jueves 9/12/21

49.000 artistas contemporáneos en subastas

¿Qué será de los millones de obras realizadas por esos cientos de miles de autores plásticos, de todos los lugares del mundo, que no han sido seleccionados por galerías profesionales, o siéndolo no han llegado al mercado de subastas…?

Según Artprice.com existen 49.000 artísticas contemporáneos que alguna o algunas de sus obras están o han estado en subastas.

Se denomina subastas al mercado secundario, y al mercado primario sería la venta directa desde galerías de artistas o desde el autor al coleccionista.

Se denomina arte contemporáneo al arte realizado por personas nacidas en 1945 o posteriormente.

Las cifras aunque sean aproximadas son esenciales porque acercan un fenómeno a la cuantificación. O dicho de otra manera, solo cuarenta y nueve mil artistas han sido capaces de llegar al mercado secundario o subastas, al menos una vez. Pero en el mercado habrá obras y autores, fallecidos o vivos, al menos varios cientos de miles, que habrán conseguido alguna vez exponer en galerías comerciales. Pero habrá quizás, tanto vivos como fallecidos, quizás un millón en el mundo en este periodo.

Pongo la cifra un millón por poner un dato aproximado e imaginario, pero quizás no exagerado. Cosa que de paso alguien se le podría encender la luz e intentar averiguar aunque sea aproximadamente, cuántos autores plásticos, han existido o existen nacidos desde 1945 hasta ahora en el mundo. Y en otros periodos…

En el mercado habrá obras y autores, fallecidos o vivos, al menos varios cientos de miles, que habrán conseguido alguna vez exponer en galerías comerciales

De aquí surge varias cuestiones entre otras muchas:

- ¿Qué será de los millones de obras realizadas por esos cientos de miles de autores plásticos, de todos los lugares del mundo, que no han sido seleccionados por galerías profesionales, o siéndolo no han llegado al mercado de subastas…?

- Pero según artprice.com, el 68% de los ingresos del arte contemporáneo, del año pasado, es decir, del periodo de julio 2014 a julio del 2015 se lo reparten cien artistas de esos cuarenta y nueve mil, en total unos 1.2000 millones de dólares en dicho periodo.

Y el 35% de todos los ingresos por arte contemporáneo, en el periodo de tiempo indicado en subastas, recordemos en subastas, porque en el negocio primario, no hay cifras exactas, ni siquiera posiblemente aproximadas. Repito el 35% se lo llevan las subastas de diez autores (Basquiat, Wool, Koons, Doig, etc.).

- Sin entrar ahora mismo en la calidad de todas las propuestas artísticas y estéticas, en la innovación, profundidad y esencialidad. Nos debemos plantear, ¿si todo el sistema estético artístico plástico está fundamentado en una de sus patas, es un sistema de inversión, o dicho de otro modo, un producto financiero más, es decir, una enorme pirámide que se va estrechando, abajo millones de artistas posiblemente, que ni siquiera son capaces ser seleccionados de forma permanente por galerías comerciales, un intermedio por docenas de miles de artistas que están en galerías comerciales y parte del circuito artístico, museos, etc., un tercer nivel más arriba, de autores contemporáneos que al menos, han estado alguna vez en alguna subasta, algunas de sus obras, ahora constituyen alrededor de cincuenta mil, un estadio superior en la pirámide los cien primeros que se quedan con el sesenta por ciento de todas las subastas en dinero, y después arriba, unos diez o los diez primeros que sus obras representan el treinta por ciento del total de todo el arte contemporáneo en subastas.

Ciertamente las cifras y autores pueden ir cambiando de década en década…

Por qué el arte plástico no se ha convertido en un producto silencioso, de minorías por decirlo de alguna manera, como la poesía

- Es obvio y evidente que existe otra escala y otra taxonomía si se toma ya artistas a nivel de todas las épocas, teniendo en cuenta la etapa de vanguardias desde el impresionismo hasta 1945 y desde luego etapas anteriores, que por lo general suele haber pocas obras en subastas de grandes autores, porque la inmensa mayoría están ya en museos y fundaciones, al menos de autores de primera calidad o que son consideradas obras maestras y genios sus autores…

En esta escala por cantidad de dinero en subastas, estarían siempre o casi siempre, los clásicos, Picasso, Warhol, Monet, etc.

