viernes. 03.02.2023

Ni tantu, ni tan dellu

El desastri nucliar de Chernobyl acuntició nel añu 1987. Cuatru años dimpués el desastri lu tuvo l'estáu soviéticu, probalmenti pola mesma razón que la central.

Cazaperu
Cazaperu

"El objetivo del comunismo es hacer un Hombre nuevo", mi dijerin de chicu. Daquella entá había un bloqui cumunista n'Europa.

Mos dijerin que tiníamos de veé-la serii, que era mui güinísima. Una serii atentu del desastri nucliar de Chernobyl. Dimos en veela.

Eno artísticu, mui guapa. Supierin dali a la música un airi nel que los estrumentos ritinglan cumu piezas viejas d'una maquinona que pica n'aviría, con un burbur sordu por tras que jaz impusibli aselar y suena a barruntu de lo que unu sabi que está pasando.

Capítulu a capítulu el guión pintaba dos tragedias que eran el cuerpu y alma de una.

Yo trataba de veer angún detalli del "Hombre nuevo". Lo que viía me arrecordaba mas al vieju Hombri convencional

La del cuerpu, era el desastri mecánicu que jezo, error tres error, que el reator atómicu se calentara jasta dirritise y aluegu arreventar saltando el techu, esparciendo un nublu rayativu que atapició Europa enteru.

La del ispíritu, que la idea de que dar nuticias al poder soviéticu de avancis y ésitos era necesariu pa medrar, mientras que dalas de erroris y faltas era desponese a un castigu cuasi eternu. Esi es el criteriu que manda enos erroris que llevarin al desastri de la central, y que arréu sigui mandando en tul procesu de tomá-las midías contra la rayación, proteger al pueblu, islá-la central, pisculizá-la cadena de fallos y julgar a los responsablis. Esi burbur de fondu cuntinuu que pinta la música ena serii aúni la idea del fallu mecánicu de la central cola idea del fallu del sistema soviéticu, ondi el miéu humanu al castigu del estáu es amejáu a una rayatividá que lo contremina too trespasando las paréis de la casa, el laboratoriu, la biblioteca, la uficina, el julgáu.

El desastri nucliar de Chernobyl acuntició nel añu 1987. Cuatru años dimpués el desastri lu tuvo l'estáu soviéticu, probalmenti pola mesma razón que la central.

Cuandu se estorregó el sistema cumunista de los paísis del esti, arréu escomencé a veer genti que vinía emigráu d'allá. Yo trataba de veer angún detalli del "Hombre nuevo". Lo que viía me arrecordaba mas al vieju Hombri convencional: hombronis de pelu curtu cumu sacaos d'un cuartel, del tipu de los canecos americanos colos que jugábamos de críos, "Geypermans" con tatuajis, jumando de cuntinuu, trazas de machu mui machu, bebeor pirdíu, paramilitar. El "Hombre nuevo" del cumunismu européu que viía y veo entá casaba perfeutu con cualisquier legionariu facista español de los años 60, valga la redundancia.

Peru güenu, nós vivimos n'esta otra parti d'Europa, y acá tiran la sú piedra y tienin otru arti d'escondé-la manu.

No somos cumunistas peru somos nucliaris, asina que tul mal de Chernobyl es el cumunismu, y lo nucliar ni se toca

Al final de la serii, el tarmáu se jaz mas pretu; la secuencia'l juiciu mos lleva a la idea de que el desastri estaba cantáu, mas tardi u mas trempanu, en Chernobyl u cualisquier otra central, porque el sistema soviéticu atapaba cualisquier informi negativu y ni la mesma genti que manejaba las centralis estaba al tantu de las situacionis que pudían llevar a un acidenti. Dihí la prisa por jacer la preba de siguranza en Chernobyl de la manera que juera, y la cunsicuencia del acidenti.

Será porque estoi jechu a ello, peru se mi jaz que los yanquis son los maestros del cini, y la serii me tuvo bien intrituvíu de principiu a fin.

Yo recordaba el tiempu en que el mí padri marchaba de cuándu en cuándu a trebajar a las centralis españolas, que sulían ser yanquis tamién, ya que él trebajaba a vecis con iquipos de yanquis de la plantilla de la Westinghouse. Centralis naa cumunistas ni soviéticas, entonz. Las primeras gorras de tipu yanqui que ví las trijo él a casa, col lugutipu de la Westinghouse, que era una W pintaa cumu si juera un átomu. A los obreros que cumu mi padri entraban a trebajar al reator de la central lis midían la rayatividá cola que entraban y salían, pa no desponese mas de lo dibíu -por contratu-.

El mí padri hablaba de que lis midían la cantidá de "renes" al entrar y salir del reator. Y lo dí por güenu jasta que ví que ena serii hablaban de Roentgens, y ya ví que eran lo mismu.

Dicin a la final del últimu capítulu con muchu aquél que masque el cárculu estimáu de vítimas mortalis es de milis, por cáncer enos años siguientis, l'estáu 'soviéticu' siguió dijendo que eran unos pocos los muertos, los que justu istuvierin pol reator el día l'isplutíu. N'esi momentu pensé que vistu que l'estáu soviéticu duró cuatru años mas, tampocu es un datu mui importantísimu, a no ser que mos quieran dejar caer que los de abora siguin siendo soviéticos.

Peru no sólu eran los "Roentgens" lo que no sonaba igual. En toa la serii, y mas entá nel últimu capítulu, cuandu nel juiciu a los responsablis el ciintíficu de la acusación desplica puntu por puntu cúmu ucurrió el desastri, siempri habla de la "reactividad" y nunca diz el castellanu "radiactividad". Priguntémi si en castellanu "reactividad" y "radiactividad" sirían lo mesmu. Y no, no lo son. "Reactividad" lo tien una sustancia que reaiciona con otru. Y "radiactividad" lo tien un elementu cumu l'Uraniu ensin necesidá de reaicionar con otru distintu. Polo tantu, los yanquis, maestros del cini, ocidentalis, no cumunistas, lo que jacían con esta serii tan intrituvía era rebajá-la la lechi de la enformación col augua de la cinsura. No cinsura cumunista, cinsura ocidental. No somos cumunistas peru somos nucliaris, asina que tul mal de Chernobyl es el cumunismu, y lo nucliar ni se toca jasta el puntu de si es pusibli -y amira que era inevitabli-, no nombralo, u si escasu no nombralo pol nombri que tien. Asina que sí, Chernobyl jue el mayor desastri nucliar de la Hestoria (sacáu las prebas y bombas atómicas de la maquinaria bélicu, claru, que tamién las jacemos nós pol bien de la Humanidá), peru bien se vei que una serii igual tocanti al acidenti de Harrisburg, que dañó la salú de las inocentis familias blancas y cristianas yanquis, no biera prosperáu el día que apresentaran el guión. Y es que nel ocidenti por abora blancu y cristianu, no hai que tener miéu del gubiernu soviéticu, peru de la mesma manera tampocu se debi dar disgustos a las energéticas, que paez ser que metin tantu miéu cumu la KGB, vistu lo vistu. Chernobyl no jue la última, y los siguientis acidentis ucurrierin nel 'mundu libri'. Sacái la enseñanza, entri cuentu y cuentu.

Ni tantu, ni tan dellu
Comentarios