lunes. 15.04.2024

¿Está en crisis/decadencia Occidente y la democracia?

Aunque las democracias tengan errores, se pueden rectificar, aunque las democracias, parezcan débiles, y, a veces lo son, pueden ser más fuertes, porque son como esas palmeras que se tuercen en los huracanes, y después se levantan...

Esta pregunta siempre pende sobre la misma Europa y la mismidad de Occidente. No vamos a entrar en los filósofos, historiadores que desde el siglo diecinueve postulan este enunciado.

Toda comunidad o grupo social que sea, en cierto modo autónomo, tiene una organización no solo social, no solo cultural, no solo metafísica, no solo económica, sino una organización política. Los humanos tienen que darse unos límites y una organización a los distintos poderes/opiniones que pululan en su seno. A eso, le podríamos denominar, una de las cientos de ecuaciones o conceptos de política.

Los países que sustentan el peso de las democracias, sean más perfectas o sean más limitadas, llevan sobre sus hombres, la aplicación de unas decenas de Derechos Humanos

Sea en sociedades tribales, sean en ciudades-Estado, sea en naciones-Estado, sean en imperios-Estado en todas tiene que existir una organización sociopolítica. Y, se podría indicar, con un poco de analogía y atrevimiento, que en todas siempre postulan, dos hitos o límites o estratos o dimensiones, sin ser anacrónicos, unas sociedades-Estado-poderes son más democráticos, y, otras lo son menos. Es obvio que la sociedad ateniense era más democrática que la espartana o la de los tebanos... O, dicho de otro modo, unas "se rigen más por leyes o normas, escritas y, o, tradicionales y, otras con menos". En unas el Poder Máximo que ostente esa sociedad, es más omnímodo, y, en otras, ese Poder está comedido por leyes y normas y costumbres, que ese mismo Poder Máximo no se puede saltar. Y, estas dos formas de ser y estar recorren los siglos y milenios...

¿Qué sucedió en algunas sociedades de Eurasia en el siglo veinte...? ¿En unas, en mayor o menor medida, continuaron con una democracia o semidemocracia, es decir, postulaban que el Poder Máximo o la Autoridad Máxima, regida por una persona y tutelada por una ideología-partido o varios partidos, tenía límites, normas, reglamentos, costumbres, morales mínimas aplicadas también al campo de la política...?

¿En otras el Poder Máximo sustentado por una ideología-partido, era casi omnímodo, incluso saltándose normas tradicionales morales aplicadas a la política, durante siglos...?

Cuándo se analiza cómo pudo suceder que en el siglo veinte, que Eurasia se llenara de campos de prisioneros, campos de trabajo, campos de concentración, campos de concentración-exterminio y algunos campos de exterminio de una manera y otra. No nos fijamos lo suficiente, es que en algunas sociedades-Estado, por unas razones y por otras, se llegó a una situación, en la cual, el Poder Máximo o Autoridad Máxima, regida por una persona, un pequeño grupo o una ideología, quiso levantar toda una nueva sociedad, es decir, no se regía, en lo que deseaban o querían, por leyes o normas de siglos, reglamentos de siglos, normas morales de siglos aplicadas a la política, etc. Y, con lo cual, cayeron en algunas de las formas de no-democracia: autoritarismo-autocracias-dictaduras-satrapías –es decir, las varias formas existentes de no-democracias-. Se saltaron el concepto de derecho natural, de moral mínima universal...

En cambio donde se mantuvo una democracia o una semidemocracia, aunque las Autoridades Máximas tuviesen más poder o menos, sus partidos-ideologías tuviesen más presencia o menos, respetaron poderes civiles de la sociedad, normas aplicadas de siglos en la cuestión sociopolítica, derechos mínimos de las personas y grupos y colectivos, normas morales aplicables a la rex pública, etc. Y, por tanto, aunque las democracias tengan errores, se pueden rectificar, aunque las democracias, parezcan débiles, y, a veces lo son, pueden ser más fuertes, porque son como esas palmeras que se tuercen en los huracanes, y después se levantan...

La democracia siempre es y aparece débil, porque siempre es fuerte, porque siempre está creciendo

Estamos en una situación de enorme complejidad mundial y continental y nacional, quizás no existan suficientes conocimientos y conceptos e ideas nuevas, que sean capaces de organizar y gestionar sociopolíticamente, un planeta, con ocho mil millones de personas, miles de lenguas naturales, varias decenas de alfabetos, doscientos Estados-nación, una veintena de grandes culturas-religiones-metafísicas, distintas ideologías-filosofías-cosmovisiones psicoantropológicas y sociopolíticas, etc.

Y, en esas estamos, los países que sustentan el peso de las democracias, sean más perfectas o sean más limitadas, llevan sobre sus hombres, la aplicación de unas decenas de Derechos Humanos, de concepciones de la diferencia entre los poderes civiles y religiosos, en cierto grado, una moral mínima universal, la dignidad de la persona humana, y, decenas de derechos y prestaciones de todo tipo, que intentan guardar el equilibrio entre las partes y entre todos los poderes del Estado, entre todos los poderes de la sociedad, entre diversos colectivos, entre diversas ideologías, entre diversas culturas y religiones y filosofías que pueden existir en su seno...

La democracia siempre es y aparece débil, porque siempre es fuerte, porque siempre está creciendo, es como un niño que parece débil pero es fuerte, es un árbol que siempre está creciendo... No sé lo que verán mis ojos y los suyos en los próximos años y décadas. Pero espero que la democracia –más débil o menos- y los derechos humanos  y la dignidad de la persona sea una escultura que esté dentro de cada corazón humano, y también fuera...

¿Está en crisis/decadencia Occidente y la democracia?
Comentarios