lunes 17/5/21

De mi Memoria ya evanescente: XXI. -Cortezón - Mier. Retrato de familia

 

Los Cortezón-Mier eran oriundos por vía paterna de alguno de los pueblos de Castilla la Vieja, pero  asentados en Cantabria; Eusebio nació en el lugar santanderino de Peñacastillo y acabaría avecindado en el municipio de El Astillero, donde llegaría a ser teniente alcalde en representación comunista.

Esta es la historia de una familia del municipio de El Astillero, perseguida como consecuencia inmediata de la Guerra Civil y de las ideas políticas izquierdistas de su padre.

Eusebio y Luisa Cortezón Mier en Ciriego, 14 de abril 2006 Eusebio y Luisa Cortezón Mier en Ciriego, 14 de abril 2006

Gracias a la utilización de un memorial dictado por Luisa Cortezón Mier (1922-2010), la menor de las hijas, y también al trabajo desarrollado por la nieta francesa Olga Luisa Balaguer Cortezón (París, 1953) para recomponer el puzzle de su desgracia, hemos podido recuperar los antecedentes de las penurias que hubieron de conocer las personas componentes de un grupo familiar que sufrió todo tipo de penalidades como muerte, cárcel, expolio y abusos, además del exilio de alguna de sus mujeres. En el año 1949, Luisa decidió exiliarse en Francia, donde contrajo matrimonio, tuvo una hija y residió hasta su fallecimiento. 

Luisa Cortezón Mier en 2006 Luisa Cortezón Mier en 2006 

Empecemos por el comienzo, mencionando el nombre del cabeza de familia, primera víctima de cuanto después sucedería a lo largo de bastantes años, y, sin duda, también el desencadenante de la tragedia que vivirían el resto de sus familiares. Eusebio Cortezón Castrillo (1894-1938) se llamaba y, debido a una tarea bastante exhaustiva del investigador santanderino Antonio Ontañón Toca, su nombre no se ha perdido entre el olvido generalizado de ese genocidio ideológico que han supuesto la Guerra Civil y los años de represión que la siguieron, y que de vez en cuando algunos amenazan con la posibilidad de repetirse, mientras otros callan frotándose las manos sumidos en una estrategia cortoplacista, ignorando que cualquier enfermedad fratricida posee similares efectos devastadores a los de una pandemia rampante: una vez que se desata todo queda contaminado.

Eusebio Cortezón Castrillo Eusebio Cortezón Castrillo 

Los Cortezón-Mier eran oriundos por vía paterna de alguno de los pueblos de Castilla la Vieja, pero  asentados en Cantabria; Eusebio nació en el lugar santanderino de Peñacastillo y acabaría avecindado en el municipio de El Astillero, donde llegaría a ser teniente alcalde en representación comunista. Del POUM, pero comunista-troskista. Su esposa, Matilde Mier Ortiz (1899-1995), era natural del Barrio de Arriba en la localidad trasmerana de La Cavada. Después de contraer matrimonio el 22 de junio de 1915, ambos cónyuges iniciaron un periplo laboral que les llevaría a vivir primero en el municipio vizcaíno de Ortuella y finalmente en El Astillero.

Matilde Mier Ortiz Matilde Mier Ortiz 

En este último su popularidad pronto sería grande, porque en las elecciones del 12 de abril de 1931 se presentó por el distrito primero en cuyas dos mesas encabezó el número de sufragios recogidos con el alcalde socialista Gabino Gómez Fernández, integrado éste en la candidatura de la conjunción republicano-socialista. Pronto decantó su ideología por la aproximación al Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM), del cual formaría una rama en el lugar de residencia. Quizás sea de ahí de donde proceda el arranque de una serie de desgracias que tendrían su desenlace el día 29 de agosto de 1937, cuando es detenido por las fuerzas sublevadas para ser fusilado en el cementerio de Ciriego el 7 de diciembre de 1938, quedando su mujer e hijos completamente desamparados y a merced de los vencedores.

La familia se componía, además del padre y madre ya mencionados, de siete hijos e hijas, pues una más había fallecido a poco de nacer. María (¿?-16/9/1990), conocida familiarmente por Cuca, y Felicidad (1919-¿?), nacidas ambas en La Cavada; Elena (¿?-5/11/2000) y Luisa (1922-2010), nacidas en Santurce; Eusebio (1923-2008), Volney (1926-2001) y José Luis Cortezón Mier (1928-2010), nacidos en El Astillero. Aún habría que sumarles la llegada de una nieta recién nacida, a quien después pusieron de nombre Leticia Somavilla Cortezón (1937). Es la única de los tiempos de guerra que sobrevive.

