jueves. 25.04.2024

La plantilla de Aspla, que ha comenzado este lunes su tercera semana de huelga, ve "factible" reducir algunas de sus pretensiones para desbloquear la negociación del convenio colectivo, aunque no renunciará al incremento salarial del IPC real.

Así lo ha asegurado esta tarde el presidente del comité de empresa (SITA-USO, Sindicato Unitario de Cantabria, CCOO y UGT) Álvaro Fernández, en declaraciones a los medios de comunicación durante la concentración frente al Parlamento regional, a la que se ha acercado el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, que les ha trasladado "su apoyo".

Así, decenas de trabajadores se han concentrado a las 15:00 horas frente a la Cámara, una hora antes del comienzo del Pleno, y han vuelto a reclamar un convenio digno que en los tres años de vigencia contemple incrementos del 3,3%, 3,4% y 3,5%, respectivamente; además de una cláusula de revisión del IPC real para el primer año, IPC real más 0,2 puntos para el segundo e IPC real más 0,4 puntos para el tercero.

También solicitan el pago de un plus por domingo trabajado que al final de los tres años suponga el 100% de un festivo y fijar el valor del plus de noche en 22 euros.

 

Fernández ha destacado los ánimos que están recibiendo los trabajadores de Aspla por parte de los políticos y ha recordado que esta tarde se reunirá el comité de empresa para abordar la situación, y mañana volverá a haber una manifestación de nuevo en Torrelavega a las 18.00 horas, que partirá desde la Plaza Roja.

"Vamos a analizar cómo está siendo el desarrollo de la huelga, que desde luego, como podéis comprobar está siendo un éxito, y a partir de ahí seguiremos con las movilizaciones que estamos planteando", ha manifestado Fernández, quien ha avanzado que en esta reunión se "tocarán" algunos de los flecos para seguir con la negociación y "desatascar" la situación.

Tras una propuesta de la empresa que considera "irrisoria" y que "no vale ni de lejos", la plantilla de Aspla ve "factible" reducir algunas de las pretensiones para desbloquear la negociación, aunque sin renunciar al incremento salarial del IPC real.

Fernández se ha quejado también del trato laboral de la empresa en cuanto a la organización de los turnos o las condiciones de los trabajadores de la fabrica de Reocín, que "tienen unos desplazamientos de medio kilómetro desde que dejan el coche hasta que llegan a su punto de trabajo" y no pueden protegerse cuando hay mal tiempo.

"Después de 16 días seguimos sin movimiento, no hemos tenido ningún otro tipo de contacto más que para si acaso fijar algún servicio mínimo puntual que ha hecho falta, pero vamos, la factoría sigue parada al cien por cien, los compañeros están animados y convencidos de que después de 16 días esto tiene que seguir para adelante si no le pone una solución la empresa", ha concluido Fernández, que considera "admirable" el apoyo del 100% la plantilla. 

La plantilla de Aspla, dispuesta a reducir algunas de las pretensiones pero sin...
Comentarios