martes 24/5/22

Un profesor de la Universidad de Cantabria (UC) ha denunciado ante los tribunales al Rector, Ángel Pazos, y el Vicerrector de Profesorado, Ernesto Anabitarte, por presunta prevaricación en la asignación de una plaza de Profesor Contratado Doctor (que es personal laboral indefinido en la Universidad). La denuncia es una ampliación de otra previa por el mismo presunto delito dirigida contra varios profesores y cargos universitarios, y que se solicitará al juez de instrucción de Santander.

Las bases de esa convocatoria fueron impugnadas el 3 de febrero por este catedrático al considerarlas “ilegales”

En concreto, según ha explicado este profesor a eldiariocantabria.es, el pasado 1 de abril el Rector de la UC presuntamente cometió la prevaricación, a su juicio “de forma flagrante”, con una resolución que califica de “injusta” al excluir del concurso público de la plaza a este profesor, catedrático de Historia Medieval, “por motivos peregrinos”. Como ha señalado el profesor a este medio, “esta manera de proceder con las plazas públicas no es nueva”, añadiendo que “ahora se ha producido” con esta, “pero ocurre con todas las demás”.

Los hechos se remontan a septiembre de 2021, cuando este docente ya hizo pública su denuncia contra estos profesores y cargos de la UC que actualmente está en el juzgado de instrucción de Santander, y de la que se hizo eco este medio. Dicha denuncia, como señala el propio docente, “no paralizó” que la Universidad continuara con el proceso de adjudicación de la plaza y aprobara la convocatoria, que se publicó en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC) el pasado 10 de enero.

Las bases de esa convocatoria fueron impugnadas el 3 de febrero por este catedrático al considerarlas “ilegales”. Ante esto, el proceso se paralizó el día 9 del mismo mes, pero el 31 de marzo el Rector publicaba la resolución por la que se aprobaba la lista provisional de admitidos y excluidos a este concurso público. Según el denunciante, Pazos le excluyó de la lista de candidatos “no porque incumpla los requisitos”, sino porque “de concurrir un catedrático estaría perjudicando a los otros aspirantes”.

La denuncia del docente señala que el único admitido en esa resolución es “el candidato para quien se pergeñó la plaza, y para quien se ha preparado todo esto desde el principio”. A juicio de este catedrático, los motivos por los que se han excluido a los otros dos candidatos son “peregrinos”, y en el caso del propio denunciante, según explica, “los motivos son que puede perjudicar a los otros”.

“Claramente, es un delito de prevaricación administrativa y de abuso de poder”, explica el denunciante, que califica lo ocurrido como un “caso de nepotismo” ya que “se estarían pagando favores” a algunos cargos dentro de la UC vinculados al candidato elegido. Asimismo, critica la “exclusión definitiva” del catedrático “ignorando que las bases” dan un “plazo de diez días a los candidatos para recurrir su exclusión, causando con ello una total indefensión”.

Para el denunciante, “estamos en el enésimo acto en el devenir de los ilícitos cometidos en torno a esta plaza”, y asegura que su denuncia la ha puesto en conocimiento del presidente del Gobierno, Miguel Ángel Revilla, y del director general de Universidades, cuya respuesta fue que “se trata de una cuestión que compete resolver a la Universidad de Cantabria”.

La denuncia ha llegado también al presidente del Consejo Social de la Universidad y el Defensor Universitario, según relata a este medio, así como a los grupos políticos en el Parlamento de Cantabria e, incluso, a la Fiscalía europea.

Comentarios