domingo 24/10/21
MEDIO AMBIENTE

El acuerdo de tres meses con Guipúzcoa tapa el agujero de cuatro millones dejado por el PP en MARE

Cantabria recibirá más de cuatro millones de euros por recibir durante tres meses 42.000 toneladas de residuos.

El vertedero de Meruelo recibirá los residuos de Guipúzcoa si Ciudadanos da el visto bueno
El vertedero de Meruelo recibirá los residuos de Guipúzcoa

El próximo lunes, 8 de enero, será el primer día que el vertedero de Meruelo reciba residuos inertes “no contaminantes” de Guipúzcoa gracias al convenio que el Gobierno de Cantabria ha firmado con la provincia vecina. Muchas han sido las voces a favor y en contra de esta decisión, pero no ha sido hasta este viernes que la vicepresidenta y consejera de Universidades, Investigación, Medio Ambiente y Política Social, Eva Díaz Tezanos, ha aclarado los términos del acuerdo, que contempla una duración de tres meses, prorrogables a un cuarto, y un total de 42.000 toneladas de residuos.

Pero el acuerdo entre Cantabria y Guipúzcoa deja también una cuantía económica importante para la región presidida por Miguel Ángel Revilla. Concretamente, más de cuatro millones de euros que permitirán a la empresa pública MARE, encargada de gestionar los residuos, cubrir el agujero dejado por el anterior gobierno del PP, presidido por Ignacio Diego. En este sentido, Díaz Tezanos ha subrayado que son las “pérdidas que dejó Diego” en la empresa lo que realmente le preocupa, y que son de una cuantía similar.

La vicepresidenta regional ha incidido en que el precio que pagará Guipúzcoa es “el más alto que nunca jamás ha cobrado Meruelo”

La vicepresidenta regional ha incidido en que el precio que pagará Guipúzcoa es “el más alto que nunca jamás ha cobrado Meruelo”, 94,93 euros por tonelada más IVA y dos euros más de transporte. A su juicio, esto será "notablemente beneficioso para Cantabria" y podría repercutir incluso en una bajada de las tasas a los ayuntamientos por llevar sus basuras a Meruelo y por tanto, en beneficio de los ciudadanos.

Díaz Tezanos ha asegurado que el acuerdo es algo habitual, pero además "solidario", legal y "beneficios para Cantabria". Pasados los tres meses de este primer convenio, el Gobierno analizará otro posible convenio con la provincia vasca para los próximos cuatro años, en los que vertería en Cantabria 50.000 toneladas de residuos anuales de las 200.000 que produce.

La consejera ha subrayado que el Gobierno "ha velado por los intereses de Cantabria" y esta decisión es "beneficiosa para Cantabria, para los ayuntamientos, para los ciudadanos y para MARE", y, si sale adelante el acuerdo a cuatro años, permitirá "equilibrar las cuentas" de esta empresa pública.

Un convenio que la propia vicepresidenta llevará al Pleno del Parlamento de Cantabria, aunque no tenga que hacerlo por ley y pese a que la votación no es vinculante. Igualmente, Díaz Tezanos comparecerá en la Cámara próximamente para explicar el acuerdo actual de dos meses más un tercero de prórroga.

La consejera ha afirmado que si bien el convenio a cuatro años supondrá una reducción de 24 meses en la vida útil de Meruelo, Cantabria "está a tiempo" de planificar la ampliación del vertedero o la construcción de otro que le sustituya y ha recordado que este año se aprobará el nuevo plan de residuos de la comunidad autónoma.

Además, ha incidido en que el precio que pagará Guipúzcoa es "el más alto que nunca jamás ha cobrado Meruelo" (94,93 euros por tonelada más IVA y dos euros más de transporte), lo que será "notablemente beneficioso para Cantabria" y podría repercutir incluso en una bajada de las tasas a los ayuntamientos por llevar sus basuras a Meruelo y por tanto, en beneficio de los ciudadanos.

