sábado 28/5/22

Prioridais

Primeru, el Capital, dimpués el pulíticu, luegu el Ser humanu (que pruduz la lechi y que lo cunsumi), y ya l'ultimu las otras especiis.

Estrechando el cercu Estrechando el cercu

Dicin que el gran libru de la Hestoria, sempiternu, nunca deja d'iscribisi. Pienso que hai otru librucu mas discretu col que acontez lo mesmu, y es "Famosas frasucas de famosos presonajucos". Allá ondi la pulítica casa mas con una tabierna que con un parlamentu, estas frasucas pasan por sentencias de geniu, y surdin mas aminudu.

Estaba la pájara pinta sentaúca nel verdi limón, con el picu picaba la hoja, con la hoja picaba la flor; y tampocu pasó mayor cosa. Estaba el señor consejeru sentaúcu nel guapu sillón con idea de metese a Twitter, y metese tamién con Garzón; aquí sí que pasó, porque se apuntó a la moda de metese col ministru no polo que bía dichu, sino polo que a los sús inimigos lis biera gustáu que dijera, acordi colo que mijor lis biera pintáu pa ber criticaulu agustu. A vecis se dibi impidir que la verdá estropei una crítica, y al consejeru aquel día li apiticía la crítica.

La necesidá que se estaba atindiendo a juerza de comprar sementalis con dineru públicu era la de las fábricas de lechi

Asina que cumu quin deja una sentencia pala posteridá, el señor consejeru dijo que aquí en Cantabria la mayuría de la genti piensa que "antes es el ser humano que cualquier otra especie animal". Prioridais de la tabierna pulítica cántabra.

El casu que echo en falta que n'esi ordin de prioridais nu biera mentáu mas que dos cosas, porque con sólu otru sujetu nel cuncursu es fácil pal Ser humanu quedar primeru. Y sigún pintan, pintarin y pintarán las cosas, no siempri es tan cincillu.

Enos años 80 había otru consejeru con trazas de curuca -cuncidi que no era del partíu del de ésti de abora- que pagaba 25.000 pesetas por lobu muertu, ejemplu de cúmu Cantabria "gestionaba la convivencia" de lobu y ganairía. A la vez que pasaba eso, gastarin el dineru n'un toru semental que costó lo suyu. Polas dos razonis estaban contentos los ganaeros. Peru n'aquellos años, siguían abandonando l'uficiu. Se comprarin mas toros, padris de vacas mui lecheras que eran por contra muchu mas delicaas. Esas vacas eran mas propias pa estar amarraas n'una estabulacionona que pa andar sueltas polos praos pindios que jasta esi momentu pacían las otras. La nueva genética era la que cunvinía a quinis tinían una cuadrona en tierra llanu de La Marina. Asina que la necesidá que se estaba atindiendo a juerza de comprar sementalis con dineru públicu era la de las fábricas de lechi, que no las de quinis eran ganaeros entá n'esi momentu. Y hui es el día que los ganaeros de lechi, ya ni la décima parti de los que eran, se quejan de que las fábricas lo pagan al preciu de jaz 30 años. Peru el preciu ena tienda siguió subiendo. Prioridais: primeru, el Capital, dimpués el pulíticu, luegu el Ser humanu (que pruduz la lechi y que lo cunsumi), y ya l'ultimu las otras especiis.

La genti sigui marchando juera de la tierra porque de pueblos pa turistas de fin de semana andamos mijor que de pueblos enos que salir caralanti

Cuandu los ganaeros chicos, forzaos a tener mas ganáu pola competencia de los grandis, las desigencias de las fábricas y los proyeutos de los pulíticos, se vierin forzaos a quitá-las vacas, a esta güelta ya bían abiertu l'oju los pulíticos -cuncidirá u no que jueran del partíu del señor consejeru- junta una éliti de empresarios del ladrillu pa comprá-los praos a baju preciu y aluegu recalificalos. Hui es el día nel que la genti sigui marchando juera de la tierra porque de pueblos pa turistas de fin de semana andamos mijor que de pueblos enos que salir caralanti. Prioridais: primeru el Capital, aluegu los pulíticos, dimpués ya el Ser humanu ajogáu pola hipoteca u cugiendo la maleta, y ya l'ultimu las otras especiis.

Y la jugaa lis salió mal, peru cuandu el jefi del señor consejeru estaba a puntu de dejá-l gubiernu y dió primisu a campanos tapaos pal fracking, l'ordin de prioridais jue primeru el Capital, aluegu los pulíticos, dimpués el Ser humanu (que cuasi lo paga jugándosi la tierra, l'augua, la salú y el juturu) y por últimu las demás especiis. Debemos creer que el señor consejeru conoz al sú jefi, masque sea de tantos años que lleva esticáu a la sú espalda llevándoli el parauguas y las tijeras de inogurar carritirucas y okudencias.

Abora el sú partíu está mas verdi que dingunu, a juerza de prometeli a las empresas energéticas el terrenu de los montis de Cantabria, terrenu del cumún ondi paz el ganáu, brañas, brinizas, selis, midiajos, pa recunvirtilo en terrenu endustrial ensin beli priguntáu tan disiquiera a los vicinos y dueños, peru pusiendo por lanti a los acaldis del partíu. Prioridáis: primeru el Capital, aluegu, los puliticos, y ya a lo últimu, el Ser humanu, que vei usurpáu el sú terrenu pa regalalu a las empresas que li cobran la luz a preciu de oru. Y a lo últimu de too, pa si quier consolase viendo que otru anda pior, las demás especiis.

Y por si nu juera lo bastanti, abora el sú gubiernu saca una Lei del Suelu que es la Lei del Cementu peru con un llamatu menos descaráu, y ya tenemos a otra güelta el famosu ladrillazu que nel pasáu era malu peru polo vistu nel juturu será lo mijor de lo mijor. Prioridais: primeru el Capital, arréu los pulíticos, y ya a lo últimu, el Ser humanu, mui contentu de, polo menos, no estar detrás del lobu.

Prioridais. Y frasucas.

Comentarios