miércoles. 29.05.2024

En 2007 entró en vigor la Ley de Memoria Histórica, y desde entonces el Ayuntamiento de Santander debería haber eliminado todo símbolo y referencia al franquismo. Esto incluye los nombres de calles, pero más de 15 años después, algunas vías de la capital cántabra siguen manteniéndose. Una de ellas es una de las principales arterias de la ciudad, el Paseo General Dávila, que el PP (en los últimos cuatro años en colaboración con Cs) mantiene a pesar de las reiteradas denuncias públicas de formaciones políticas, sindicatos y asociaciones. Y parece ser que al PP le cuesta menos iniciar una renovación integral de una calle de cuatro kilómetros que cambiar el nombre de este general franquista en las placas.

De hecho, cambiar el nombre le ha llevado 15 años, y los que puedan quedar. Pero las obras de renovación, que han sido anunciadas este viernes por la alcaldesa, Gema Igual, van a comenzar este mismo año y su primera fase tiene un plazo de ejecución de 10 meses. La propia alcaldesa, en declaraciones a una radio local, ha señalado que el cambio del nombre de calle está en proceso, pero que no es la prioridad, ya que generaría problemas y confusión a los vecinos.

Como ha señalado Igual, el Ayuntamiento de Santander prevé iniciar antes de fin de año las obras de renovación urbana del tramo Pronillo (Rotonda de Los Osos) - Camilo Alonso Vega, en un total de 700 metros lineales y 20.576 metros cuadrados, por 4,2 millones de euros.

Se trata de la primera de la seis fases recogidas en el Plan Director General Dávila, que comprende un total de cuatro kilómetros, y cuyo objetivo es mejorar la calidad urbana y ambiental, recuperando espacios para los peatones, con aceras más anchas y zonas más verdes y con más bancos, para propiciar una ciudad de proximidad, que sea más fácil y cómoda transitar a pie, y ganar seguridad vial dada la cantidad de colegios que hay en la zona.

La alcaldesa y el concejal de Fomento, Vivienda y Movilidad Sostenible, César Díaz, han presentado este viernes en rueda de prensa el proyecto, elaborado por el arquitecto Luis de La Fuente y que fue anunciado ayer jueves a los vecinos. En concreto, esta primera actuación contempla actuaciones de calmado de tráfico a través de zonas con calzadas de un carril en cada sentido, límites de velocidad a 30 kilómetros por hora, detectores de velocidad, pasos de peatones elevados y dotados de iluminación led, y un carril bici bidireccional cuya previsión es que en un futuro conecte con otros.

Asimismo, recoge implantar zonas verdes de separación de los itinerarios peatonales y la calzada, así como en las viviendas de plantas bajas. De esta forma, se consigue pasar de 70 a 98 aparcamientos de vehículos, de 152 a 207 árboles, de 28 a 94 bancos y lugares con aceras de cuatro metros que pasan a ser avenidas.

La regidora ha señalado que no se prevé la implantación de la Ordenanza Limitadora del Aparcamiento (OLA) en la zona dado que las asociaciones de vecinos no lo han planteado. Por su parte, Díaz ha destacado que el proyecto, que nace de las sugerencias y aportaciones de los vecinos, ha "gustado mucho" especialmente a los del barrio San Francisco porque se elimina el muro del Parque de Mendicouague, que quedará introducido en el paseo.

El proyecto tiene que ser aprobado internamente en el Consistorio y a continuación se elaborarán los pliegos para su posterior licitación y adjudicación.

Al PP le cuesta más cambiar el nombre de una calle franquista que renovarla íntegramente
Comentarios