sábado. 24.02.2024

El Día Internacional de las Personas Mayores y el edadismo

La esperanza de vida aumenta de década en década y actualmente se sitúa en una media de 83,5 años. Estos datos reflejan una situación que ya está aquí y que supone un reto de primera magnitud

El otro día 1 de octubre ha sido el Día Internacional de las Personas Mayores, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) define el edadismo como “los estereotipos, los prejuicios y la discriminación contra las personas debido a su edad”. Es un problema grave y generalizado de derechos humanos, a la vez que un problema de salud pública.

Debido al proceso de envejecimiento de la población en todo el mundo, cada vez afecta a más personas, y supone un obstáculo importante para la formulación de políticas eficaces relativas al envejecimiento saludable.

La discriminación por edad contra las personas mayores se manifiesta en todas las áreas de la sociedad

El envejecimiento de la población en nuestro país continúa aumentando, siguiendo una tendencia iniciada en el año 2000 que ahora consigue un nuevo récord; ya hay 8,6 millones de personas mayores de 65 años en España, la cifra más alta registrada en décadas. La cifra de mayores supera ya a la de menores de 16 años.

En 2030 el 30% de la población española tendrá más de 65 años.

La esperanza de vida aumenta de década en década y actualmente se sitúa en una media de 83,5 años. Estos datos reflejan una situación que ya está aquí y que supone un reto de primera magnitud.

Desde la Red Estatal de Mayores Vecinales nos tomamos muy en serio esta situación y queremos implicarnos activamente en la sensibilización y resolución de esta situación.

La discriminación por edad contra las personas mayores se manifiesta en todas las áreas de la sociedad, como son: La atención de la salud y la acción social. El empleo y los procesos de jubilación y de despido. Los medios de comunicación, donde las personas mayores están a menudo infrarrepresentadas. El sistema financiero y la banca. La burocracia de tramites digitales en ayuntamientos y gobiernos autonómicos. El ordenamiento jurídico. La movilidad accesibilidad.

Además, las consecuencias de esta discriminación son devastadoras y conllevan importantes efectos en la salud a nivel físico, psicológico y social: depresión, baja autoestima, ansiedad aislamiento social, inseguridad, soledad, sentimientos de insuficiencia, inutilidad y dependencia, pérdida de calidad de vida e incluso disminución de la esperanza de vida.

No se puede consentir que se estén realizando estas prácticas discriminatorias y es urgente actuar para luchar contra el edadismo

La discriminación por edad está muy relacionada con la soledad no deseada, un problema silencioso que afecta cada vez a más personas en España, en Europa y en el mundo. Supone una fuente de sufrimiento para las personas y limita su derecho de participación en la sociedad; tiene consecuencias negativas para la salud y el bienestar y en consecuencia conlleva unos costes sociales y económicos muy importantes. Por ello, la lucha contra la soledad debe ser también un reto para la administración.

No se puede consentir que se estén realizando estas prácticas discriminatorias y es urgente actuar para luchar contra el edadismo. Las redes vecinales y el movimiento asociativo son de gran importancia para luchar contra este tipo de discriminación, pero si los poderes públicos no se implican y toman medidas, seguirá aumentando el problema.

Desde FECAV y la Red Estatal de Mayores Vecinales exigimos que la sociedad conozca la escala del problema, tal como recomienda la OMS, y por ello reclamamos que se vigile y rastree el edadismo en diversas instituciones clave (salud, asistencia social, sistema legal, laboral y financiero) para poder poner soluciones. Que se utilicen los instrumentos necesarios para medir los diferentes tipos y dimensiones de esta discriminación, así como las tendencias del edadismo, incluido el auto infringido. Que los poderes públicos se pongan de acuerdo en un tema tan importante como este para poder llevar a cabo medidas conjuntas y transversales. Las intervenciones deben contemplar la perspectiva de género y la perspectiva racial, ya que el edadismo suele ir acompañado de otras formas de discriminación, como el racismo o el sexismo. Educar y sensibilizar a la población para la no discriminación por edad. Es vital que se corrijan comportamientos discriminatorios y se eduque para el respeto y la inclusión.

Las personas mayores son personas sabias, con experiencia y su contribución a la sociedad es muy útil y valiosa.

Por los mismos derechos a cualquier edad, trabajamos por una convivencia intergeneracional en igualdad.

El Día Internacional de las Personas Mayores y el edadismo
Comentarios