lunes 18/10/21

Inercia

Cantabria siempre ha sido una comunidad carente de proyectos industriales de envergadura, y ha jugado el papel de cortafuegos en el norte entre la comunidad Asturiana y el País Vasco, siempre apoyado por el argumento de ser Asturias y País Vasco propensas a los conflictos laborales por su agresividad laboral y reivindicativa.

Dice un admirado y respetado amigo mío, empresario, de larga estirpe de grandes empresarios cántabros, que estamos gobernados por gobiernos que practican la inercia industrial y comercial y no le falta nada de razón.

Cantabria siempre ha sido una comunidad carente de proyectos industriales de envergadura, y ha jugado el papel de cortafuegos en el norte entre la comunidad Asturiana y el País Vasco, siempre apoyado por el argumento de ser Asturias y País Vasco propensas a los conflictos laborales por su agresividad laboral y reivindicativa y en cambio Cantabria con su sentido conservador, más dócil, más conformista y pacífica por su nobleza.

La visión laboral y económica del cántabro hacia esas comunidades ha sido de buena vecindad, no exenta de una sana envidia , como son su estado de bienestar, su economía, su ínfimo paro, sus autovías, su tejido industrial, sus altos salarios, su sanidad, su potencial político ante Madrid de cara a sus amplias peticiones, todas concedidas, pero sin pozo ni fondo.

Allá por el año 2011, presenté al entonces presidente, y meses después a su sustituto, un proyecto de creación de un Departamento de análisis, gestión y captación de empresas de cualquier sector para traer a nuestros semi vacíos polígonos industriales.

Asimismo lo presenté a varios consejeros y presidentes de sociedades de desarrollo de Cantabria, sin contestación alguna. ¿No interesaba? ¿No era posible?

Personalmente traje a los altos ejecutivos de dos multinacionales del sector de alimentación, pero no se atendieron sus peticiones para instalarse en Cantabria y una se instaló en Sestao y otra en Vitoria.

Pienso seis años después que mi proyecto, publicado en medios de comunicación de Santander en su día, acabaría en cualquier papelera.

El proyecto sigue estando actual y cada día es más necesario, más urgente que nunca.

Sería un Departamento de análisis, información, contactos, gestión y captación de empresas de todo tipo y de cualquier continente para traer a Cantabria.

Debería ser un eslabón de la Consejería de Presidencia, con especial atención de presidente y vicepresidente/a, su equipo de trabajo no debe ser político, sino técnico e ingeniero, súper informado y con contactos a nivel nacional e internacional.

Personal con amplios contactos con políticos, empresarios, presidentes, manager general, marketing, expansión, etc, etc.

Existen miles de posibilidades y opciones de contactar con empresas de todo el mundo con proyectos de expansión hacia Europa, pero hay que salir a ofrecerles Cantabria antes de que pregunten al Gobierno central y sabemos dónde les mandan, u otras comunidades vayan a ofrecerles sus servicios como por ejemplo está haciendo la Comunidad de Madrid hacia el Reino Unido con la entrada en vigor del Brexit.

También acuden a la captación País Vasco, Cataluña, Valencia y Navarra, el mercado está ahí y es para todos, solo hay que organizarse bien, trabajar y luchar con agresividad, objetivos y todo dentro de la legalidad.

No me cabe la más mínima duda de la honestidad y buena voluntad de nuestros gobernantes, pero los resultados de siempre son muy tristes y se notan mucho cuando hay una situación de crisis o lo que sea, aunque algunos no la conocen ni lo harán nunca.

Ni colaboran firme y activamente a su solución, les da igual, solo piensan en ellos y entre esa gente y yo hay algo personal.

No olvidemos a nuestros ciudadanos, somos cántabros, españoles y europeos, y con todos los derechos y las obligaciones.

No me guía ningún matiz político, solo el matiz social de ayudar a mis paisanos a traer empresas a Cantabria (el turismo es estacional y cada día será más selectivo) para acabar o disminuir el paro, la emigración de los jóvenes universitarios, los salarios de hambre, los desahucios, los recortes en sanidad, cultura, dependencia, pensiones, que no nos lo merecemos, basta ya, un poco de por favor.

Comentarios