Matilde Mier Ortiz, Alejandra Cortezón Castrillo y José Luis Cortezón Mier. Volney Cortezón Castrillo y Leticia Somavilla Cortezón Matilde Mier Ortiz, Alejandra Cortezón Castrillo y José Luis Cortezón Mier. Volney Cortezón Castrillo y Leticia Somavilla Cortezón 

Poco antes de la entrada en Santander de las fuerzas franquistas, Eusebio Cortezón decidió salvar a los componentes de su familia de los coletazos de la guerra y también de las posibles actuaciones de las tropas vencedoras, enviándolos a Asturias, última provincia del Norte leal que se mantenía aun luchando contra el ejército sublevado. A todos menos a la hija mayor, María, modista de profesión y enfermera en los frentes republicanos, la cual sería denunciada, detenida y encarcelada semanas más tarde de serlo su padre.

La suerte hubiera sido muy similar para su madre y hermanas porque, una vez en Asturias, después de varias semanas de espera habían logrado subir en el puerto gijonés de Musel a un barco carguero llamado Luis Adaro, el cual con otras 350 personas refugiadas a bordo partía hacia las costas francesas, pero que en alta mar fue perseguido por el Almirante Cervera y devuelto a la España franquista en el puerto gallego de Ferrol. Nos encontrábamos en el otoño de 1937, y el relato de estas y otras muchas de las vicisitudes sufridas por la familia lo hará 67 años más tarde en París la ya para entonces octogenaria Luisa Cortezón, a requerimientos de su hija Olga que quiere saber de manera pormenorizada todo lo ocurrido en el pasado familiar. 

Según Luisa, a su regreso a El Astillero se encontraron con la desolación de una casa vacía,  despojada de sus muebles y las otras escasas propiedades. El padre en la cárcel, más de un año en capilla pendiente de ejecución de una condena a muerte, y, unos meses más tarde, la hija mayor también se vería sometida a juicio mientras estaba encerrada en las dependencias del Colegio Cántabro y después en el convento de las Salesas convertidos ambos en prisión de mujeres, donde los falangistas montaban la guardia, pasando finalmente a la Prisión Provincial. “En diciembre del 37 detuvieron a mi hermana Cuca -recordará Luisa-, acusándola de haber vendido los colchones de casa después de que la Falange los hubiera incautado. La condenaron a seis años y un día de prisión”.

María (Cuca) Cortezón Mier María (Cuca) Cortezón Mier 

La escritora María Toca se ha hecho eco recientemente del calvario sufrido por un ebanista y empleado de la factoría CAMPSA, concejal izquierdista del Ayuntamiento de El Astillero, detenido por sus ideas, condenado a muerte y ejecutado cuando ya la anulación de esta condena se había recibido, mientras el cura, el médico y un amigo de juventud solían ir a la prisión exigiendo que se le fusilara, contando además con la negativa de mucha gente para solicitar el indulto de la última pena. Estas son sus palabras de despedida, llegadas tiempo después en un breve escrito: 

«A mi querida esposa e hijos: me ha llegado la hora cuando menos lo esperábamos. Espero que tengáis la resignación suficiente para soportar tan terrible noticia como yo la tengo para morir. Muero inocente y te pido perdones a mis acusadores como yo lo hago, los creo unos equivocados. Mis últimos momentos son para ti y mis queridos hijos, dales muchos besos de mi parte. Adiós hasta siempre, Eusebio Cortezón, hoy 7 de diciembre de 1938». 

Fueron tiempos de terror El Astillero para las gentes de izquierda. Antonio Ontañón Toca en su investigación publicada en el libro Rescatados del olvido (2004), entre los centenares de  fusilados y enterrados en la fosa común del cementerio de Ciriego en los dos primeros años ha conseguido identificar los nombres de 23 personas procedentes de El Astillero-Boo-Guarnizo, además del de Cortezón. 

¿Hubiera podido éste huir de España como logró hacerlo el último alcalde socialista de El Astillero, Pablo Serna Maruri (n. 1887-?), quien pudo evacuar pasando a Cataluña por Francia, para ser enviado a los campos de internamiento franceses y fallecer muchos años después en la localidad de Limoges, dedicado al activismo socialista. O como el futbolista local Fernando García Lorenzo (1912-1990), menos comprometido políticamente, quien acabó asentándose en el exilio mexicano.

Las Cortezón-Mier tuvieron muy mala prensa entre las gentes de derechas. El padre fusilado, la hermana mayor encarcelada, otra hija fregando suelos de la parroquia, Ayuntamiento, escuelas, casas de Falange y la de algún jerarca falangista, su hermana menor díscola ante la autoridad y, para colmo, Alejandra, la hermana de Eusebio y su marido Cayo Merino García, maestros ambos en El Astillero, el 28 de junio de 1937 había sido “autorizada para trasladarse al extranjero o a Levante”, y desde allí partió al exilio en Francia, donde el marido fallecería en un campo de internamiento, mientras que ella, persona de ideas religiosas, volvería España habiendo sido depurada e incapacitada para impartir enseñanza hasta el año 1955, cuando consiguió volver a integrarse en la escala de Magisterio para jubilarse en la escuela del municipio de Limpias. 

