sábado. 04.02.2023

Cosas del cántabru: derechu de cunquista

Y aquí, que caltengamos lo propiu, tamién, col vistu güenu de los de casa.

Abriguna
Abriguna

Leo ensin sospresa que el partíu pulíticu Cantabristas alegó al proyéutu de Lei de Participación Ciudadanu col aquél de que garantici los derechos lingüísticos de la genti que emplea el cántabru, y que el Gubiernu de Cantabria arrispundíó que eso no vien al casu, porque ena Costitución Española no apaez nombráu Cantabria cumu cumunidá con una lengua propia. Tampocu queda nombráu Asturias, ni León, Ni Aragón, ni Estremaúra, que por embargu sí tienin normas de proteición enas sús leis, asina que lo que jaz el gubiernu cántabru es cuntinuar el trebaju de no jacer trebaju dingunu.

Amás, la Costitución Española señala nel artículu terceru que "La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección" y el cántabru, col llamatu de "Montañés", se conoz dendi jaz siglos y apaez mesmu enos libros de testu escolaris. El gubiernucu cántabru lei y no vei, u jaz lo too lo que puei pa no tener de jacer naa.

La reclamación del cántabru cumu patrimoniu a caltener (empleándolu nel habla y ena iscritura igual que jacemos col castellanu, que es la única manera) jezo dendi'l primer momentu que della genti saltara cumu si li bieran arrimáu un jierru alampando. Dicían hablar con urgullu el castellanu, lu tinían cumu la espresión mas alta de la sú cultura y alertaban de que juera a correr angún piligru nel juturu pola culpa'l cántabru, reclamando el sú derechu de castellanuhablantis.

El gubiernucu cántabru lei y no vei, u jaz lo too lo que puei pa no tener de jacer naa

A esta clas de genti se li ulvida que quinis estamos pol cántabru somos castellanuhablantis, y siéndolo tenemos los estrumentos pricisos pa acomparar y midir estas situacionis.
La lingüïstica ya upina cumu cencia, y no cumu primeru, jaz siglos, que jue jarramienta del poder pa asimilar a la genti. Hui cualisquier lingüísta con fundamentu no pon unas lenguas por cima de otras dijendo que son mijoris u pioris, peru antañu era lo que mas se jacía y entonz no por casolidá la única lengua que miricía respetu era siempri la que manejaban los artíficis del estáu, en caúnu d'ellos. Las que no miricían dingunu eran las de la genti aministráu, distintas de la del estáu. Tou un loti de mintiras estaba a la manu pa quitali pristigiu, ajidiendo a clasismu: hablar distintu al poder era cosa de genti brutu, que ajidía a istiércul, miserabli, atrasáu.

Por embargu, el pueblu cántabru d'esti tiempu demuestra el sú atrasu al upinar tocanti al cántabru, pusiéndolu cumu propiu de genti brutu, miserabli, atrasáu y que ajiedi a cuchu. Sigui cola upinión que aprindió jaz siglos, ena época que la lingüística era -cumu el restu de cencias- jarramienta del poder pa asimilar concencias. Lo que crei preba de la una cosa es lo que preba justu la contraria.

Yo hablo castellanu la mayor parti del tiempu. La lei garantiza que hablando castellanu seré intindíu y atindíu. Si ando por ciudá u pol pueblu hablando castellanu, no hai pega. Si hablo cántabru por ciudá surdin las caronas y a vecis las correicionis. Y si hablo con genti de pueblu, me ha allegáu a pasar tener que enclarar que no soi asturianu. Hablando cántabru no soi muchas vecis intindíu ni atindíu. Lo que dibía ser igual, no lo es.

Y aquí se vei que la idea de ser castellanuhablanti no es igual que la de ser cantabruhablanti. El castellanuhablanti se sinti con derechu de ser siempri atindíu en castellanu. Inclusu el que diz que el cántabru es típicu de aldeas pirdías, el día que va a una no jaz ni el mas mínimu isjuerzu por hablar al istilu del país. Es quin está allí el que tien que dase a él. Quinis dicin "no me hables así, que yo no soy de pueblo", cuandu hablan con unu de pueblu no se dan a hablar cumu él, sea nel pueblu u ena ciudá.

La mentalidá castellanuparlanti clásicu es asimétricu, y el derechu que d'ello sal es derechu de cunquista. 

Hablando cántabru no soi muchas vecis intindíu ni atindíu

El derechu castellanuhablanti que entá manda -no el míu, masque tamién lo sea- diz que a la entraa de Pandiyu tien de haber un letreru nel que ponga "Pandillo", que en l'Asprilla ponga "La Esprilla", y que La Jorcaa se llame "La Horcada" y jasta "La Forcada". Un derechu de cunquista nel que lo que no puei ser es que se respeti el llamatu uriginal ensin falsear, porque eso sinificaría atacá-l derechu de la genti castellanuhablanti. Mucho d'ello no estaría ispuestu ni tan disiquiera a veer un letreru nel que pusiera Pandiyu/Pandillo, L'Asprilla/La Esprilla u La Jorcaa/La Horcada. Maginemos abora que "por respetu al cántabru" y de la mesma manera que se jaz aquí castellanizando, pidiéramos que Toledo juera Toléu, y lo mismu n'otros sitios: Osornu, Arévalu, Majaajonda...qué tal? Igual de caprichosu que "La Esprilla", que no sinifica naa en castellanu, u "La Forcada", que no es ni castellanu. Allí lo virían cumu un insultu. Y aquí, que caltengamos lo propiu, tamién, col vistu güenu de los de casa.

Cosas del cántabru: derechu de cunquista
Comentarios