viernes. 24.05.2024

El pasado 22 de abril el Parlamento de Cantabria aprobaba una proposición no de ley impulsada por el PSOE para que el Gobierno de España reclasifique profesionalmente a los funcionarios de carrera, entre ellos los de sanidad. Sin embargo, la iniciativa no significa que se haya conseguido algo. Hay voluntad política, es cierto, pero profesionales como los Técnicos en cuidados Auxiliares de Enfermería (los antiguos Auxiliares de Enfermería) siguen en una categoría profesional que no les corresponde. Y llevan ya 17 años.

Es por eso que desde el sindicato SAE siguen reclamando que se les incluya en el grupo C1 en lugar del C2 en el que están actualmente y en el que se les compara, por ejemplo, con los celadores. La diferencia no es menor, no solo en salario o condiciones laborales, sino en los requerimientos para formar parte del mismo. “El C2 no requiere titulación, solo tener la Secundaria, pero los TECAE (técnicos de Enfermería) sí tienen, al menos, un Grado Medio, cuando no un Grado Superior o una titulación universitaria”, afirma Esther Fernández, responsable del sindicato en Cantabria, quien subraya que muchos profesionales optan por empezar su carrera en esta categoría para luego ir ascendiendo dentro del organigrama administrativo.

“Nos quieren excluir del cuerpo de enfermería, pero en los hospitales lo somos porque nuestra coordinadora es una enfermera”, explica SAE

“Saben que nos lo tienen que dar, pero no lo quieren dar”, explica. Lo cierto es que su lucha no ha cesado en estos años, aunque de un tiempo a esta parte parece haberse acentuado el eco de su reivindicación. Lucha que trasladaron al anterior consejero de Sanidad del PSOE, Raúl Pesquera, y al actual de Salud, César Pascual, con quien se reunieron el pasado mes de enero. “Nos dijo que les encantaría englobarnos en el C1, pero desde Madrid no nos dan dinero”, recuerda. La cuestión es que desde el Estado, la ministra de Sanidad, Mónica García, les ha manifestado su interés en llevar a cabo esta reclasificación y reconocimiento, como reveló la secretaria general de SAE a nivel estatal, Isabel Lozano.

Su situación es la de muchos otros trabajadores de la Sanidad, al igual que su reivindicación. Pero en su caso, llueve sobre mojado, y la reclasificación es solo una de las muchas situaciones que se tienen que solucionar. “Somos el patito feo de la Sanidad”, lamenta Esther en declaraciones a este medio, recordando que este domingo, 12 de mayo, es el Día Internacional de la Enfermería, y “ni siquiera se nos ha invitado” a los actos organizados. “Nos quieren excluir del cuerpo de enfermería, pero en los hospitales lo somos porque nuestra coordinadora es una enfermera”, explica. Y recuerda que son el segundo grupo profesional mayoritario tras Enfermería, habiendo en Cantabria en torno a 2.000 trabajadores.

Esta dependencia, como señala Fernández, les deja en una situación de “indefensión”, porque “cuando hay un conflicto entre técnicos y enfermeros, nuestro coordinador siempre barre para casa”. Es por eso que otra de las reivindicaciones es un “coordinador de los técnicos de enfermería que negocie directamente con Enfermería”. No es algo extraordinario; “existe en todas las comunidades”, apunta.

FUNCIONES DESACTUALIZADAS

Fernández deja claro que estas reivindicaciones no implican formar un cuerpo independiente. “Somos Enfermería, no queremos separarnos”, reitera. Los Técnicos de Enfermería forman parte de los equipos asistenciales, “hacemos cuidados básicos de salud”, entre los que se incluyen la higiene, la alimentación o la movilidad de los pacientes. Y en casos de cuerpos especializados (oncología, maternidad, cardiovascular…) requieren tener una formación acorde a las necesidades de los pacientes.

“Saben que nos lo tienen que dar, pero no lo quieren dar”, explica

Otro de los problemas que sufren está, precisamente, en la relación de funciones. O mejor dicho, en la época en la que se definieron las mismas: datan de 1973. Evidentemente, “la sanidad ha evolucionado” desde entonces, y de las “cuatro cosas” que eran en los años 70, “ahora son muchas”. Sin ir más lejos, en esa relación de funciones “no existían muchas de las unidades actuales, o estaban en pañales”.

La aprobación de una nueva normativa ha sido otro de los caballos de batalla, pero no ha ido precisamente por un camino tranquilo. En 2019 “hubo un borrador de Real Decreto para actualizarlas”, pero era una actualización a la baja. Tras una manifestación en Madrid que contó con 6.000 profesionales “logramos pararlo porque contenía muchas connotaciones de limpieza y quitaba muchas de enfermería”, apunta Fernández. Dicho de otro modo, se comparaba a estos técnicos con gericultores, y eso “nos degradaba”.

La responsable de SAE en Cantabria pone un ejemplo claro sobre lo obsoletas que se han quedado sus funciones. En la normativa vigente del ’73 se establece que el rasurado de pacientes antes de una operación tiene que hacerlo las TECAE en el caso de pacientes mujeres, y los celadores en el caso de hombres. “Eso era en una época en la que las técnicos eran solo mujeres”, recuerda, pero actualmente eso ya ha cambiado, y se pregunta quién tiene entonces que rasurar a los hombres, si un técnico o un celador. Puede parecer anecdótico, pero en el funcionamiento interno de un Hospital como Valdecilla, “esto crea muchos problemas internos”.

Como señala el sindicato en un comunicado interno, “la lucha por la reclasificación es larga y tortuosa”, y a pesar los pasos dados en el Parlamento de Cantabria y de la voluntad expresada por el Ministerio de Sanidad, la realidad es que siguen formando parte del grupo C2. Por el momento, lo que sí han logrado en Cantabria es el cambio de nomenclatura: en 2020 seguían siendo Auxiliares de Enfermería cuando ya tenían que ser Técnicos de Cuidados, algo que se reconoció en marzo de 2022.

“Somos el patito feo de la Sanidad y nos quieren excluir de Enfermería”
Comentarios