miércoles. 29.05.2024

Cosas del cántabru: guardá-la distancia

El castellanu no es de Cantabria. No puei selo cuandu se emplea pa acabar col cántabru, por muchu que digan y ripitan que es un estrumentu de cunvivencia.

El juturu es abora
El juturu es abora

El cántabru es un pueblu asimiláu y escastáu, y por eso puei prisumir -siría lo únicu que li falta- de tener un compleju esclusivu, el compleju de cántabru.

De jovin, cumu tanta genti, tuvi el cántabru por un risiduu del pasáu, una cosa que muría por inútil. No li tuvi ascu porque era una parti del jimen de la genti de casa, parti de las reícis que tul mundu tien y debi conocer masque sea un pocu. Un mínimu de respetu, respetu vacíu, si que li tuvi.

El pueblu cántabru está tan asimiláu que inclusu -y justu- la genti que diz tener mas interés y mas celu en guardá-las custumbris es quin mas pricura no "pasase de cántabru"

Y évate que -dibía ser el añu 87 u 88- andaba nel festival de Cófreces y tocaba n'aquél momentu un cunjuntu asturianu. El hombri que apresentaba las cancionis de cuandu en cuandu dicía angun "ye" y anguna palabra treminaa n'U. Entonz, sigura de estar dijendo n'altu la idea de tul mundu, una moza del públicu gritó: "Hablad en castellano, que aquí estamos en Cantabria!!". Yo la cunucía y no era una fuita relambía ni una turista u siñurituca de capital, era del pueblu vicinu, y polas sús ideas pulíticas era lo que llamarían "progre", de las que sulían acudir a esa clas de festivalis y estar n'esi ambienti musical. Aquel gestu joscu contra aquellas palabras, muchas justu igualis que las que unu cumu yo y una cumu ella cunucíamos de uír a la genti de casa, dichu con aquel respi, me llevó a pensar que había una causa pindienti col habla del país, que siendo n'Asturias mutivu de urgullu en Cantabria lo era de vergüenza. Y jezo falta que aquella moza dijera aquello pa dami cuenta de que no, de que el castellanu no es de Cantabria. No puei selo cuandu se emplea pa acabar col cántabru, por muchu que digan y ripitan que es un estrumentu de cunvivencia. Aquí esa cunvivencia es el llamatu que el abusaor da al abusu. Si el cántabru juera "castellano a nuestra manera" estarían orgullosos, y no es el casu tampocu.

Al tiempu, estaba n'un bar del pueblu que siempri punía música folk, ondi se hablaba aminudu con afición de la cultura de los pueblos del mundu y tamién encarnaba esa clas de ambienti. Aquella nochi, un mozu de la mesma cuadrilla de aquella otra moza, clienti avezáu col que sulía hablar y  estudianti de filulugía llevaba un pocu mas de vinu que de custumbri y se echó calanti pa dicimi que eso del cántabru era una mintira, que no era una lengua, cumu quin asiñala l'elefanti ena sala. Li prigunté que si era entonz un dialeutu, por abajar un pocu la catiguría, y se conoz que pensó que si dicía que sí, miriciría encontoo un respetu que no tinía, asina que dijo que no, que tampocu. Y entonz , qué era el cántabru? Arrispundió dos cosas sigún lo que li priguntaba: la una que era castellanu antiguu, y la otra, que no era naa (porque se conoz que cunsideró tamién que un sitiu que conserva vivu naa menos que el castellanu antiguu tamién dibía jacer lo que aquí no se jaz en términos de conservación). Asina que lo importante pal filólogu "progre" no era que aquí tuviéramos cumu mínimu-mínimu un cunjuntu de hablas con dellas particularidais y con interés pa la sú disciplina, sino que se juera muriendo al mesmu rizmu y en pocu no quedara ni el recuerdu.

