lunes. 26.02.2024

La Comisión de Economía del Ayuntamiento de Santander ha aprobado en la sesión extraordinaria celebrada este viernes las ordenanzas fiscales de Santander para el ejercicio 2024 propuestas por el equipo de Gobierno del PP, con la abstención del resto de grupos (PSOE, PRC, VOX e IU-Podemos), si bien los socialistas han votado en contra de la derogación de tasas por la licencia de apertura para todo tipo de establecimientos, y contra la relativa al agua y alcantarillado.

Según ha informado el Ayuntamiento, tras el visto bueno en comisión, las ordenanzas fiscales deberán ser aprobadas en el Pleno extraordinario que se celebrará el próximo miércoles, día 11, lo que permitirá su posterior publicación en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC), estableciéndose un periodo de 30 días hábiles de información pública. Con esta tramitación, el objetivo del equipo de Gobierno es que entren en vigor el 1 de enero de 2024.

El PP ha votado a favor de estas medidas que congelarán las tasas, precios públicos e impuestos municipales por noveno año consecutivo, y que solo incluye la aplicación del IPC, correspondiente a un 2,3%, en la del agua y el alcantarillado por obligación del contrato.

Además de la congelación de impuestos, con las nuevas ordenanzas fiscales el Ayuntamiento no cobrará la tasa para la obtención de licencia de apertura de cualquier establecimiento para el desarrollo de actividades industriales, mercantiles, comerciales o profesionales en la ciudad, con el propósito de favorecer la actividad económica y el empleo.

El concejal de Economía, Javier García, ha destacado "el esfuerzo" realizado por el Ayuntamiento en la contención de los tributos municipales y ha tachado de "manipuladoras y demagógicas" las valoraciones realizadas por el PSOE sobre la actualización de la tasa de agua y alcantarillado al índice del IPC cuando apunta a una subida acumulada del 13,1% en los dos últimos años.

García ha explicado que se trata de una medida de "obligado cumplimiento" para el Ayuntamiento establecida en el contrato con la concesionaria, y ha recalcado que el incremento "no es achacable al Consistorio sino al elevado índice de inflación propiciado por las políticas del Gobierno de Pedro Sánchez".

Además, ha indicado que el incremento de la tasa de agua y alcantarillado para el próximo año se sitúa en el 2,3%, y ha recordado que el Ayuntamiento mantiene los tramos y las bonificaciones para paliar esta subida y reducir las facturas a las familias santanderinas.

De esta manera, se aplicarán bonificaciones consistentes en la reducción en un 95% a los desempleados y a familias numerosas y monoparentales, así como un 95% a rentas inferiores a 1,5 IPREM y un 50% a familias que se encuentren en el tramo entre 1,5 y 2,5 IPREM. Y continúan con la misma bonificación del 50% el resto.

El concejal ha subrayado que todas las demás tasas y precios públicos seguirán congelados, y ha puntualizado que no actualizar el IPC supondrá al Ayuntamiento dejar de ingresar 2,3 millones de euros, y mantener las bonificaciones, exenciones y gratuidades, 8,7 millones.

COMPETITIVIDAD FISCAL

También ha remarcado que esta política de no subir impuestos por noveno año consecutivo ha permitido a Santander posicionarse "en los primeros puestos de competitividad fiscal a nivel nacional".

Así, de acuerdo con el informe de la competitividad fiscal de las entidades locales y de las comunidades autónomas elaborado por el Instituto de Estudios Económicos, Santander ocupa el puesto 14 en competitividad fiscal de entre las 141 localidades de más 50.000 habitantes analizadas (un 19,85 superior a la media nacional).

Aprobadas en comisión las ordenanzas fiscales de Santander con el voto del PP
Comentarios