martes. 31.01.2023

El comienzo de cada verano en España tiene una fecha señalada: la entrega de las Banderas Azules. Cantabria comenzó el periodo estival de este 2022 con 11 de estas banderas entregadas por la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (ADEAC). Sin embargo, este reconocimiento se revisa de forma periódica durante todo el verano, y los incumplimientos de algunos de los “criterios unificados a nivel internacional” puede llevar a perder la Bandera Azul. Es lo que ha ocurrido, como ha confirmado ADEAC a este medio, con la playa de Berria, en Santoña.

El arenal, junto a los de La Arena y El Sable, en Arnuero; Ris y Trengandín en Noja; El Sable y Los Locos, en Suances; El Sable de Merón, en San Vicente de la Barquera; la playa de Comillas, en esta localidad; y Ostende y Oriñón, en Castro Urdiales, recibió allá por mayo esta distinción, que venía renovando desde 2017, y que pierde tras las quejas de vecinos y usuarios de la playa, y una inspección de ADEAC que “ha resultado deficiente”.

En concreto, los problemas vienen derivados de la “presencia de perros” en el horario de baño, algo contrario a los criterios de la Bandera Azul. Y no es algo que se haya producido exclusivamente este verano. “En los últimos tres años se han registrado problemas por esto”, han explicado fuentes de ADEAC.

 

Junto a esto, los motivos por los que la Asociación retira esta bandera de Berria son unas “instalaciones en mal estado de conservación” y “deficiencias en los servicios para personas con discapacidades”. Respecto a este último caso, ADEAC señala que, por ejemplo, el baño adaptado a las personas con discapacidad “no está en buen estado de limpieza ni conservación”. No todo es malo en Berria. En el lado opuesto, “el servicio de socorrismo es muy bueno, y el sistema dunar está muy bien conservado”, afirman desde la organización, que apuntan la contradicción de conservar el sistema dunar y recuperar algunas especies con perros libres por la playa.

Todo esto ha llevado a que Santoña ya no tenga la Bandera Azul y Cantabria se quede con 10. Sobre la posibilidad de que recuperarla el próximo verano, la Asociación apunta que “no hay periodo de sanción”, por lo que podría conseguirse, pero “el Ayuntamiento tendría que dar un giro de 180 grados”, algo que no siempre es posible y que, en este caso, exigiría un cambio de políticas en materia del acceso de los perros a las playas en horario de baño y una mejora en las instalaciones y los servicios para las personas con discapacidad.

CRITERIOS

Las playas con Banderas Azules deben cumplir una serie de criterios en diferentes ámbitos. Así, en materia de información y educación ambiental, los arenales deben contar con paneles con información sobre la playa, los ecosistemas litorales y, en su caso, sobre espacios naturales protegidos próximos, junto con un código de conducta para estos espacios. Además, el municipio debe organizar al menos cinco actividades de educación ambiental al año.

Respecto a la calidad del agua, durante la temporada de baños anterior debió ser excelente en todos sus puntos de muestreo, conforme a la Directiva de Calidad de Aguas de Baño. Adicionalmente, debe cumplir la Directiva de Tratamiento de Aguas Residuales Urbanas.

La Bandera Azul también reconoce la gestión ambiental de estos espacios naturales. La playa debe cumplir con la legislación ambiental, en especial la Ley de Costas, y debe estar limpia y disponer de una adecuada gestión de residuos, incluyendo la recogida selectiva de envases, papel, vidrio, etc.

Asimismo, debe contar con baños públicos. Las playas urbanas y/o al menos una de las playas Bandera Azul del municipio, deben contar con uno adaptado para personas con discapacidad.

Por último, en el ámbito de seguridad y servicios, las playas deben tener accesos fáciles y seguros. Además, las playas urbanas deben ser accesibles para personas con discapacidad. También debe existir un equipo de primeros auxilios, así como un adecuado equipo humano y material de socorrismo.

Comentarios