martes. 28.05.2024

La gastronomía cántabra permite disfrutar, tanto a visitantes como a aquellos que llevan toda su vida vinculados a la ‘tierruca’, de un sinfín de texturas, sabores y productos. Son muchos los platos típicos que se pueden disfrutar tanto en estos meses de verano como en invierno, y entre la extensa variedad tienen un lugar destacado los postres y dulces. Incluso entre estos últimos, el sobao es uno de los grandes representantes de la región. Mantequilla, azúcar, harina y huevo son sus ingredientes básicos, pero no todos los sobaos son iguales. A continuación os dejamos algunos de los mejores y más famosos.

Son varias las casas que fabrican sobaos en Cantabria. El secreto de todas ellas es la tradición y la realización artesanal, tratando de mantener siempre la esencia que ha pasado de generación en generación. Es el caso, por ejemplo, de Los Pasiegos de Diego, en Hoznayo, que elabora la receta familiar desde hace décadas. Cuentan con su propia ganadería, de la que obtienen la leche y la mantequilla que le aporta un toque único a sus productos.

La casa Joselín es una de las más conocidas de Cantabria. Su obrador está regentado por la tercera generación de artesanos pasiegos, y actualmente agrupa en un único espacio en Selaya su fábrica, tienda, cafetería y museo. Un buen plan para los amantes de la gastronomía que, además, pueden degustar este producto.

También está en Selaya la sede de El Andral, que hace unos años irrumpió en este competitivo mercado distinguiéndose del resto de marcas por realizar productos ecológicos. Poseen una granja ecológica con la que obtener sus productos. Otra de las características de esta marca es su cuidado envoltorio, con un estuche en el que se pueden leer proverbios pasiegos.

Otra de las casas importantes de Cantabria es Etelvina Sañudo, que toma el nombre de la fundadora del obrador artesano en Vega de Pas. Tras casi un siglo de experiencia, actualmente es la tercera generación la que está al frente de la producción. Si algo diferencia a sus sobaos es un ligero toque a limón.

Posiblemente uno de los más conocidos sean los sobaos de El Macho. La empresa comenzó siendo una tienda-bar en Selaya allá por los años 50 del pasado siglo, y tras todas estas décadas, la tercera generación dirige una compañía que es sinónimo de calidad y receta tradicional.

En esta categoría de los mejores sobaos no hay que olvidar los de La Zapita, cuyo particular sabor los hace inconfundibles; o los de Serafina, marca nacida hace más de un siglo que en 2019 fue galardonada con dos estrellas por su sabor y calidad en el International Taste & Quality Institute de Bruselas.

Y mención especial merece también Casa Ibáñez, cuyos sobaos ecológicos fueron premiados en 2017 en el Internacional Taste & Quality Institute. Un sobao tierno, esponjoso y con el punto justo de mantequilla que mantiene viva la tradición de este producto tan característico de Cantabria.

La calidad, el sabor, la textura inconfundible y la tradición han hecho que los sobaos se hayan ido abriendo paso hasta hacerse mundialmente famosos, como demuestran los premios internacionales que muchas marcas han logrado a lo largo de los años. Y como colofón, este año se ha celebrado el primer Campeonato Mundial de Comedores de Sobaos en Ambrosero, organizado por el fabricante de estos productos, Escojo Artesanos.

En torno al sobao ha surgido una feria gastronómica y una cofradía (creada en 2006), y posiblemente una de las mayores muestras de su importancia en Cantabria radica en el hecho de que el sobao pasiego es un producto protegido con IGP (Indicación Geográfica Protegida), que refleja que todos aquellos incluidos bajo este sello poseen alguna cualidad determinada o reputación u otra característica que pueda atribuirse a un origen geográfico y cuya producción, transformación o elaboración se realiza en la zona geográfica delimitada de la que toma su nombre.

Los mejores sobaos con los que endulzar tu visita a Cantabria
Comentarios