miércoles 26/1/22

La Semana de la temporada.

Llega la última semana para cumplir las exigencias económicas tanto con los jugadores como con la Liga de Fútbol Profesional para el Elche

Una semana, es el tiempo que se marca a partir del lunes para terminar todos los culebrones futbolísticos que hay abiertos. Más bien diría que termina el culebrón del Elche que puede implicar solo al Racing o puede meter en el ajo al Recre, al Sabadell, Barcelona B e incluso Cádiz y Huracán Valencia de segunda B. La polémica estará servida si al final el conjunto ilicitano desciende a  la división de bronce, aunque negocia con inversores  americanos que puedan paliar la deuda.

En esta semana, tras la venta de su delantero, Jonathas de Jesús, la obligación económica del equipo descendió a 5 millones de Euros. Si el día 31 el Elche no ha conseguido hacer frente a los pagos, el equipo desciende por esta razón y esta plaza saldrá a concurso para aquel equipo que pueda pagar la deuda con los jugadores.  Siendo realistas, lo único que podría cambiar de esta manera es el ascenso del Barcelona B o incluso del Cádiz, ya que las billetadas de Quique Pina en este deporte son conocidas. El orden de preferencia seguiría dejando al Racing como primera opción, pero es meterse en un mundo de color y fantasía pensar que el Racing pueda abordar una deuda de  5 millones de euros cuando está en proceso de regeneración.

Pero aquí el que hizo la ley, hizo la trampa. Javier Tebas, el presidente de la liga de fútbol profesional establece una serie de controles y ratios económicos. Estos fueron un quebradero de cabeza para el Racing el año pasado, ya que de salida tuvo que poner seis millones de Euros encima de la mesa para poder competir en segunda. Si los ilicitanos consiguen de alguna manera esquivar la primera piedra, los contables deben hacer un trabajo  catedralicio, ya que creo que Tebas no será ni compasivo ni comprensivo con el club que le está destrozando aún más su imagen, que ya venía dañada de antes, pero nunca se vio envuelto en un caso tan farragoso y complicado de capear como este.

Para el Racing,  aunque personalmente no quiera salvarme así, porque si eso nos pasa a nosotros montamos en cólera, sería la forma más sencilla de mantener la plaza en la categoría de plata. El club no debería “comerse” la deuda de 5 millones de euros, ya que para llegar a este punto, esta debe estar solventada a día 31. Y como el Racing el año pasado en lo deportivo fue cuarto por la cola pues tiene la preferencia para cubrir la vacante que el Elche dejaría en caso de ser descendido.

El tiempo se acaba, y el Racing por fin sabrá hacia donde debe navegar el año que viene. Además el hipotético ascenso le permitiría luchar por retener al delantero Mamadou Koné y al lateral calagurritano Iñaki Saénz, quienes tienen tanto el nivel como la idea para continuar en Segunda división. 

Comentarios