viernes. 19.08.2022

Vocabulario machista

Son muchas las aristas que hoy nos permiten saber y reconocer que la sociedad en la que vivimos es machista. Como son tantas y hay compañeras este 8M y cada día señalándolas, me centraré en una de ellas, la del lenguaje, que nunca es inocente, que nunca es neutro.

Seguro que alguna vez han oído: “te vas quedar solterona o eres una solterona, machorra, marimacho, tortillera, bollera o maricona”.

Es muy humillante que la mujer sea insultada por su incapacidad de reproducción, ya que no somos menos mujer por eso

Cuando una mujer no comparte su vida con un hombre, le atacamos a ella: “no hay quien le aguante, es una solterona”. Por si no fuese suficientemente insultante el calificativo, la culpa la tenemos nosotras. Algo falla, ¿no creen? Por el contrario, a lo mejor esta soltera por decisión propia, porque ninguna mujer es menos mujer por no necesitar un hombre para compartir su vida.

“Machorra”: este es el colmo de los insultos, de los más ofensivos. Para aquellas y aquellos que tengan la suerte de no haber oído nunca esta perla, según la RAE en su primera acepción define como adjetivo, estéril, infructífero. En la segunda, como despectivo, mujer hombruna o marimacho; y en su punto tres, hembra estéril. Es muy humillante que la mujer sea insultada por su incapacidad de reproducción, ya que no somos menos mujer por eso. Es lamentable insultar a una mujer por este motivo, ya que no se elige y si esta quiere ser madre puede crearle aún más daño. Pero si el estéril es el hombre, ¿hay palabra despectiva? No debería existir para ninguno de los sexos, pero lo cierto es que existe para la mujer y no para el hombre.

“Marimacho”. Este se lo dedico a todas las que fuimos o somos fans de Mel C de las Spice Girls, la ‘marimacho’ del grupo, porque, aunque ahora esto no es un problema e incluso está de moda, en los 90 querer ser como una chica que se viste con chándal, no se pintaba y se peinaba con coleta invitaba a esa palabra, por no ajustarse a gustos convencionales.

Seguimos: “tortillera”, “bollera”, “maricona”, “le gusta hacer la tijereta” y el resto de variantes de palabras despectivas para referirse al sector femenino del colectivo LGTBI.  Ninguna persona debe de ser insultada por sus tendencias sexuales, su identidad de género o sus transformaciones.

¡Cuánto agrede ese vocabulario, ese que, aunque no se ve, se queda en el alma, perdura generaciones y no se borra!  Parece un pequeño cambio, pero es más grande de lo que nos imaginamos, porque es nuestra sociedad, nuestra cultura.  Porque si negamos el machismo que todos llevamos intrínsecos ya sea por las costumbres, la educación o porque simplemente creemos que no es importante y no intentamos cambiarlo o modificarlo hacemos daño a las mujeres, y, en general, a las personas con algo que es tan bonito como la palabra. Una mujer no es menos que un hombre, es igual y en nuestro vocabulario seguimos teniendo palabras que nos denigran.

Así que mujeres y niñas del mundo: sed todo lo solteronas, marimachos, tortilleras, bolleras y mariconas que queráis, pues el problema lo tiene el que insulta cuando ni tan siquiera le incumbe vuestra decisión. Respecto a lo de machorras, el problema lo tiene el que cree que lo que define a una mujer es su capacidad de reproducción: somos mujeres, pero por ello no tenemos la obligación de reproducirnos.

Aún nos queda un arduo trabajo para el cambio de la sociedad, pero tenemos que seguir en la lucha. Por último, elegid con quien queréis vivir y cómo haciendo oídos sordos a esas calificaciones absurdas.

Vocabulario machista
Comentarios