domingo. 21.04.2024

Que Cantabria necesita renovar la flota de Cercanías es algo que cualquier usuario de este servicio comprueba cada día. Por eso, desde que se conoció este jueves el retraso en la llegada de los trenes por un error en el cálculo de las dimensiones que provoca que los trenes no entren en los túneles, han sido varias las voces políticas que han reclamado una solución, llegando a calificar lo ocurrido de “chapuza monumental”, como dijo el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla. Coincidiendo con esto, ahora se ha dado a conocer que un miembro de la Dirección General de Fabricación y Mantenimiento de Renfe fue condenado por el escándalo de las tarjetas ‘black’ de Caja Madrid.

La información la ha hecho pública El Confidencial, que señala que Francisco José Pérez Fernández, antiguo dirigente socialista, se ha reincorporado a la empresa pública Renfe tras salir de prisión el pasado mes de agosto, entrando a formar parte de la estructura de esta área especializada en la transformación de material rodante y la reparación de componentes ferroviarios, y que participa en los procesos de fabricación de trenes y realiza funciones de consultoría de ingeniería y gestión de instalaciones y el diseño de talleres. Según el citado medio, Pérez Fernández regresó a Renfe con un cargo de responsabilidad intermedia.

Pérez Fernández fue uno de los 15 exdirectivos de Caja Madrid que ingresaron en prisión por el escándalo de las tarjetas ‘black’. En su caso concreto, se le condenó por pagos que rondaron los 100.000 euros en total entre 2003 y 2010, en conceptos como comidas y cenas en restaurantes, hoteles, El Corte Inglés, la Casa del Libro y Montblanc, entre otros.

Se da la circunstancia de que el recientemente reincorporado trabajador de Renfe fue secretario de Organización del PSOE de Madrid y mano derecha en esa misma federación de Rafael Simancas. Ahora, el Gobierno del Estado, formado por PSOE y Unidas Podemos, le ha recuperado para la compañía ferroviaria, controlada por los socialistas con Isaías Táboas a la cabeza.

El citado medio señala igualmente que el propio Pérez Fernández ha asegurado que, tras haber pagado su deuda con la Justicia, ya no tiene ninguna relación con el PSOE ni con la política, y no es más que otro trabajador de la empresa pública.

Y mientras estos hechos salen a la luz, Cantabria ve cómo una necesidad en sus redes de transporte ferroviario se retrasa por un error de cálculo. Y no es algo menor. La región tenía comprometidos hasta 21 trenes para 2020, y tres años después todavía no ha llegado ninguno de ellos. No solo eso, sino que se van a retrasar aún más. En un principio se pensó que serían dos años, pero este viernes la propia Renfe ha reconocido que la construcción se demorará en torno a tres años, y eso sin contar los trámites que todavía faltan por arreglar para que la solución pactada pueda llevarse a cabo. Y con esto como telón de fondo, este sábado llega a Reinosa la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez.

Un miembro de la Dirección General de Fabricación y Mantenimiento de Renfe fue...
Comentarios