lunes 18/10/21
POLÍTICA

Díaz Tezanos cede ante la presión de Zuloaga y Salvador Blanco y Rosa Inés García dimiten

El consejero delegado de Sodercan y la directora general de MARE presentan sus dimisiones para acabar con el “acoso brutal políticamente hablando que está sufriendo la vicepresidenta” y las “interesadas interferencias” con las que “algunos pretenden esconder sus incapacidades y enmascarar inconfesables objetivos”.

Esta semana se cumplía el ultimátum del secretario general para cesar a estos dos cargos, con la amenaza de abrir un expediente disciplinario a Díaz Tezanos.

Aseguran no haberse puesto de acuerdo para convocar, a la misma hora y en diferente escenario, una rueda de prensa, pero tanto el consejero delegado de Sodercan, Salvador Blanco, como la directora general de MARE, Rosa Inés García, han coincidido en el contenido de la cita con los medios y, hasta cierto punto, en los motivos expuestos en la misma. Ambos dirigentes, bajo el paraguas de la vicepresidenta del Gobierno Eva Díaz Tezanos y señalados por la dirección del PSOE de Cantabria como necesarios ceses tras la marcha del Ejecutivo del exconsejero de Educación, Ramón Ruiz, han presentado sus dimisiones a Díaz Tezanos para tratar de acabar con el “acoso brutal” a la vicepresidenta y las “interesadas interferencias” a su labor.

De este modo, y a la espera de que Díaz Tezanos acepte sus respectivas cartas de dimisión, se salva ‘in extremis’ el ultimátum dado por Pablo Zuloaga y su equipo, que había establecido esta semana como límite para que ambos dirigentes abandonaran el Gobierno, so pena de abrir un expediente disciplinario que podría haber terminado con una expulsión del PSOE de la ex secretaria general, con todo lo que eso supondría para el Gobierno de coalición entre regionalistas y socialistas.

Blanco ha esperado que con este gesto “cesen interesadas interferencias, el ruido con el que algunos pretenden esconder sus incapacidades y enmascarar inconfesables objetivos”

Con dos discursos claramente diferenciados en su contenido, tanto Blanco como García han coincidido, a grandes rasgos, en los motivos de su dimisión. Aunque que el consejero delegado de Sodercan ha comenzado recalcando que sus razones son “personales y familiares”, ha reconocido que de este modo contribuye “a resolver la indeseada situación en la que se ha visto inmersa la vicepresidenta”.

Asimismo, ha esperado que con este gesto “cesen interesadas interferencias, el ruido con el que algunos pretenden esconder sus incapacidades y enmascarar inconfesables objetivos”. Su declaración por sí sola puede no tener mayor significado, pero sobre la misma hora Rosa Inés García declaraba que “como mujer me indigna el acoso brutal políticamente hablando que está sufriendo la vicepresidenta” por lo que ha definido como “intereses partidistas que me atrevo a calificar como poco ejemplares”.

Ambos dirigentes también han hecho referencia a las tensiones internas del PSOE y al modo en que han afectado al Gobierno de Cantabria. Salvador Blanco ha confiado en que con la dimisión de este viernes “cesen las tensiones y la negatividad de algunos debates internos en el PSOE. Sobre todo las amenazas, unas veces veladas y otras directas, a una dirigente sin mácula”.

Más directa ha sido Rosa Inés García, que considera que “la crisis abierta en el PSOE” está afectando “muy seriamente en la estabilidad no solo del Gobierno, sino también de la empresa pública”. Y respecto al origen de dicha crisis, la dirigente de MARE ha señalado a Pablo Zuloaga, que “está causando una incertidumbre institucional muy importante”. Asimismo, ha hecho hincapié en varias ocasiones a su condición de mujer y a la “desigualdad de los dirigentes del PSOE”, pues a su juicio “a Ramón Ruiz se le trata de una manera y a Eva Díaz Tezanos de otra”. “Ante el mismo hecho a un hombre se le pide el cese y a una mujer se pide la expulsión”, ha destacado, criticando que “esto se puede calificar como venganza de los mediocres, que son aquellos que esperan triunfos contra los suyos, es lamentable”.

Rosa Inés García ha criticado que “esto se puede calificar como venganza de los mediocres, que son aquellos que esperan triunfos contra los suyos, es lamentable”

TRABAJADORES

Tanto Blanco como García han tenido también palabras para sus trabajadores. El consejero delegado de Sodercan ha valorado que su dimisión puede servir para que finalice “la intolerable presión sobre los trabajadores” de la empresa pública, “sensibles, como no podía ser menos, a la frivolidades político-partidistas que algunos han practicado estos meses”.

Tras destacar el “gran equipo de hombres y mujeres comprometidos con el buen hacer público” que trabaja en Sodercan, así como el “trabajo excepcional que ha merecido el reconocimiento de decenas de empresarios”, Blanco se ha puesto “a disposición de la vicepresidenta para todo aquello que crea que pueda ser útil”, y ha agradecido a Díaz Tezanos “haber depositado en mí su confianza”.

Por su parte Rosa Inés García, tras reiterar que “no voy a colaborar para nada en este acoso brutal que intenta eliminar un referente” como Díaz Tezanos, también ha destacado que es ahora la vicepresidenta la que “debe decidir” si acepta o no la dimisión.

La directora general de MARE también ha destacado que la incertidumbre que, a su juicio, ha generado el PSOE, se traslada a “los trabajadores y profesionales” de la empresa pública que “desde aquí digo, no tienen que sufrir”, y ha recordado que MARE era "una empresa en crisis, inspeccionada por Hacienda y auditada por la Intervención; una empresa sin competencias claras en las funciones de sus puestos de trabajo; una empresa que estaba en 2015 desestructurada, empieza a caminar y tiene futuro".

También ha destacado que gracias al acuerdo con GHK, perdiendo 1,7 años de uso del vertedero de El Mazo, Cantabria "se ha asegurado la recogida y el tratamiento integral de residuos para los próximos 25 años".

Comentarios