Petición de auxilio

La vicepresidenta ha explicado que Cantabria recibe anualmente 146.050 toneladas de residuos industriales no peligrosos y salen de la comunidad 12.857 toneladas de ellos; y recibe 99.272 toneladas de residuos industriales peligrosos mientras manda fuera 34.716. El traslado entre comunidades de los residuos domésticos, peligrosos y no peligrosos, está regulado por un real decreto y es "algo habitual, que se lleva a cabo todos los días", ha dicho.

En este sentido, Díaz Tezanos ha indicado que Cantabria ha recibido de la Diputación Foral de Guipúzcoa "una petición de auxilio" ante una "situación de emergencia por un problema de salud y orden público" debido a que esta provincia no tiene dónde verter sus residuos urbanos inertes.

Revilla ha defendido que Cantabria ha atendido un "SOS con mayúsculas" lanzado desde Guipúzcoa, y ha rechazado el "espíritu sectario" del PP

Los servicios jurídicos de la empresa pública MARE han analizado la petición y consideran que "legalmente" se puede atender; y la decisión del Gobierno de Cantabria es colaborar con la comunidad vecina, "ser solidario con una provincia" que se encuentra ante un problema de salud pública y una "emergencia real", además de que el Ejecutivo ha tenido en cuenta "lo mejor para Cantabria".

La decisión supone "un beneficio directo" para MARE, a quien interesa "tener más clientes" --y Guipúzcoa es "un cliente más", según la vicepresidenta-- para poder "equilibrar las cuentas", ahora con un déficit de cuatro millones de euros, y mantener sus 272 puestos de trabajo e incluso se podría analizar ampliarlos.

Respecto al futuro convenio a cuatro años, tiempo en el que Guipúzcoa espera construir su propio vertedero, obra que paralizó Bildu al llegar al poder en la anterior legislatura, Díaz Tezanos ha subrayado que los grupos parlamentarios cántabros podrán dar su opinión antes de la aprobación.

Independencia territorial

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla (PRC), también ha censurado las críticas del PP en el acuerdo con Guipúzcoa, afirmando que los 'populares' son unos "patriotas" a los que se les "llena la boca" hablando de la "solidaridad de España", y sin embargo "apelan a la independencia territorial" cuando se trata de "echar un capote a un vecino". "Así no construimos España", ha advertido.

El regionalista se ha mostrado "alucinado" con las palabras de Diego, que ha acusado al bipartito PRC-PSOE de "vender Cantabria por cuatro perras". "Yo no soy un carroñero" y "no me aprovecho de la situación", ha sentenciado Revilla, que también ha negado que abordara este asunto en la reunión que mantuvo hace dos meses y medio con el lehendakari vasco, Iñigo Urkullu. "Para nada".

CCOO considera que "será una inyección económica que ofrezca estabilidad tanto en las cuentas de la empresa pública como en la plantilla"

El secretario del PRC, que no quiere que Cantabria sea "insolidaria", ha defendido que la Comunidad Autónoma ha atendido un "SOS con mayúsculas" lanzado desde Guipúzcoa, y ha rechazado el "espíritu sectario" del PP. En este sentido, se ha preguntado si las críticas de Diego al convenio del Gobierno cántabro con el consorcio guipuzcoano "tiene que ver" con que sea el País Vasco quien solicita la ayuda. Y a continuación, ha defendido la solidaridad de Cantabria con todas las regiones y vecinos, sean "vascos" o "catalanes". "Esto no es un reino de taifas", ha asegurado.

Revilla ha recordado que el "auxilio" a Guipúzcoa para verter en Meruelo es "temporalmente", mientras se construye un vertedero en la provincia vasca, y ha resaltado, además, que los vertidos en Cantabria no serán de productos tóxicos, sino de los generados por los humanos, como restos de comida, que "no dañan" al medioambiente.

En cuanto a la reunión con Urkullu, ha recordado que hablaron de infraestructuras de comunicaciones, como el tren de altas prestaciones a Madrid o la conexión ferroviaria con Bilbao, pero no se trató "para nada" el asunto de los residuos de Guipúzcoa. "Y si no, que le llamen a él (al lehendakari)", ha apuntado.

