domingo 20/6/21

Panodrama

España son diecinueve vacunódromos, diecinueve carreras disparatadas por optimizar ese “culillo” de la sexta dosis. Diecinueve neurosis autonómicas y una sola pandemia. Panodrama.

El panorama actual de España, siglo 21, año 21, es todo un panodrama. Cinco millones de españoles se han precipitado ya en la sima de la pobreza a causa de este endemoniado coronavirus. Los nuevos pobres de solemnidad han dado la razón al fecundo Facundo Cabral, prodigioso cantautor argentino que nos recordó lo absurdo de tener hambre cuando no hay qué comer.

España son diecinueve vacunódromos, diecinueve carreras disparatadas por optimizar ese “culillo” de la sexta dosis. Diecinueve neurosis autonómicas y una sola pandemia. Panodrama.

Illa ha abandonado la olimpiada del pinchazo y se ha inscrito en un campeonato de Cataluña

Illa ha abandonado la olimpiada del pinchazo, donde encabezaba el maratón, y se ha inscrito en un campeonato de Cataluña, donde también encabeza las encuestas. El ex ministro que habla bajito y claro ha entregado su dorsal a Carolina Darias, funcionaria de carrera que cecea y sesea mientras ensancha su otra carrera, la política.

Resulta mucho más fácil y divertido apostar en hipódromos y canódromos que en el loco vacunódromo español. Obispos de Mallorca ganan a nonagenarios de Cantabria. Consejeros murcianos y ceutíes ganan a octogenarios burgaleses. Sexagenarios jefes de Estado Mayor ganan a diabéticos gallegos. Alcaldesas levantinas y levantiscas ganan a residentes de asilos periféricos.

Sánchez, por guapo, y Revilla, por viejo, mantienen intactas sus atractivas cuotas. Ambos saben que quien resiste gana.

Apuesten dólares Biden contra galletas Fontaneda en otro vacunódromo. Porque el español resulta cansado, cansino e impredecible. La carrera por la inmunidad colectiva revela la existencia de todo tipo de cargos inmunes a la picardía. Pero no impunes. Aguardan escándalos y dimisiones en un vacunódromo adulterado por sus propios dirigentes. Panodrama.

Comentarios