Con todos estos antecedentes, las llamadas a declarar en el cuartelillo eran frecuentes, los malos tratos también. En el transcurso de uno de los interrogatorios, Luisa Cortezón Mier, con apenas 16 años, fue violada en el cuartel de la Guardia Civil, pero para no apenar más a su madre ella y su hermana Felicidad acordaron guardar silencio acerca de este desgraciado incidente. Así lo hicieron, hasta que en el año 2004 Luisa decidió incluir tal sucedido entre lo contado a su nieta. Yo lo recogí en la edición de mi libro Mujer, República, Guerra Civil y represión en Cantabria (2016).

En los libros de historia del municipio de El Astillero no figura el personaje con el cual comenzamos este relato, como tampoco aparece mención alguna a quienes fueron allí alcaldes durante la Segunda República. La, por otro lado, documentada Crónica de Astillero y Guarnizo 1800-1970 (1969), debida a la pluma del cronista local Nemesio Mercapide Compains (1912-) y publicada en su día por el Centro de Estudios Montañeses, obvia cualquier referencia republicana. No existen sus dirigentes, como tampoco existe la familia Cortezón Mier, ni el maestro de El Astillero Daniel Cazón Robles (1888-1937), fusilado por los vencedores en la Guerra Civil.

Será preciso esperar a la mencionada investigación efectuada por Antonio Ontañón, ampliada más recientemente por el historiador campurriano Jesús Gutiérrez Flores (1953-2017) en su extensa obra  Guerra Civil en los pueblos de Cantabria y Castilla (2007), para poder establecer la siguiente  

Relación de vecinos del municipio de El Astillero ejecutados o enterrados en el cementerio santanderino de Ciriego y en otros lugares de España, a los cuales habrá que añadir los fallecidos en las cárceles.  

Francisco Alonso Machado “Paco” (1899-27/10/37)

Eladio Álvarez Manuz (1894-17/10/37)

Pedro Anguela (¿?-Otoño 1938) en sede de Falange

Aurelio Aranaga Morante (1903-17/11/37)

Crescencio Bahillo Montero (1899-15/10/37)

Macario Benavente Ruiz (1906-18/8/1939)

Anastasio Benito GonzálezChurriti” (1907-27/12/47)

José Bermejo (¿?)

Mariano Bolado FernándezMarianín” (1911-12/3/38)

Máximo Calvo Liquete (1912-16/4/40)

Francisco Capellán Serrano (1911-11/3/38)

Andrés Carmona Rodríguez (1913-20/12/37)

Francisco del Castillo Ortiz “Paquito”(1918-19/8/38)

Daniel Cazón Robles (1888-15/10/37)

Celestino Cobo (¿?-12/3/38)

Ponciano Coca Casado (1880-18/12/37)

Francisco Cortés Solar “Colillón” (1917-21/6/38)

Guillermo Cortés Solar (1918-17/12/37)

Eusebio Cortezón Castrillo (1804-7/12/38)

Conrado Fernández Martínez (1888-19/8/38)

Ramiro García García (1898-21/6/38)

Antonio García López “Toño Vila” (1910-27/12/37)

Emilio García Saiz “Milio” (¿?-29/8/38)

Manuel Gómez Gómez (1911-11/1/38)

José Herrera Gómez (1900-Octubre 37)

Marcelino León Escagedo (1911-18/12/37)

Antonio Lombó (¿?)

Atilano Enrique López Santos (1914-21/12/39)

Esteban Manzanal Hernando “El cartero”(1917-4/10/38)

Máximo Marcos Martín (1904-7-8/1936)

Miguel Martínez López (¿?-Octubre 37)

Arsenio Mendiguchía Real (1898-18/6/38)

Ortiz de la Torre Torrés, Luis “Luisito-Pierre” (1914-11/1/47) 

Patricio Paulino Pérez Mesones (1915-19/8/38)

Pablo Polvorinos Polvorosa (1892-10/12/38)

José Pérez Miguélez “Capitán Montaña” (1908-11/3/38)

Damián Pila Castanedo (1909-20/8/46)

Juan Miguel Puente Herrera (1908-30/11/39)

Salvador Puente Puente (1919-25/8/41)

Jesús Riancho Pérez “Chuchi” (¿?)

Antonio Ruiz Álvarez (1913-14/10/37)

Indalecio Ruiz Pérez (1909-15/10/37)

Tomás Salvador Iglesias (1913-14/8/36)

Valentín Sánchez (¿?)

Venancio Sánchez Casanueva (1906-¿?)

Florencio Santos Salcines (1911-11/3/38)

Santiago Sierra Gutiérrez (¿?-16/11/41)

Santos Santos Arroyo (1907-17/11/37)

Marcelino Valiente Gómez (1894-25/11/1939)

Marcelino Valle López (¿?)

 

 

De mi Memoria ya evanescente: XXI. -Cortezón - Mier. Retrato de familia
Comentarios