Sindicatos, a favor

El sindicato CCOO ha manifestado su apoyo público al convenio de colaboración que ha firmado el Gobierno de Cantabria con Guipúzcoa para permitir a esa provincia depositar su basura en el vertedero de Meruelo durante los próximos tres meses, porque, a su juicio, "será una inyección económica que ofrezca estabilidad tanto en las cuentas de la empresa pública como en la plantilla".

Para los portavoces de la Federación de Servicios a la Ciudadanía (FSC) y de la de Construcción y Servicios de CCOO de Cantabria, Carmelo Renedo y Jesús Ángel de Cos, respectivamente, esta decisión permitirá "encauzar en la buena dirección" los derechos de los trabajadores, tras los problemas a los que se ha enfrentado esta empresa en los últimos años en los que se han empeorado "considerablemente" las condiciones laborales de los empleados.

UGT insta a firmar el acuerdo "cuanto antes"

Renedo ha advertido, tras revisar toda la documentación, que en MARE se "estaba planeando" la posibilidad de ejecutar otro Expediente de Regulación de Empleo (ERE) porque las finanzas de la empresa estaban en resultados negativos, por lo que esta inversión supondrá la posibilidad de "despejar incertidumbres" laborales y posibilitará el crecimiento de la empresa y la creación de algún puesto de trabajo.

UGT

La Federación de Servicios Públicos (FSP) de UGT ha emitido un comunicado en el que considera "positivo desde todos los puntos de vista" el acuerdo del Gobierno de Cantabria y la Diputación de Guipúzcoa para que la provincia vasca pueda verter sus basuras en el vertedero de Meruelo.

El sindicato insta a firmar el acuerdo "cuanto antes" porque "para empezar, de lo que se habla es que los residuos que se recibirían son los denominados limpios, que no tienen carga orgánica y no requieren de ningún tratamiento, por lo que su impacto en la salud y en el medioambiente es nulo".

SIEP ha explicado que MARE tiene capacidad para ofrecer servicios a otras comunidades y ese es el trabajo que ha realizado para ser viable

FSP-UGT agrega que este acuerdo "va a suponer no sólo el mantenimiento de los actuales puestos de trabajo" en la empresa pública cántabra MARE (Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía), "sino que creará nuevos empleos para desarrollar sus encomiendas de gestión".

"Recibir residuos limpios con un nulo impacto medioambiental y con ello consolidar el empleo y la estabilidad económica de MARE es positivo se mire por donde se mire", reitera UGT, que agrega a los beneficios del acuerdo "el menor coste por tonelada de residuos a pagar por los ayuntamientos y las empresas de Cantabria y también un menor coste para las aportaciones de los ciudadanos en el tratamiento de sus residuos".

SIEP

El Sindicato Independiente de Empleados Públicos (SIEP), con representación en el comité de empresa de MARE, ha expresado su apoyo al convenio suscrito entre el Consorcio de Residuos de Gipuzkoa (CHK) y la empresa pública cántabra.

En un comunicado, SIEP ha explicado que MARE tiene capacidad para ofrecer servicios a otras comunidades y ese es el trabajo que ha realizado para ser viable, dar estabilidad a la plantilla y reducir costes para todos los ciudadanos de Cantabria. Y ha apostillado que, por ello, "todas las organizaciones sindicales y el comité de empresa por unanimidad" apoyan el proyecto.

El sindicato ha asegurado que la empresa ha elegido una fuente de ingresos "no a cualquier precio", y ha precisado que se recibirán residuos previamente tratados, inertes y compactados, "teniendo en cuenta siempre el mínimo impacto en el medio ambiente".

Además, ha subrayado que esta decisión supone una fuente de ingresos "importante" que repercutirá en la reducción del déficit público, posibilitando la reducción de costes de los ayuntamientos.

Tras recordar que Cantabria "también produce residuos", no tiene el quinto contenedor instalado que sí  tiene Guipúzcoa y que los vertidos sanitarios regionales  están siendo asumidos por otras comunidades autónomas, SIEP ha insistido en su apoyo al proyecto, que considera "bueno para Cantabria", y ha pedido a los partidos políticos que "primen los intereses de Cantabria por encima de los intereses políticos y partidistas".

Comentarios