desemboque en una marca que represente a "todos los santanderinos, a nuestra ciudad, lo que somos y lo que sentimos, nuestro relato". "Eso es algo que no nos puede imponer el equipo de Gobierno", ha finalizado.

Irregularidades manifiestas

De “ridículo espantoso” ha calificado también el PSOE de Santander este proceso, en el que considera que se han producido "irregularidades manifiestas".

En su opinión, el equipo de Gobierno "ha sometido a la ciudad a un espectáculo bochornoso con la elección del logo que identifique a Santander en el futuro".

"El ayuntamiento invitó a participar y eligió a esta empresa que nos ofrecía entre tres modelos sobre los que pesa la sombra de la duda, la falta de originalidad de los diseños, en un proceso en el que se falseaba la participación de los santanderinos en una votación no vinculante", ha denunciado la formación en un comunicado de prensa.

Para el PSOE, "este cúmulo de despropósitos" tras anunciar el proceso de participación no vinculante "a bombo y platillo", han obligado al equipo de gobierno local a rescindir el contrato.

Sin embargo, ha considerado que quedan dudas por resolver tras el comunicado del equipo de gobierno local anunciando la rescisión del contrato, y ha pedido que explique "claramente" si se va a abonar a la empresa adjudicataria la cantidad de 49.000 euros más IVA por el que fue adjudicado el contrato.

"Los santanderinos merecen respuestas sobre un proceso en el que hay demasiadas dudas y algunas sospechas", ha subrayado el PSOE para destacar la importancia de haber solicitado conjuntamente la convocatoria para lo que se necesita, al menos, dos de los cinco miembros de este órgano.

Por último, el PSOE ha pedido al equipo de gobierno local que en el nuevo concurso público que se aprobará en la Junta de Gobierno Local una vez que se resuelvan los trámites para la rescisión del contrato anterior, "se establezca la participación vinculante de los vecinos de Santander".

Contrato confuso

Por su parte, Ganemos Santander Sí Puede ha manifestado que no entiende por qué no han funcionado "los filtros lógicos" que debe pasar un proceso como el de la contratación, el proceso participativo y la elección  del logotipo para ser la imagen de marca de la ciudad.

El portavoz de la formación, Antonio Mantecón, ha criticado en un comunicado "el proceso, la forma y el fondo" de los tres logotipos presentados por el Ayuntamiento y de los que "dos se han retirado: uno por presunto plagio y otro por una errata".

Para Ganemos Santander, el proceso ha llevado mal camino desde el principio, ya que el proceso para seleccionar a la empresa adjudicataria del contrato fue "cuanto menos confuso".

Y es que, ha indicado, se invitó a participar a siete empresas, "varias de las cuales ni siquiera se dedican al diseño gráfico", y sólo tres aceptaron la invitación "supuestamente, según la concejala Gema Igual", porque el resto no se quería arriesgar a presentar un logotipo para Santander.

"Desconocemos si eso es cierto, pero entendemos que un proyecto de esas características seria apetecible para cualquier diseñador gráfico con ganas de tener una buena proyección tanto en Cantabria como en el resto del Estado", ha comentado Antonio Mantecón.

En opinión del concejal, "la participación ciudadana no es meramente opinar sobre la imagen de ciudad que se quiere proyectar eligiendo un diseño u otro". "Y recordamos que la decisión acerca del mismo no es vinculante: es el consejo asesor de Turismo quien decidirá en última instancia el trabajo que ostentara el honor de ser la imagen visible de Santander", ha apostillado.

Mantecón ha ensalzado que "la participación se consigue de otras formas" y ha considerado que "la presentación de los diseños" se podría haber abierto a los vecinos, especialmente a los estudiantes.

"Tenemos en esta ciudad un montón de jóvenes estudiantes de diseño gráfico, de diseñadores noveles, con ganas de aportar, con ideas brillantes y sin perspectivas laborales para su futuro. Un concurso de proyectos, popular y participativo, es un buen espaldarazo profesional para cualquiera de ellos", ha manifestado.

Comentarios