- Muchas veces, me he preguntado por qué el arte plástico no se ha convertido en un producto silencioso, de minorías por decirlo de alguna manera, como la poesía. O en qué se diferencia de la poesía. Pues a mi modo de ver, porque la etapa histórica industrial, desde hace doscientos años han convertido el arte en un producto financiero más. No lo critico por esto. Pero debemos aceptar que esta es una realidad, aunque no sea la única realidad o la única interpretación o la única perspectiva… pero esto tiene mucha importancia, porque todo o casi todo está alrededor y dentro de este problema o cuestión, los museos, la crítica, los coleccionistas, los autores, las obras están dando vueltas en relación a este tema, aunque no solo alrededor o dentro de esta sola cuestión…

Pero hagamos una gran y grave pregunta, ¿podría hoy surgir un movimiento estético artístico y ser rechazado por el mundo comercial y estético del arte plástico? ¿Lo primero es que todo el mundo rechazaría dicha afirmación si dicha cuestión se contestase de forma afirmativa, porque vemos que cada década intentan lanzar nuevos movimientos artísticos y estéticos…?

¿Pero si nos fijamos bien y con precisión, los nuevos movimientos que se lanzan, no van en contra de los anteriores, de las anteriores vanguardias, sino que se complementan, y por tanto es bueno para el mercado y para todos y para el arte, porque de alguna manera, si un coleccionista tiene quinientas obras de los diez movimientos o ismos de los últimos cien años, puede tener y adquirir otras diez nuevas obras de los tres movimientos o tendencias que se están creando en estos últimos treinta años, por poner una cifra…?

Cuando surgió el impresionismo fue rechazado, pero cuándo fue aceptado, gran parte del arte del siglo diecinueve cayó en un enorme descrédito

¿Pero pongamos el caso, cuando surgió el impresionismo fue rechazado, pero cuándo fue aceptado, gran parte del arte del siglo diecinueve cayó en un enorme descrédito, diríamos en una bancarrota, por lo cual, parece ser, que para muchos, este fenómeno no se puede volver a producir…? ¿O dicho de otra manera, las nuevas tendencias que se creen y se difundan, que se lancen al mercado, es decir, esa unión de grandes galerías, grandes museos, grandes críticos y profesores de universidad montando los fundamentos de esas nuevas tendencias, grandes exposiciones, y grandes movimientos de obras y subastas de esas obras, y grandes coleccionistas comprando…? ¿Dicho de otro modo, que ese “movimiento” no puede ir en contra del arte de otras tendencias anteriores, o hacerlo levemente, porque así los coleccionistas no pierden enormes cantidades de dinero, sus obras no pierden excesivo valor, sino solamente se maquillan en esos aspectos…?

¿Otra cosa es que algunos artistas reduzcan su valor artístico y su valor económico y por tanto estético en general, es decir, lo que se denomina dejar caer algunos movimientos estéticos o ismos o tendencias, o, y algunos artistas y autores que defendieron esas tendencias…? ¿Esto sí, porque así da cierto equilibrio y movilidad y dinamicidad al mercado, cierta depuración y cierta crítica, porque una cosa es que un museo o fundación o coleccionista que tiene mil obras, cincuenta se reduzca de precio y de valor estético, pero cien asciendan de valor en todos los sentidos, y otra es que lo hagan un tercio de toda su colección se reduzca y el otro tercio no ascienda sino que se quede igual…?

¿Es fácil exijan ustedes o averigüen tal o cual galería de arte que lleva cuarenta años en el mercado, dónde están y cómo están los artistas, los cien artista que ha lanzado a lo largo de este tiempo, en qué situación están… en el imaginario ranking? ¿Si hacen este ejercicio mental se encontrarán con grandes sorpresas…?

¿Evidentemente lo que estamos aquí planteando en arte plástico, de alguna manera en el resto de las artes, cada uno con su peculiaridad...!

Concluyamos, imaginemos hipotéticamente que un artista en algún lugar del mundo, encerrado en su estudio y en su pensamiento, se le ocurre un “nuevo manifiesto artístico”, que de verdad, si influyese en los estilos y tendencias anteriores, dónde los coleccionistas públicos y privados, han invertido cientos de miles de millones de dólares en obras, y que tienen acumuladas, congeladas, para si en un momento tienen que convertir en dinero… Imaginemos que se pudiese producir con un movimiento artístico estético, que no fuese ya un complemento de los anteriores, un pequeño cambio, que puede ser asumido, sino que pudiese ser, algo como el Renacimiento con la etapa anterior postgótica, o el impresionismo con el arte histórico del siglo diecinueve y la hecatombe estética y comercial que se produjo…

¡¿Quién sabe si en pleno siglo de cambios y de vanguardias y de cambios de vanguardias, se está dejando algún manifiesto y a algún autor plástico que ha lanzado algún movimiento de verdad innovador?!