Entá mas acá, tamién dispués d'un cunciertu de folk, un músicu me quiso apresentar a un amigu suyu mui mitíu nel folklori cántabru que quiría hablar cumigu; li diji que claru, que sí, y pensaba que vinía amistosu, peru vinía echáu calanti y a puñu pretu, ispuestu a cantami las cuarenta. La razón era que yo rindiera cuentas porque li dijerin que era cosa mía lo de poner Pozu Jondu a un festival de folklori, y era una especii de insultu a los del pueblu que tien un sitiu con esi llamatu, y que en rialidá era "Pozo Jondo", ensin la U pueblirina. Se conoz que con "Jondo" enjamás pasó naa, porque suena andaluz. Peru es difícil que en Cantabria se caltenga la J ondi el castellanu lleva la H, y por embargu la U no tenga naa que veer; aquél pueblu siría una isla y un casu de puru raru impusibli. Lo que me llamó la atinción es que juera justu un paisanu que gustaba de la música y las cosas del país el que se ufindiera al pensar en un tiempu nel que la genti del sú pueblu dijera Pozu Jondu.

No comprendo quín puei acusalis de ser "demasiado cántabros" ni la pena que pesa sobri esi dilitu

"Navedo, Na-ve-do, Alto Na-ve-do nosotros al Altu Navéu, de toda la vida le llamamos Al-to Na-ve-do", una cosa asina mi soltó ensin dasi cuenta un paisanu a una güelta que andaba yo pisculizando los llamatos del Dobra.

Hui es el día que cualisquier trebaju etnográficu iscritu por genti que se supón que quier dar a conocé-lo auténticu de Cantabria sigui hablando del "palancO", de "rayar el palO"; u del "picO", el "papO" y el "tarugO" de las abarcas; partis de la cabaña pasiega son el "payO", el "goterEal", el "TranquerO", el "cuvíO", el "esconzaDO", el "aguatijO", el "tillO", el "colgaDizO", el "cabriO FoRasterO", o el "bodEgO".  Si queremos saber del antruíu u las vijaneras, nunca faltará un "antruíDO" u "andruíDO", un "zarramacO", un "osO" y un "amO", un "ZarramasquerO", u el "cesterO". La resobaa mitulugía sellenca luz, finu cumu él solu, al "ojáncanO", y tamién al "musgosO", al "trastOlillO", el "TentirujO", el "EnanucO del BígarO", y angún otru del pelu.

Y gulviendo a la música del país, naidi tan celosu de la tradición cumu esa genti que con muchísima gana de "transmitir nuestras raíces para que no se pierdan", buscando siempri rescatá-lo mas auténticu,  mos habla del baili "a lo pesaDO/pesaO, a lo "ligerO", a lo "altO" y a lo "bajO", de tocar el "pitO" y el "panderO"; que cuandu pusiendo tol cuidu del mundu en caltené-l traji típicu mijor documentáu y col patrimoniu mas verdaeru, mos hablan del "manteO", del "capillO", del "palO pintO", del "pañuelO", del "refajO" u del "cuévanO -cuínu, en verdá- niñErO".

El pueblu cántabru está tan asimiláu que inclusu -y justu- la genti que diz tener mas interés cintíficu en desvulgá-la tradición sigún es y mas celu en guardá-las custumbris col criteriu mas auténticu es quin mas pricura no "pasase de cántabru", guardá-la distancia con una cosa tan fundamental cumu es la lengua de cualisquier pueblu del mundu. Ahí se acaba el empeñu en caltené-lo auténticu y en ser metódicu. El güen cántabru moernu no debi paecelo.

Muchas vecis pienso ena razón que puein tener pa jacelo; si aman tantu cumu dicin las custumbris del país y el métodu seriu pa contalas al públicu, no comprendo de quín debin tener miéu. No comprendo quín puei acusalis de ser "demasiado cántabros" ni la pena que pesa sobri esi dilitu. Y no alcuentro mijor salía que pensar que a lo que temin de verdá es a que genti de otros sitios que lo primeru que caltienin es el idioma, lis prigunti que por qué hablan tan distintu de la genti que istudian, de la sú genti, que se priguntin por qué son tan escastaos. Y primeru de reconocer que lo son, ajuyin caralanti y niegan el cántabru.

Cosas del cántabru: guardá-la distancia
Comentarios