viernes. 24.05.2024

Seguro que buena parte de los cántabros han estado en alguno de estos parajes únicos de la región, pero, ¿lo han hecho en otoño? Según la revista especializada National Geographic, hay siete rincones en Cantabria que multiplican su belleza en otoño, por lo que visitarlos en esta época es la mejor opción. 

LAS MARISMAS DE SANTOÑA, VICTORIA Y JOYEL

Es un espacio natural protegido constituido por el estuario que forma el río Asón y las marismas de Victoria y Joyel. Este conjunto de humedales es el de mayor importancia, en lo que a aves acuáticas se refiere, del norte de España, llegando a tener referencia de hasta 130 especies distintas, lo que lo convierte en el lugar perfecto para la observación de aves, especialmente en otoño.

HAYEDO DE LA ZAMINA

En el corazón de los Valles Pasiegos el otoño es más otoño si cabe. Su naturaleza resalta con un brillo especial como lo hace el hayedo de La Zamina, de los pocos que crecen sobre un sustrato calcáreo.

BOSQUE DE SECUOYAS

Las Secuoyas del Monte Cabezón son un Espacio Natural Protegido de Cantabria, declarado Monumento Natural, e incluido en la Red de Espacios Naturales Protegidos de Cantabria. Hoy en día persisten en las 2,5 hectáreas, 848 ejemplares de esta especie, con una altura media de 36 metros y un perímetro medio de 1,6 metros, así como 25 pies de Pinus radiata. Sin embargo, los "graves daños" del bosque de secuoyas único en Europa ha obligado a intervenir a Gobierno y Ayuntamiento, por lo que se pide que se visite con responsabilidad.

MONTE HOZARCO Y EL MIRADOR DE SANTA CATALINA

En pleno corazón del municipio de Peñarrubia se encuentra el Monte Hozarco con su Senda Mitológica “Las criaturas del Monte Hozarco”, lleno de personajes mágicos, representativos de la cultura tradicional cántabra. Y como broche final a este paseo otoñal por el bosque, se pueden contemplar las mejores vistas del desfiladero de La Hermida desde el mirador de Santa Catalina.

VALLE DEL NANSA

El valle del Nansa es otro de los lugares cántabros que destaca National Geographic este otoño ya que su riqueza paisajística torna a tonalidades y un brillo especial.

PARQUE NATURAL SAJA-BESAYA

El Parque Natural incluye algunos de los mejores bosques de Cantabria, refugio de una valiosa fauna entre las que destacan ciervos, corzos, jabalíes, lobos, rebecos, diversas rapaces, algún oso pardo de forma ocasional, etc., sobresaliendo el Parque Natural por albergar los cantaderos de urogallo más orientales de la Cordillera Cantábrica. Las excursiones y travesías de media montaña en otoño por este parque natural son únicas. 

PARQUE NATURAL DE LOS COLLADOS DEL ASÓN

Localizado en Soba, es un lugar excepcional en el que poder disfrutar de la belleza de paisajes de todo tipo, de la importancia del modelado kárstico, del descubrimiento de importantes cimas cántabras y de una gran variedad de ecosistemas, flora y fauna. Desde la revista especializada destacan su colorido excepcional en esta época del año.
 

Siete paisajes cántabros que lucen más bellos que nunca en otoño, según National...
Comentarios