jueves. 29.02.2024

La delegada del Gobierno en Cantabria, Eugenia Gómez de Diego, ha reconocido que la muerte de una mujer en Castro Urdiales, en la que estarían involucrados sus dos hijos menores, es "un golpe devastador" para la comunidad autónoma.

Y la detención de uno de los presuntos responsables, de 15 años, y la identificación del otro, de tan solo 13 -y que es inimputable al tener menos de catorce- "nos enfrenta a la dura realidad de la implicación de menores en actos de extrema gravedad".

Así lo ha manifestado Gómez de Diego este jueves en una declaración institucional en la sede de la Delegación del Gobierno, en Santander, en la que ha estado acompañada del teniente coronel de la Guardia Civil, Juan Martínez Ros.

En su comparecencia, la representante del Gobierno de España en Cantabria ha expresado su más sentido pésame a la familia y amigos de la víctima, de 48 años y vecina de Castro Urdiales, que apareció con signos de violencia y amordazada dentro de un vehículo, "en este momento tan duro". "La pérdida de una vida de esta manera es un golpe devastador para la comunidad y nos unimos en solidaridad para ofrecer nuestro apoyo en estos momentos difíciles", ha expresado.

"En estos momentos, nuestros pensamientos están con la familia de la víctima, pero también con los jóvenes involucrados, quienes, independientemente de sus acciones, necesitan apoyo y orientación para enfrentar las consecuencias de sus actos", ha agregado Gómez de Diego.

Por ahora, el chico de 13 años ha ingresado en un centro de protección de menores, por indicación de la Fiscalía de Menores, a cuya disposición está su hermano, de 15, al que se considera presunto autor de los hechos y que sí sería imputable, a diferencia del anterior.

HECHOS

El cuerpo sin vida de su madre adoptiva apareció sobre las 20:45 horas del miércoles con signos de violencia y amordazada dentro de un coche en la calle Monte Cerredo de Castro.

Sus hijos se encontraban en paradero desconocido, pero se desplegó un dispositivo de búsqueda y fueron localizados de madrugada, sobre las 2:00 horas en el parque Cotolino de la localidad La Guardia Civil detuvo al mayor de ellos, como investigado por lo sucedido, ya que el más pequeño es inimputable al tener menos de catorce años.

Ambos pasaron a disposición de la Fiscalía de Menores de Cantabria y por ahora no constan denuncias previas que tuvieran relación con lo ocurrido. Desde un principio se descartó que fuera un caso de violencia de género. La investigación sigue abierta.

“Lo de Castro nos enfrenta a la dura realidad de la implicación de menores en actos de...
Comentarios