lunes. 05.12.2022

La Leyenda Rosa

Celebramos los pasiúcos de Carlos V cumu cosa que diz quínis somos y de qué estamos jechos y del cántabru no se sabi naa ena Cunsijiría de Cultura.

Dos mijor que una
Dos mijor que una

Abuzando pola Redi mi allegan dellas sugerencias pa aunime a páginas que desplican la Hestoria. Y cumu cántabru escaldáu ya conozo no sólu que quin iscribi la Hestoria es el que venci; tamién que lo que no sal ena Hestoria es la hestoria del vincíu, que si lo jue es porque jue atacáu. Y tamién sé que aquí la Hestoria es la que mató a la cultura popular, sacándola del escenariu. Por eso celebramos los pasiúcos de Carlos V cumu cosa que diz quínis somos y de qué estamos jechos y del cántabru no se sabi naa ena Cunsijiría de Cultura.

Las muchas páginas hestóricas de la Redi que surdierin d'un tiempu acá suelin hablar de dos cosas. La una son las grandis figuras que España da a la Hestoria, la mayuría de la época mas imperial. La otra son las batallas que los españolis (u ejércitu de la Corona de Castilla, u de Castilla y Aragón) ganarin, siempri siendo menos que l'ejércitu contrariu, siempri con mas hiruísmu, cumprumisu y disciplina. Muchas páginas de interés hestóricu, que vienin a cuncidir en una cosa, casu por casu: Dicir España es dicir gloria y valor.

No anda España dendi jaz ya tiempu pordemás cumu pa prisumir de país adelantáu, y pior es que no paez que quiera adelantar, a la cola d'Europa

Y tamién dellas hablan de la "Leyenda Negra". Una leyenda que -dicin- surdi dibíu a la invidia que aquella España gloriosa espertó enas demás potencias. A España la muvían la gloria y l'hiruísmu, y a los demás la invidia. Y se conoz que los barcos que vinían cargaos de oru y plata era que recaudaban un impuistucu mínimu de caltenimientu por tantu isjuerzu en enseñali humanidais a los indios nativos y negros de importación.

Abora que tanta genti alucha contra la Leyenda Negra y se jaz unu col filantrupismu español, echo en falta esi ispíritu tan moernu y tan humanu. Los tataranietos de los hérois que ganaban batallas siendo la décima parti de genti que l'inimigu, abora cunquistan una isla con un rabañu de cabras, matan a palos y disparan a los negros que saltan una valla fruntiriza, se ceban colos menoris africanos, peru cuandu tienin un ciscu con Gibraltar escapan dijendo que los inglesis gastan balas de muchu calibri. U se ponin cumu patriotas a la contra de la libertá sexual, el sendicalismu, la proteición del contornu natural, la igualdá de la mujer u de la genti que vien a trebajar dendi juera. Es pocu heroicu, pocu valienti y pocu filantrópicu. Que eso lo apruebin quinis tantu rechazan la Leyenda Negra es cumu pocu pa amoscase. No anda España dendi jaz ya tiempu pordemás cumu pa prisumir de país adelantáu, y pior es que no paez que quiera adelantar, a la cola d'Europa. Caltien mijor que nunca el géneru de la picaresca, dendi l'últimu vicinu jasta la Corona. En toas esas publicacionis que ponderan lo humanista español se echa en falta a García Lorca, Miguel Hernández, Picasso, Clara Campoamor, u Antonio Machado, por dicir angunu. La España que conocemos sigui tuviendu muchu de negru, tantu que mas bien paez que lo que mos cuentan hui es una nueva Leyenda Rosa, un cuentu gloriosu peru ispíritu miserabli.

La Leyenda Rosa
Comentarios