viernes. 24.05.2024

Este miércoles, 24 de abril, arranca el juicio que investigará la supuesta “inducción al voto” a usuarios de la residencia de mayores y dependientes La Loma, en Sámano (Castro Urdiales) durante las pasadas elecciones del 28 de mayo de 2023. Una inducción que, según la denuncia, habría beneficiado al PRC en el municipio, cuyo candidato a la Alcaldía, Jesús Gutiérrez, es el gerente del centro.

Según confirmaron fuentes de la Delegación del Gobierno pocos días después de la noche electoral, fue una usuaria del centro la que realizó la denuncia ante la Guardia Civil por una supuesta inducción al voto. Sin embargo, ya durante la propia jornada electoral se alertó de lo que podría haber ocurrido. De hecho, fue un representante de la Administración en el colegio electoral, así como el citado familiar, los que denunciaron esta presunta inducción al voto hacia el PRC.

El propio secretario general del PSOE de Cantabria, Pablo Zuloaga (que en esas elecciones autonómicas fue candidato a la Presidencia), se mostró “escandalizado” y “sorprendido” ante este hecho. Y es que su partido en el municipio perdió, cuando ya estaba escrutado el 97% de los votos en Castro Urdiales, un concejal clave para la gobernabilidad del municipio. Dicho concejal fue a parar al PRC.

Fue la Guardia Civil la que trasladó la denuncia a la Junta Electoral, que recibió también un recurso del PSOE contra el acta de escrutinio. Sin embargo, la Junta optó por desestimarlo y mantener el resultado, dando traslado de lo ocurrido a la Fiscalía para que fuera ella la que investigara. Dicha investigación se transforma ahora en un juicio que arranca este miércoles y que deberá dilucidar si realmente hubo inducción al voto para este candidato a la Alcaldía que, tras la derrota electoral del 28M, renunció a su acta de concejal.

Lo cierto es que no es la primera vez que Jesús Gutiérrez está en el centro de la polémica en Castro Urdiales, aunque nunca relacionado con las elecciones. Desde 2017 ha estado tratando de lograr que saliera adelante un convenio entre Ayuntamiento (donde era concejal) y Conservas Lolín (su fábrica de anchoas) y recalificar el suelo en el que se encuentra la compañía para poder trasladarla a un polígono industrial a las afueras, convirtiendo ese terreno en un supermercado.

Para lograrlo llegó a dimitir como concejal, pero el modo de actuar provocó dimisiones en el Comité Local del PRC, donde varios de sus integrantes denunciaron “falta de información y participación” en el proceso, ya que, según afirmaron en 2017, habían conocido el convenio entre Ayuntamiento y empresa después de que se votara.

Sin embargo, a pesar de los intentos, el Ayuntamiento nunca llegó a firmar esta modificación urbanística al existir informes técnicos contrarios a la misma. Decisión que, además, fue respaldada por el Tribunal Superior de Justicia.

Aunque tal vez lo más sorprendente sean las palabras de su propio hermano, Fernando Gutiérrez, gerente de la conservera durante 29 años. Un mes antes de las elecciones municipales definió a su hermano como una “persona fría, manipuladora” y que utiliza el “engaño” como una de sus armas.

En una entrevista que concedió a Onda Cero, afirmó que “he estado callado, pero le he dado mi dinero y me ha engañado”, desvelando que Jesús Gutiérrez “quería enriquecerse con las miserias y los problemas del pueblo”. Las “discrepancias” entre ambos terminaron con la salida de Fernando de la empresa, quien reconoció en dicha entrevista la existencia de “una cuenta en Suiza”.

Arranca este miércoles el juicio por la “inducción al voto” en una residencia de...
Comentarios