martes. 06.12.2022

El 25N y las consecuencias de un falso progresismo

El  25 de noviembre, Día Internacional de la Violencia contra las Mujeres, sigue siendo un día para no festejar y celebrar. No tenemos ningún motivo para hacerlo mientras las  cifras nos sigan mostrando la dramática realidad de una tara social que no cesa. En lo que va de este año 2022, 38 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o ex parejas y 19 han sido víctimas de feminicidios fuera de ese ámbito.

Un año más, desearíamos que no fuera necesario que miles personas salgan a las calles en memoria de todas las mujeres asesinadas en 2022 y las que lo fueron anteriormente -1.168 mujeres desde 2003-, en el nombre de todas aquellas que viven una muerte en vida, mujeres invisibilizadas que sufren violencia de género ocultas en su entorno vital; y para gritar que las mujeres no queremos que nos asesinen  por el hecho de serlo; que queremos vivir libres y en igualdad. Sin  duda, con ello, estaremos contribuyendo a un gran cambio social que permita romper con el círculo de la violencia en sus múltiples formas; tejer redes de acompañamiento y escucha para que las mujeres sepan que no están solas; reforzar los apoyos y recursos a las víctimas para que puedan romper con el círculo de la violencia.

Pedro Sánchez y su Gobierno demuestran la frivolidad de gobernar a golpe de slogan y pancarta

Desde el Partido Popular siempre hemos impulsado medidas efectivas encaminadas a terminar con esta lacra y dotar de mayor protección a las víctimas. Así́, cabe recordar que fue un Gobierno del PP quien puso en marcha los primeros planes contra la violencia de género, el Estatuto de la Víctima del Delito, la Ley de Infancia y Adolescencia y también la prisión permanente revisable.

Asimismo, fuimos los impulsores del Pacto de Estado contra la Violencia de Genero, lo que supuso un hito histórico tanto por las medidas recogidas en el mismo como en el presupuesto destinado a su puesta en marcha. Un Pacto de Estado que representa. sin duda alguna,  el mayor compromiso de la sociedad contra la violencia de género

Pero este año 2022 hay hechos que marcan un cambio cualitativo, un antes y un después en la lucha contra la violencia machista y en la caracterización del presidente del Gobierno de España y su Gobierno. Con la aprobación política y aplicación de la Ley de Garantía de Libertad Sexual conocida como ley del “sí es sí”, Pedro Sánchez y su Gobierno demuestran la frivolidad de gobernar a golpe de slogan y pancarta; desde el desconocimiento básico de  la gestión y el funcionamiento de nuestro Estado de Derecho y desde la soberbia de no escuchar a los expertos y no saber reconocer los errores.

La nueva norma ha desnudado, una vez más, las carencias de un presidente y de su Gobierno que decidió seguir adelante con la tramitación de una ley pese a conocer sus  deficiencias  y acabó aprobándola.

Sin una rectificación oficial de las deficiencias técnicas de un engendro legislativo que garantiza la reducción de condenas y la excarcelación de agresores sexuales, se consumará el mayor retroceso de la lucha feminista por parte del mismo Gobierno que más prometía en la historia de España en materia de feminismo.

Este 25 de noviembre exigimos, además, la rectificación y asunción de responsabilidades por parte del Gobierno de España

Desde el Partido Popular seguiremos reclamando, los cambios legislativos que sean necesarios para ampliar la protección de las víctimas y sus hijas e hijos y  la correcta aplicación de las medidas urgentes para el desarrollo del Pacto de Estado contra la violencia de género. Pero este 25 de noviembre exigimos, además, la rectificación y asunción de responsabilidades por parte del Gobierno de España con respecto a la ley de Libertad Sexual, para que sus resultados, ya nefastos, no lo sigan siendo en el futuro. Se lo debemos a las víctimas que tienen sobradas razones para sentirse traicionadas y estafadas por los perjuicios que esta norma les provoca a ellas y por extensión al conjunto de la sociedad.

Una nación honorable no puede seguir gobernada a golpe de tuits por quienes desde un falso progresismo claudican de forma permanente ante quienes anteponen los intereses partidistas por encima de los intereses generales de España y los españoles.

Necesitamos leyes que realmente protejan a las mujeres. El Gobierno de España debe reaccionar y rectificar ante el dantesco espectáculo de ver a  decenas de los peores delincuentes sexuales favorecidos con los beneficios inesperados en la condena e incluso excarcelados en  la calle. Desde el Partido Popular  mantenemos la esperanza de que quienes ahora miran hacia otro lado se pregunten en el futuro, indignados, cómo pudo pasar. Aún es tiempo de rectificar y desde la unidad de todas las fuerzas políticas proclamar unánimemente: NO en nuestro nombre.

El 25N y las consecuencias de un falso progresismo
Comentarios