martes. 09.08.2022

Nuestra región autónoma es famosa por lugares icónicos como las Cuevas de Altamira, el Palacio de la Magdalena, e incluso por la vida nocturna de Santander, donde podemos encontrar discotecas y casinos, pero ya que podemos jugar por internet en páginas como https://casinochase.com/, al recorrer Cantabria podríamos hacerlo descubriendo la historia pre-cristiana y su increíble mitología.

Se denomina mitología cántabra al conjunto de creencias, leyendas e historias del antiguo pueblo cántabro. Este universo mítico estaba poblado por dioses y criaturas que habitaban las montañas, bosques y ríos de Cantabria. Hoy en día, algunos de estos mitos han resucitado a través de hallazgos arqueológicos como las estelas cántabras. ¡Conoce 5 datos, curiosidades y personajes de nuestra mitología!

1. INFLUENCIAS ROMANAS Y CELTAS

La mitología de los cántabros acabó diluyéndose, con las creencias celtas y romanas, algunos significados originales se han perdido paulatinamente.

La adopción del cristianismo absorbió o puso fin posteriormente a las prácticas paganas de la mitología cántabra, celta y romana, dando lugar a cierto sincretismo.

También hay similitudes con otras creencias paganas ibérica, como a la asturiana y gallega, que también tuvieron una enorme influencia y origen celta, así como a la mitología de los vascos.

2. DEIDADES

El culto cántabro a los dioses protectores fue absorbido por la religión romana, cuando estos llegaron al norte de la península ibérica.

La Estela cántabra de Barros, por ejemplo, indica un dios solar adorado por los cántabros. Las hogueras de San Juan, que se celebran el 24 de junio, pueden ser otro ejemplo. Una escultura de bronce descubierta en Camargo, representa una figura masculina asociada al sol que fue absorbida por su homólogo romano, el dios Júpiter.

Lo mismo pasó con su dios de los mares y su dios de la guerra, los cuales fueron sincretizados por los cultos romanos de Neptuno y Marte respectivamente.

3. LAS ESTELAS CÁNTABRAS

Las estelas cántabras son monolitos de piedra, en forma disco, que vienen en diversos tamaños. Sus orígenes se remontan a los últimos siglos, antes de la llegada de los romanos a Cantabria. La mayoría presentan triskeles, espirales, hélices, cruces, esvásticas, triskeles, guerreros y alusiones funerarias de la época prerromana.

La Estela de Barros, la más famosa, es de piedra caliza y se descubrió en el municipio de Los Corrales de Buelna. Esta estela forma parte del escudo actual de Cantabria. Se le asocia directamente al culto del sol que existió en la antiguedad en esta provincia española, debido a su forma y a sus representaciones solares.

Su gran tamaño la distingue de las estelas más pequeñas, encontradas en otras zonas del norte de España. Sin embargo, podemos encontrar otra enorme piedra rota, un poco más grande, en el Parque de las Estelas.

4. LOS OJÁNCANUS Y LAS OJÁNCANAS

El Ojáncanu es una criatura cíclope de la mitología cántabra, que encarna la crueldad. Tiene la apariencia de un gran hombre de entre 3 y 4 metros de altura con una fuerza sobrehumana. Luce una larga melena pelirroja y una cantidad igual de vello facial, ambos casi llegando al suelo, con un temperamento muy salvaje y bestial. Dicen que arrancar el único pelo blanco que se encuentra en su descuidada barba es la única forma para matar a un Ojancánu.

También existen el género femenino en esta raza y son aún más temibles, pues se dice que solo comen carne cruda y preferiblemente de niños. La diferencia más evidente es que aunque las hembras (Ojáncana) son similares a los machos no tienen barba. Ellas tienen pechos largos y colgantes que llegan al suelo. De hecho, llevan los pechos a la espalda para poder correr.

Lo singular de estas extrañas especies ciclópeas es cómo se reproducen. Cuando un Ojancanu viejo muere, sus parientes lo desmiembran y sacan sus entrañas, luego entierran el cuerpo bajo un roble o un tejo, naciendo así eventualmente un ojáncanu nuevo.

Aterradores, ¿no? Sin embargo, cuenta la leyenda que hay unos seres que pueden vencerlos y por lo tanto les temen...

5. LAS ANJANAS

Las anjanas son las bondadosas hadas cántabras, generosas y protectoras de todas las personas, según la mayoría de las historias, además son las únicas que pueden vencer a los ojácanus.

Su representación en el folclore cántabro es comparable a la de las lamias de la antigua mitología griega, pero también a las janas de Asturias, las mouras de los gallegos y a las lamias de la mitología vasca; además, hablando de Euskadi, a las anjanas también se le relaciona a la diosa Mari de ellos.

Según el folclore, se reúnen en los páramos por la noche durante el equinoccio de primavera y bailan hasta el amanecer, cogidos de la mano y soltando rosas. Quien consiga encontrar una rosa con pétalos morados, verdes, azules o dorados será feliz por el resto de su vida.

Por otro lado, debido a su asociación con la fertilidad y la abundancia, podría sernos útil tenerlas en mente mientras buscamos donde jugar online en páginas como casinochase.

CONCLUSIÓN

Si bien Cantabria es un hermoso lugar donde se mezcla lo tradicional y antiguo de los castillos con lo moderno de las discotecas y casinos, conocer los orígenes paganos de esta región española es muy enriquecedor y nos da una idea de dónde venimos, sobre todo por tener una historia tan interesante.

Comentarios