jueves. 07.07.2022

Torlavega, l'agunía del buchinchi

Por anguna razón que desconozo, los purtuguesis tienin fama de prisumir muchu; lo ciertu es que los que llevo cunucíos son genti mui humildi.

Urbanismu Mad-Max en Torlavega Urbanismu Mad-Max en Torlavega

Gracias a lo bien que lo jacin pulíticos y empresarios a la hora de jacelo mal, y de lo mal que lo jacin a la hora de jacelo bien, la genti de Torlavega treminó pensando que lo natural es vivir cumu ratas de cantarilla. Pa una rata de cantarilla, la cantarilla es un "entornu urbanu"; Torlavega es la parti d'arriba de la cantarilla, n'un cunjuntu armoniosu cumu pocos.

Indo a lo pusitivu, debemos dicir que masque paeza impusibli, Torlavega jue jaz un siglu un sitiu guapu. Era daquella un pueblu de casas montañesas, con árbulis, arrudiáu de otros colos que comparciaba la vega que tiempu atrás daba llamatu al valli enteru, el Valli de La Vega.

Arricuerdo ber vistu la antigua Torlavega n'un retratu que había nel bar junta l'Ahuntamientu pol que pasaba entera la corporación municipal. Vistu el caminu que lleva el pueblu, tampocu creo que dingunu se aparara a pensar lo que pudía y dibía ber síu Torlavega, acomparáu col buchinchi espantosu nel que entá la siguin tresformando.

Jasta jaz pocu pensaba que Torlavega ya nu pudía ser mas feu

Por anguna razón que desconozo, los purtuguesis tienin fama de prisumir muchu; lo ciertu es que los que llevo cunucíos son genti mui humildi. Peru de ber síu ciertu que los purtuguesis jueran genti prisumíu, lo de llamar purtuguesis a la genti de Torlavega cuandu era "La ciudá del dólar" (filicito dipurtivamenti a quin lo inventara) tuvo gracia. Y es amás de graciosu bien traíu que abora haigan cunvirtíu a "La Ciudá del Dólar" en "La Ciudá de la Rupia".

Ahier istuvi dando un paséu por Torlavega. Jasta jaz pocu pensaba que Torlavega ya nu pudía ser mas feu, porque los del pueblu primeru que naidi debemos arreconocer que es mas feu que el Demoniu cuandu era chicu, feu fiísimu con gana, horrorosu.

Peru sí que puei ser mas feu entá, y tenemos unos puliticucos que generación trés generación, y degeneración trés degeneración, jacin que trebajan con isjuerzu y costancia por jacelo caa día, si lis dejan, otra güelta de tuerca mas feu. Y eso que la tuerca ya estaba preta. Asina, añu trés añu, ligislatura trés ligislatura, discurriatu trés discurriatu, Torlavega se distingui por ser un atentáu al gustu y un tormentu pa los sintíos.

Muchos visitantis que se atrevin a aparar, y mucha mas genti que pasa pola autuvía, dicin que la primer imprisión que ricibin de Torlavega es el jedor apestosu de las fábricas. Es curiosu que masque las fábricas acierrin u vaigan a piqui, y el pueblu esté al mínimu, el tufu mortal subriviva a plenu pulmón. Torlavega tien dos clasis de jedor aériu: la una es esa que paez cumu si las fábricas bieran dáu cola fórmula de la muñiga sintéticu; la otra es un olor secu de azufri que si te cueji bien cerca de la SNIACE, cumu me ucurrió a mí en dos ocasionis, causa picaña y apercolla la respiración. Naidi diz naa por eso, u polo menos tampocu se jezo gran cosa por remedialo, sacáu unas estacionis para midí-la contreminación que siempri dicían que l'airi estaba limpiu, inclusu cuandu la gentí acudía en trompa al hespital y los pájaros remanicían muertos ena jaula. Los naturalis paez que se jacierin a la idea de que matase es la única manera de vivir, con una fabrica ena que hui se trebaja pa pruducir trebaju.

Malos a rabiar a la hora de jacer un pocu mas verdi el mamotretu urbanísticu, pricuran dali el tiru de gracia, a lo pocu de verdi que queda

Ahier estrené el nuevu puenti, que está ya tan integráu ena desintegración del contornu que paez tan vieju cumu lo demás. Tuvi ocasión de veer el calci'l ríu, apretáu por rellenos enas dos urillas: l'unu es la escollera de la autuvía y l'otru el paséu que jacierin jaz años ena otra urilla, a juerza de bulldozer y de arrasar arbuláu. Recorrelu es pasar por un esvarciaeru de rueas, restos prásticos de la ganairía moernu, trozos sueltos d'esfaltu, jironis de la malla prásticu que pusierin pritindiendo aguantá-la tierra, cloacas güeltas a asigurar con cementu, plantas envasoras y árbulis tiraos u triscaos a la metá. El paséu, con miraoris eno altu pa quin quiera deleitase viendo prásticos, plumeros, l'autuvía colos sús ruíos y la estampa agónica y sucia de la fabricona, estaba arrancáu polas llenas, abora aceleraas, del ríu. Paez que naidi alvirtió de las consecuencias de ber encajaulu d'esa manera, u que si lo jezo, tampocu jacierin casu. Cerca'l puenti pusierin trastis de jacer ijirciciu d'esos que ponin abora pa los jubilaos, que se conoz que asina entri anjéu y jumu sulfuráu, caltienin músculu y muerin primeru por vía respiratoria. El puenti tien a caa estremu unos prásticos ajoracaos, y de los joracos salin unos rosalucos acolechaos que dan pena. Cuandu unu amira los rosalis jaciendo un isjuerzu por veer daqui cosa jermosa, el fondu de basura, naturaleza muertu, ruíu y airi podri jaz que pierda cualisquier asperanza.

El puenti nu es por casolidá: n'un nuevu isjuerzu por jacer pulítica facilonu y gulviendo a dir a polo verdi, l'Ahuntamientu tien emplantilláu un proyéutu eno que llamamos "El Patatal", que es, u dibiera ser, lo mas amejáu al arbuláu de ríu que hebo primeru, y que, calláu está dichu, está ahí por cuenta de la naturaleza, que no de pulíticos u de los empresarios que llevan por tras.

Malos a rabiar a la hora de jacer un pocu mas verdi el mamotretu urbanísticu, pricuran dali el tiru de gracia -gracia pocu-, a lo pocu de verdi que queda. Y pa incima, elevando l'apuesti pol discurriatu por veer quín la jaz mas gorda, mos vendin con urgullu "purtugués" y con cunsinas tan pampiruliegas cumu "torrelaveganízate" un parqui acuáticu que si una cosa deja bien clara, por si angunu pensaba otra cosa, es que los puliticos que mandan en Cantabria, tamién y especialmenti los que se dicin "regionalistas cántabros", tienin la cabeza en Valencia, Alicanti u Torremolinos si hablamos de sitiu, y si hablamos de tiempu, en 1950 u 1965, siguiendo el moelu Spain is different. Porque lo que es siguru, es que en amijora-l pueblu nu es eno que andan pensando.

Hai quin piensa que de murir, murir matando, peru Torlavega barruntando cerca la muerti tien privistu, de pasu, martirizase nel potru la turtura urbanísticu jasta que allegui el momentu. Virdugos pal casu tien de sobra.

Torlavega, l'agunía del buchinchi
Comentarios