Repitamos la pregunta, imaginemos que un autor crea un movimiento o ismo o tendencia que de verdad, de aplicarse y desarrollarse, de seguirse por unos cientos de autores, habría un corte esencial, antes y después… imaginemos que por ejemplo, los cuadros se viesen y fuesen pintados por los dos lados, llamémosle “biperspectivismo”, por tanto, cambia esencialmente la mirada de un cuadro o dibujo o grabado… Imaginemos que un cuadro estuviese formado por diez partes o teselas, que estos se pudiesen cambiar de lugar y por tanto, formar ilimitados cuadros, y además pintados por los dos lados, llamémosle “poliperspectivismo” a este ismo, imaginemos otros cuantos ismos o tendencias nuevas… Imaginemos que juntamos todas en un “nuevo movimientos, que podríamos denominar neovanguardia”. Imaginemos que potencialmente podría ser admitido y lanzado por una docena de grandes galerías, museos, marchantes, críticos y unos cientos de grandes  coleccionistas…

¿Qué sucedería, qué podría suceder…? ¿Qué una obra, sea del autor que sea, que solo está pintada por un lado, no puede competir con una obra que está pintada o dibujada o grabada por los dos lados y, los cambios cognoscitivos y estéticos serían esenciales…?

¿Qué una obra que tiene cinco metros por cinco y se ve como mural o cuadro en una pared, sea el estilo que sea figurativo o abstracto, sea de una enorme categoría o no lo sea, no podría competir en significados y significantes, con una obra de ese mismo tamaño, pero formada por diez paneles o diez lienzos, que se pueden cambiar de lugar, y por tanto formar un número ilimitado de cuadros posibles y de significados, y además pintada por los dos lados…?

¿Por tanto en este caso, por poner dos manifiestos posibles, el mundo del arte, el mundo del mercado del arte, el mundo de la crítica del arte, se tienen que echar atrás, es decir, no pueden lanzar ese movimientos o esos movimientos, que además, podrían encajar en él, tendencias figurativas, tendencias abstractas, tendencias de cualquier tipo…? ¿Incluso asumir todas las vanguardias, pero hacerlo ahora con estos “nuevos formatos o istmos”?

¿Y cómo consecuencia gran parte del arte o de las tendencias de estos ciento cincuenta años, no es que desaparecerían, pero sí se desplomarían su valor estético, artístico, comercial, y las nuevas tendencias basadas en esos principios, se irían imponiendo, porque los nuevos artistas irían haciendo sus obras, en todos los géneros y estilos con esos presupuestos…? ¿Es decir, sería lo mismo que sucedió con los movimientos anteriores a partir del impresionismo o a partir del renacimiento…?

¿Qué hacer entonces…? ¿O qué pueden hacer los que gestionan el mundo artístico, para que no se desplome el arte, o no haya  posibilidad de que se desplome, con consecuencias impredecibles, a medio plazo? ¿Pues simplemente ignorar a ese autor o a esas tendencias posibles o potenciales que ese autor ha imaginado o inventado o descubierto o creado…? ¿Dejarlas que vayan desapareciendo, dejarlas que vayan muriendo, o quizás ir asumiendo algunos flecos, y poco a poco, y quizás en un futuro, quizás…? ¿Quizás…?

¿Pero esto está basado en un hecho real, existe algún artista, que haya lanzado algunos manifiestos artísticos que pueden modificar esencialmente la perspectiva y percepción y concepción del arte? ¿O esto es un caso o modelo o parábola o relato o cuento o metáfora imaginaria…?

¡¿Pues usted estimado lector, usted averigüe la solución a este bello y triste enigma…?! ¡¿Quién sabe si en pleno siglo de cambios y de vanguardias y de cambios de vanguardias, se está dejando algún manifiesto y a algún autor plástico que ha lanzado algún movimiento de verdad innovador, se está dejando que se quede en el silencio de la cuneta de la historia del arte, se está olvidando y obviando adrede, en un siglo que todo lo que se dice nuevo, enseguida se lanza al mercado, algo que de verdad es radicalmente nuevo, que aporta nuevos significados, se está dejando que se muera o incluso que desaparezca en parte…?

¿Va a tener usted valor de intentar averiguarlo si esto es un bello cuento o esto es un simple relato o cuento o narración o esto quizás sea una historia que puede ser verdadera…?

¡En sus manos y en su cerebro está este enigma o este guante…!

Comentarios