martes. 31.01.2023

Estío es sinónimo de tomates. Ya sea recién arrancado de la rama, en ensalada, en salsa o como ingrediente estrella del gazpacho, esta fruta es uno de los alimentos indispensables en cualquier mesa que se precie durante estos largos meses de calor. Esto es de sobra conocido por los vecinos de Santa Cruz de Bezana, que estos días celebran una nueva edición de su Feria del Tomate Antiguo.

El tomate ofrece una amplia variedad de sabores dependiendo de su variedad, así como un abanico bastante amplio de precios adaptables a cualquier tipo de bolsillo. Además, es un producto de lo más versátil que puede sacar de cualquier apuro hasta al cocinero más inexperto.

Tomate Raf
Tomate Raf

Dentro de las especies más oscuras se encuentra el Kumato, característico por su sabor dulce. Procede de Murcia, Granada y Almería y su nombre es marca registrada por la empresa Syngenta. Le sigue la variedad Raf, nombre que hace referencia al hongo Fusarium. Su característica más distintiva son sus profundos surcos, así como su sabor tan equilibrado entre dulce y ácido. Cierra esta sección la variedad Otello, nacida como alternativa al ya mencionado Raf y de características prácticamente idénticas.

Tomate Pera
Tomate Pera

Aunque las variedades verdosas cuentan con bastantes adeptos, los más famosos no dejan de ser aquellas variedades de un rojo brillante, comúnmente asociado a esta baya. Uno de los más consumidos a nivel nacional no es otro que el tomate pera, también conocido con el nombre de lágrima o romano. Alargado, de un tamaño mediano tirando a pequeño y un sabor ligeramente dulce, esta variedad es muy utilizada para salsas o acompañamientos. Otro de los grandes conocidos por los españoles es el tomate Canario o Daniela. De un rojo brillante, piel lisa y tamaño medio, puede adquirirse durante prácticamente todo el año sin variar su sabor, lo que le convierte en una de las variedades más preciadas por los consumidores.

Tomate Corazón de Buey
Tomate Corazón de Buey

Por último, también existen variedades para los más hambrientos que necesitan un tamaño ‘plus’ y, la más conocida no es otra que el corazón de buey o corazón de toro. Con 500 gramos por pieza, se caracteriza por un color rojo intenso y una pulpa carnosa con pocas semillas, ideal para comer únicamente acompañado de un chorrito de aceite y una pizca de sal. La otra gran variedad, nunca mejor dicho, es el tomate rosa, denominado así por su característico color rosado en la parte exterior. Su tamaño suele rondar los 350 gramos y cuenta con una elevada proporción de carne/agua.

Comentarios