miércoles. 17.04.2024

Comentar de cosas políticas actuales

Me da la sensación que sé y sabemos más lo que sucedió en tiempos de Felipe II de España y de César en Roma, que lo que está sucediendo ahora en nuestra sociedad y país y Estado

Si usted lee artículos o columnas que comentaban realidades políticas del momento, tanto de hace cien o diez o setenta años llega a la conclusión de preguntarse: ¿de qué hablaban?

No niego que la esencia del periodismo de prensa, papel-internet, sea la política y la economía política, y, después, las demás noticias son de segundo grado. No negamos que existen periódicos deportivos que tienen más tirada y copias y son mas leídos que las sesudas cabeceras de sociopolítica. No niego que ahora se puede estar leyendo más prensa como jamás se ha leído, si sumamos, no solo las grandes cabeceras, sino los mil medios que han surgido, y, si sumamos, los trozos de la prensa que con enlaces, una persona no lee un periódico entero, nunca se ha hecho, pero sí una noticia de un medio...

Los que no comentamos noticias e informaciones y personajes de la política de hoy, somos articulistas de segunda o de tercera

Uno lee artículos de hace equis tiempo, poco o mucho que trate de temas de política, de personajes de política, sean provinciales, regionales, nacionales, internacionales, y, se dice, ¿qué querían decir, cuándo escribieron esto? No eres ignorante del todo, y, entiendes exactamente lo que expresan, pero te preguntas, si llevaba detrás otra intención o no. O, si era el artículo o columna que ese día tenía que rellenar porque vivía ese autor de eso. Podría poner muchos nombres y muchos artículos. Eso del artículo de ayer para envolver el bocadillo del trabajo de hoy.

Los que no comentamos noticias e informaciones y personajes de la política de hoy, somos articulistas de segunda o de tercera. Incluso en el medio en el que redactes los textos, sea de más audiencia o de menos. Incluso en los provinciales, existen comentaristas de primera, que son los que nadan en la política, y, columnistas de tercera, como es mi caso, que no comentamos la rex pública, ni nacional, ni provincial, ni regional, ni local... -salvo alguna excepción de excepción de excepción...-.

Están llenos y rellenos los periódicos de ayer y de hoy, quizás, desde hace dos siglos, de frases directas e indirectas contra o a favor de los personajes del momento, de la política y de la economía, en un grado inferior... Si los medios de comunicación son parte del capital de grandes empresas y de grandes entes financieros o bajo la influencia de grandes líneas políticas... ¿Qué sucede entonces...? ¡Puede alguien que es invitado a un salón o a una casa a café con un trocito de tarta, puede criticar al paterfamilias que le ha invitado...!

Por otro lado, salvando las distancias y las afirmaciones, me da la sensación que sé y sabemos más lo que sucedió en tiempos de Felipe II de España y de César en Roma, que lo que está sucediendo ahora en nuestra sociedad y país y Estado. Quizás, sea una afirmación exagerada. Pero quién sabe, salvo las élites, que después, ni siquiera pondrán por escrito una parte importante de lo que suceda ahora. Quién sabe, yo no, lo que están haciendo y pensando Bruselas, Berlín, Washington, Moscú, Rabat, Londres, París... sobre la crisis económica y crisis política de gran calado que estamos sufriendo en Celtiberia... ¡Qué está sucediendo, cuánto somos capaces de soportar de lo que está sucediendo, si nos dijesen de verdad lo que está acaeciendo y los hilos que se están moviendo en el guiñol eterno de esta plaza de toros denominada Iberia...!

Se dice, que América del Sur, unida a España era más independiente, en la práctica, que después, cuándo formaron veinte repúblicas independientes

Dicen algunos teóricos de la política, que a países más pequeños en demografía y territorio, por tanto en riqueza, serán sociedades-países-Estados más débiles, aunque tengan más orgullo y vanidad y identidad y autoidentidad colectiva, y, por tanto, serán más fácil dirigirlos desde fuera... O, dicho de otro modo, dicen algunos analistas, que España es más difícil de gobernar y gestionar desde fuera, como unidad de España, pero que si se divide en varios Estados, de facto o de hecho, será más fácil ser gestionada desde fuera...

O, dicho de otro modo, que los vascos y los catalanes serán más vascos y más catalanes dentro de España que fuera de España. Porque fuera de España, los grandes poderes internacionales económicos y políticos y demográficos y culturales y religiosos y tecnológicos, cuándo quieran se quedarán con un porcentaje elevado de sus empresas, y, no podrán hacer nada contra ello... por lo cual, aunque crean que son y serán más vascos y más catalanes con una hipotética independencia y secesión, de derecho o de facto, en la práctica serán menos vascos y menos catalanes...

No sé, si ese juicio o enunciado será cierto o será verdadero. No tengo capacidad intelectual, ni capacidad cultural, ni capacidad de conocimientos para entender y comprender este aserto. Se dice, que América del Sur, unida a España era más independiente, en la práctica, que después, cuándo formaron veinte repúblicas independientes. Y, en ese tema llevan doscientos años. Y, ahora, con los trozos de España sucedería lo mismo.

No tengo conocimientos suficientes, ni inteligencia suficiente para dilucidar este problema, pero si las grandes megaempresas españolas, ya tienen una parte de capital, de propiedad extranjera, ahora se llaman megafondos de inversión. Supongo que las grandes empresas vascas y catalanas, cuando quieran los de fuera, se quedarán con ellas... solo es cuestión de tiempo... ¿Y, entonces, la soberanía real será más imaginaria que real?

¡Qué voy a comentar de cosas políticas actuales, si no sé nada de política, pero me temo que usted, sabe menos que yo...!

Comentar de cosas políticas actuales
Comentarios