miércoles 1/12/21

De cántabru a raqueru

Los palabreros cántabros de moda andan a mediu caminu entri las palabras ligítimas peru pasaas pola cinsura castellana, y las del "Tocho cheli".

Acejal Acejal

Tien que veer la manera ena que, a juerza de primeru agachá-la cabeza y cumulgar con rueas de mulinu, los cántabros vamos arréu sacando pechu de lo que somos. U mijor, de lo que mos paez que queda bien dicir que somos ensin que el señor turista ibéricu se vaiga a sintir ufindíu.

Arricuerdo ber vistu de mozu aquél libru tituláu "Diccionario para uso de raqueros". Vinía a ser un palabreru cántabru castellanizáu, al usu moernu de la capital.

Y pienso entonz que ya daquella tinía de ber desistíu un palabreru cántabru general iscritu cumu debi ser, ensin maquillar de "modismo castellano". Y tamién pienso que una palabra de Cantabria, si quier ser amitía pol cántabru pruvincianu, acomplejáu y contentu de ber progresáu, tien de estar despojaa de eso que li suena tan mal -porque crei que a un siñuritu turista tamién li va a sentar mal-, que es la U cántabra. Por eso aceta bien dicir baza y no "taza del inodoro", u rabas en tal de "calamares a la romana", peru li cairía cumu una pedraa tener d'amitir cumu palabra propia calu, en tal de "calado", u pindiu en tal de "empinado", y de resultas enos palabreros aminorgaos que unu alcuentra en cualisquier biblioteca u ena redi vei siempri "calo" y "pindio". N'ellos, unu supón que a un gustu mui capitalinu, aminudu salin cumu hermanas palabras terreñas con otras propias del idioma caló u del habla de los presos, y junta baza u raba veeremos "gachí" u "flaman".

Cuandu yo era críu, raqueru era de las pioris cosas que li pudían llamar a unu

Asina que los palabreros cántabros de moda andan a mediu caminu entri las palabras ligítimas peru pasaas pola cinsura castellana, y las del "Tocho cheli", ésas sí, iscritas tal cual molas dejó n'herencia Ramoncín, que a esti pasu igual un día lu nombran responsabli de Cultura y Patrimoniu.

Cuandu yo era críu, raqueru era de las pioris cosas que li pudían llamar a unu, peru vistu al treviés de lo que los palabreros publican bien se vei que n'esta Cantabria tan avanzáa al momentu de prisumir de intidá, la genti siempri prifier l'urgullu de ser raqueru de casta a la vergüenza de paecer cántabru. La suerti de la lengua es el espeju de la del pueblu.

El muéstru urgullu es prudutu de la muéstra vergüenza.

Nós, eno ligítimu, somos otra cosa, la que no queremos ya recordar, la que queremos ya que mos arrisulti ajena. Y queremos, ya bien adomaos y agachando la vista, dicir que lo muéstru son la gachí, el gachó, el parné, el espai, el kie, el baranda, el chinarse, el flaman, la pela, y un no mui largu, peru sí bien raqueru y barriubajeru palabriríu propiu de la jarcia de cualisquier sitiu entri el Pirinéu y África.Y no, no somos eso.

Somos, eno ligítimu, del sel, de la braña, del maretón, de la cajiga, del calleju, del encacháu, de la garma, de la jelechera, del prau, de la cambera, del corru, del barriu, de la barquía, del moriu, del lindón, del cuérragu, del cendal, de la iscarlata, de la panda, del trubón, del sabli, del garranchu, del abizu, del resalseru, del playón, del ancinal, del ábrigu, de la cazón, del berezal, de la juenti, del escaju, de la gándara, del regatu, de la cotera, de la lera, de la varga, de la llama, del requeju, de la jondal, del castru, del mazu, del sinciu, de la jerra, del picu, de la torca, del supandu, del rescañu, de la rienti, del rabión, de la uruna, de la viesca, del pedrón, del urru, de la badía, de la ría, y de milis de cosas, palabras, ideas, que a la vez que jacimos, mos jacían.

Comentarios